El empresario, ex socio de Javier Duarte (el de Veracruz), cómplice de José Murat, actualmente Senador de la República vestido de neo líder sindical y creador del CATEM, Pedro Haces, comienza a clavar el colmillo en la Ciudad de México y a apretar aún más, a Claudia Sheinbaum. 

Pero no opera sólo, lo hace a petición de su jefe político Ricardo Monreal, el nuevo kamikaze que en medio de la jungla y la confusión política pretende escabullirse y salirse con la suya en su intención de someter a AMLO, Marcelo Ebrard y a Claudia Sheinbaum para apoderarse del Gobierno de la Ciudad de México.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la red que Monreal ha venido tejiendo con Héctor Serrano, Mauricio Toledo (amigo personal de Haces), Leonel Luna, Jorge Romero e Israel Betanzos, personajes responsables del colapso de la capital del país, sólo que ahora, lo que pretenden es engañar a la población y a Morena, para recuperar lo perdido en las urnas en 2018.

Este entramado sólo es el principio, ya que ahora pretende avanzar a través de Haces Barba, personaje relacionado con todo lo que durante años AMLO ha repudiado y por lo que siempre acusó al Gobierno en turno y a sus gobernantes. 

Haces y Monreal, a través del partido Fuerza Social por México en proceso de constitución, se dieron el lujo (dadas las circunstancias actuales) de presentar su intención de conformarse como partido con 26 asambleas estatales, de las cuales ha llevado a cabo 22 ¡En un sólo mes! Además de presentar la afiliación de aproximadamente de 350 mil personas.

Existe de antemano un acuerdo entre Haces y Monreal para que aquellos aspirantes políticos que no alcancen a entrar por Morena, PVEM, o satélites con registro como el PT, puedan hacerlo con Fuerza Social de Pedro Haces, quién además propone ni más ni menos que a Manuel Jiménez Guzmán como su dirigente estatal en la Ciudad de México. 

De esta manera se da el regreso de los supuestos añejos masones, con todo y su desprestigio e ineficacia territorial, como Néstor Nuñez, hijo del ex gobernador de Tabasco, ex líder de los diputados priístas durante el Gobierno de Zedillo, e hijo político de Monreal quien también lo convirtió en el administrador de sus negocios en la alcaldía Cuauhtémoc con vendedores ambulantes, dinero en efectivo, giros negros, entre otros, y los políticos retirados que está reciclando Jiménez Guzman en la Ciudad de México.

Nada más falta que presente como candidato a su hijo Carlos Jimenez Rodríguez, yerno de Luis Serna (el socio de Miguel Ángel Mancera), tal como lo hizo Leonel Luna en el distrito XXIII en Álvaro Obregón, quien terminó vapuleado y perdiendo en 2015. 

Hay que recordar también que Jimenez Guzmán apadrinó al polémico personaje Cuauhtémoc Gutierrez de la Torre (denunciado por delito de trata de personas), para ingresar a la política por el PRI. Fue coordinador de los diputados locales priístas y ahora pretende regresar de la mano de Ricardo Monreal, Pedro Haces, Luis Serna y Miguel Ángel Mancera, el promotor de esos acuerdos.

Tráfico de influencias, corrupción y el regreso al pasado es la apuesta de algunos. Claudia Sheinbaum y Ricardo Monreal (quien a fuerza quiere definir) deben pensar muy bien lo que hacen, porque si creen que los ciudadanos ya olvidamos, están muy equivocados.