A menos de un mes del inicio del proceso electoral de 2021, la elección de los cuatro nuevos consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) que concluyó hace dos semanas, se convirtió en una de las acciones más importantes de esta LXIV legislatura en la Cámara de Diputados, ya que ellos  completarán el grupo de trabajo que tiene entre sus responsabilidades, la de cuidar y dar certeza jurídica a los procesos electorales a partir del próximo año; así como el análisis y probable registro de seis nuevos partidos y la designación de 47 consejeros electorales locales en 19 entidades; entre otras muy importantes decisiones que fortalecerán - o no - a la democracia en México.

Es justo señalar, que la elección que culminó con la votación de los diputados en el pleno fue el resultado de un largo proceso, no exento de pugnas y de tentaciones antidemocráticas; que recibió pronunciamientos de todas las fuerzas políticas, académicas y de la sociedad civil. En este proceso no todos se sintieron satisfechos con la decisión final pero, sin lugar a dudas, ninguno puede rebatir que se llevó a cabo de forma abierta e incluyente, respetando los criterios de paridad de género y sobre todo, la legalidad que emerge de la propia Constitución.

La elección de nuevos consejeros se derivó de que el pasado 3 de abril de 2020, Pamela San Martín, Enrique Andrade, Marco Antonio Baños y Benito Nacif, concluyeron su encargo como Consejeros Electorales del INE. Desde el 18 de febrero se inició el proceso de inscripción de posibles candidatos a sucederlos, mismo que estuvo abierto hasta el 28 del mismo mes.

Atendiendo a una exigencia de la sociedad civil, apoyada por la clase política, se impulsó que los nuevos consejeros fueran independientes, autónomos y con conocimiento en materia electoral. La Cámara de Diputados acordó que la selección de los candidatos fuera avalada por un comité técnico; tal como lo establece el artículo 41 constitucional, el cual se conformó por siete integrantes: dos propuestos por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), dos por el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y tres por la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) de la Cámara de Diputados.


Te sugerimos: AMLO pretende desaparecer reguladoras de salud


En el proceso se recibió la inscripción de 390 ciudadanos para ocupar una de las cuatro vacantes del órgano central del INE; varios fueron los filtros de evaluación del comité técnico. Sólo 20 candidatos –10 mujeres y 10 hombres– fueron presentados en quintetas ante la JUCOPO.

Todos los perfiles que se presentaron por el comité técnico evaluador, exhibieron credenciales intachables, con experiencia electoral y una gran trayectoria laboral; por lo que los diputados procedimos a realizar entrevistas a cada quinteta presentada y seleccionar así los perfiles más idóneos para el encargo.

Con argumentos en muchos casos extra legales, no todos coincidieron con la lista de los seleccionados y existió la posibilidad de que se invalidara el proceso a petición de 75 diputados federales de Morena y de la bancada del PT, quienes alegaron que se incluyeron perfiles que tenían una cierta afinidad con algún grupo político. Nada más alejado de la realidad, por el contrario, se buscó privilegiar la posibilidad de mantener un INE fuerte, democrático y autónomo, para seguir fungiendo como el árbitro en los diversos procesos electorales que se han de desarrollar.

La Cámara de Diputados declaró electos con una mayoría calificada, como consejeros electorales del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, para el periodo del 27 de julio de 2020 al 26 de julio de 2029, a los ciudadanos que con seguridad no le deben su encargo a nadie, por lo que su actuar tendrá la libertad de su conciencia y la de la búsqueda de un México más democrático.

Estos nuevos consejeros electorales, que llegan dotados de legitimidad y legalidad son:

- Norma Irene de la Cruz Magaña

- Carla Humphrey Jordan

- José Martín Faz Mora

- Uuc - Kib Espadas Ancona

En el 2021, la elección intermedia tendrá proceso electoral en al menos 30 estados, que van a renovar sus congresos locales. Esto significa que serán electos mil 65 diputados y diputadas locales de diversas entidades, 500 diputados y diputadas de la cámara baja, 2 mil 370  alcaldías, 15 gubernaturas, 11 mil 850 regidores y 2 mil 370 síndicos En total se renovarán 18 mil 170 cargos de elección popular, proceso en el que INE, el árbitro de la contienda, vigilará el gasto de los partidos, la determinación del cómputo y la resolución de recursos interpuestos.

El proceso transparente y cuidadoso que determinó la designación de estos consejeros, asegura que su actuar será  imparcial y que, sin duda, sus decisiones se regirán de manera autónoma e independiente, velando por fortalecer la democracia mexicana, para que haya una gran participación ciudadana y el abstencionismo sea menor. De este tamaño es su reto.