Hace un mes (el 24 de abril) la jefa de Gobierno informó en su conferencia de prensa que solamente 30% de los usuarios regulares del Metro estaba utilizando este transporte, y en el caso del Metrobús el porcentaje era aún menor, pues apenas llegaba a 20 por ciento.

Sin embargo, este lunes 18 de mayo la propia Sheinbaum reconoció que en los últimos días se ha registrado un incremento en la afluencia de usuarios en el transporte público, particularmente en el Metro y el Metrobús.

Con cada vez son más los capitalinos que no se están quedando en casa. La gente tiene que salir a la calle, no por placer, sino porque necesita trabajar para llevar alimentos a sus familias. El problema es el círculo vicioso que esto genera: la gente sale a la calle para subsistir y esto incrementa exponencialmente el número de contagios, justo ahora que la Ciudad de México es uno de los lugares con mayor crecimiento en el número de personas infectadas a nivel mundial. Nos guste o no, la Ciudad no está detenida, a pesar del riesgo que esto implica para quienes aquí habitamos.

Destaco uno de los varios problemas que esta lamentable realidad está provocando. Cada día, miles de operadores del Sistema de Transporte Colectivo (Metro) y del Servicio de Transportes Eléctricos (Trolebús, Tren Ligero) salen de sus casas rumbo al trabajo, sabedores del alto riesgo que corren de contagiarse de Covid-19 durante la jornada laboral.


Te sugerimos: Durante pico de la pandemia 10% de usuarios del Metro viajan sin cubrebocas


No se trata de un escenario hipotético, sino de una realidad que, de hecho, ya ha costado vidas, pues a principios de ese mes (el 6 de mayo) el Metro informó que 135 trabajadores habían dado positivo a la prueba y dos habían perdido la vida; no hay cifras más recientes, pero es muy probable que esos números ya hayan crecido exponencialmente.

Y ante esta situación, ¿Qué está haciendo el Gobierno de Sheinbaum para cuidar a estos trabajadores del Metro y de transportes eléctricos, que cada día están poniendo en peligro su vida? Absolutamente nada. Este Gobierno no les ha ofrecido ningún apoyo adicional para seguir trabajando en medio de la pandemia. 

Si bien todo empleado del Gobierno capitalino (o sus familiares si este falleciera), conforme a sus condiciones generales de trabajo, tiene derecho a una indemnización por accidente en el desempeño laboral, a la fecha, a estos trabajadores no se les ha ofrecido ningún apoyo adicional que reconozca el riesgo en el que están desempeñado su actividad; han sido absolutamente ignorados por el Gobierno de la Ciudad.

Y ya que Sheinbaum es tan fiel seguidora del actuar del Ejecutivo federal, al menos debería voltear a ver el seguro de vida que el Gobierno federal acaba de gestionar para el personal de salud; si bien es un producto que se queda corto en consideración a la gravedad del riesgo, al menos es un avance para reconocerles su compromiso con la sociedad.


Te sugerimos: Corren a empleados del Metro que acusaron falta de mantenimiento en trenes


Claudia Sheinbaum será juzgada después de esta pandemia tanto por lo que hizo, como por lo que dejó de hacer. A pesar de que estamos viviendo los momentos más álgidos de la pandemia, vemos con terror la incapacidad y el desprecio que tiene su Gobierno por la vida de miles de servidores públicos que, desde otras trincheras, día a día, también están arriesgando sus vidas en esta guerra contra un enemigo invisible pero letal.