Garantizar el orden y la paz social es una responsabilidad de cualquier gobernante; sin embargo, en la Ciudad de México esta premisa no se cumple so pretexto de respetar el derecho a la libre manifestación. 

En la Ciudad de México, la estrategia de contención de marchas sin el uso de la fuerza ha resultado inservible al igual que los cinturones de paz que solo expusieron a cientos de funcionarios públicos a las agresiones de marchistas violentos.

El uso de la fuerza pública se ha limitado a ser un simple observador de los incontables actos vandálicos, saqueos y destrucción que propinan grupos anarquistas durante marchas que exigen justicia pero, sin respetar la ley.


Te sugerimos: Marchan por justicia para Melanie y encapuchados saquean negocios a su paso


En Acción Nacional estamos en contra de la represión y abuso policial, pero creemos que la exigencia de justicia no puede justificarse con más violencia; la inacción del Gobierno de la Ciudad  lo ha convertido en un simple espectador más y ha permitido a vándalos, actuar a su libre albedrío.

El recurrente daño a monumentos y destrozos de instalaciones públicas y privadas así como a establecimientos comerciales por grupos radicales pone en evidencia el absoluto y total fracaso del Gobierno de la Ciudad de México para contener la violencia. No tengo duda, el Gobierno de la Dra. Claudia Sheinbaum se ha convertido en el símbolo de la incapacidad y el fracaso.


Te sugerimos: [VIDEO] Policías protestan en CDMX por falta de apoyos en marchas


Le recordamos a la Jefa de Gobierno que todo exceso es malo. No es permisible el abuso policial, pero tampoco la inacción de un Gobierno que se dice protector de los derechos de las y los capitalinos. 

¡Basta ya de ser un simple testigo, de solapar la violencia y vandalismo, la Ciudad de México requiere de un Gobierno  que actúe y que haga valer la justicia cumpliendo la Ley!