La inseguridad y la violencia son unos de los grandes retos del Gobierno de la 4ª Transformación. El atentado reciente en contra del secretario de seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, así lo confirma. El secretario ha señalado de inmediato, después del ataque en su contra, al Cártel Jalisco Nueva Generación como el responsable. Las investigaciones están en curso por parte de las autoridades locales y federales para esclarecer los hechos, determinar el móvil, y detener a los presuntos responsables. La Ciudad de México nunca había vivido un hecho de tal magnitud y gravedad, realizado en una de las calles más emblemáticas de la capital, Paseo de la Reforma.

Algunas voces tratan de ubicar este hecho como la expresión de una estrategia fallida del Gobierno local y federal en materia de seguridad, o como una respuesta desesperada del crimen organizado ante una estrategia que ha implicado, entre otras cosas, el congelamiento de cientos de cuentas y millones de dólares por parte del Gobierno federal y de las autoridades norteamericanas, y a las acciones que ha realizado la policía local para el combate al narcomenudeo.

A poco menos de dos años de haberse iniciado el Gobierno de la 4ª Transformación, lograr reestablecer la paz y la justicia es una prioridad estratégica. En esta ruta se ha encaminado la creación y la consolidación de la Guardia Nacional, proceso que sigue en curso, el establecimiento y el trabajo coordinado de las áreas responsables de la seguridad y la gobernabilidad en los tres niveles de Gobierno, con este fin sesionan diario el gabinete de seguridad federal, los 32 gabinetes de seguridad en las entidades, y las 266 coordinaciones para la Paz y la Justicia en las 266 regiones en las que está dividido el país.

Hace unos días fue presentada la evaluación sobre la seguridad en el país por parte del Gobierno de México, vale la pena retomar algunos de los datos para hacer un balance objetivo con relación a este tema. En materia de homicidios dolosos se han cometido 14 mil 631 de enero a mayo de 2020, 2 mil 913 en el mes de mayo. Resaltan los estados de Guanajuato con mil 903, Estado de México con mil 225 y Baja California con mil 157, en el caso de la Ciudad de México se cometieron 601 homicidios dolosos en mayo de 2020. Por regiones Tijuana, Ciudad Juárez, Celaya, León y Salamanca presentan la mayor incidencia.

En el caso del robo de vehículo se realizaron 6 mil 706 robos en mayo, 39.5% menos con relación a diciembre de 2018, y un acumulado de 50 945 robos en lo que va de enero a mayo de 2020. En este caso resultan el Estado de México con 14 mil 309 robos, Jalisco con 4 mil 645 y Baja California con 4 mil 299. La Ciudad de México ocupa el 5º lugar en el país con 3 mil 599 robos de enero a mayo de 2020. Por regiones se ubican Ecatepec, Tijuana y Puebla.

En el rubro de robos en general se realizaron 41 mil 674 en el mes de mayo, 35.7% menos con relación a diciembre de 2018. De enero a mayo de 2020 se han cometido 258 mil 470 robos. Los estados con mayor incidencia son el Estado de México con 57 mil 218 delitos, la Ciudad de México con 33 mil 597 robos, y Jalisco con 22 638 robos. En particular, en el caso de robo a transeúnte pasamos de 37 mil 491 robos entre enero y mayo de 2019 a 27 251 en el mismo periodo de 2020, una disminución de 27.3%.

La creación de la Guardia Nacional y su despliegue en todo el país es muy importante para consolidar la estrategia de seguridad. La meta para el año 2021 es garantizar su presencia en las 266 regiones que conforman todo el país, en estos momentos se cuenta con presencia en 176 de las 266 regiones. El reclutamiento de sus elementos ha avanzado para llegar al 2021 a los 50 mil elementos nuevos reclutados, estos se sumarán a los 82 mil elementos que en estos momentos la conforman.


Te sugerimos: [ATENCIÓN] Reparar celulares o consolas no será trabajo honrado en México


El 11 de mayo de 2020, el presidente promulgó el decreto que da cumplimiento al artículo quinto transitorio de la reforma constitucional que creó la Guardia Nacional que a la letra dice: "Durante los cinco años siguientes a la entrada en vigor del presente Decreto, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, el Presidente de la República podrá disponer de la Fuerza Armada permanente en tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria.

El Ejecutivo Federal incluirá un apartado sobre el uso de la facultad anterior en la presentación del informe a que se hace referencia en la fracción IV del artículo 76"

Quienes hablan de la inconstitucionalidad del decreto opinan de mala fe. El reto de la violencia y la inseguridad obligan al Estado Mexicano a desplegar una estrategia integral y a hacer uso de los recursos con los que se cuenta para garantizar la paz, la seguridad y la justicia en todo el país. Por eso la necesidad de crear la Guardia Nacional, de consolidar su trabajo y hacer uso temporal de las Fuerzas Armadas como hoy la propia Constitución lo permite.

El reciente informe en materia de seguridad también da cuenta de lo que se está haciendo en materia del combate al lavado de dinero, la congelación de cuentas y recursos a los grupos de la delincuencia organizada. 12 085 cuentas fueron congeladas a la delincuencia en 2019, 9 mil 633 en lo que va del año 2020, solamente de enero a mayo del año en curso se han bloqueado recursos por un total de 8 mil 944 millones de pesos. No hay una cifra comparable o similar en las acciones de anteriores administraciones.

Los diversos hechos de violencia que se viven en diversas entidades indican que falta mucho por hacer, la delincuencia organizada es fuerte y desafiante. Las cifras recientes expresan avances y grandes retos, en particular, disminuir la realización de los homicidios dolosos. Se requieren reforzar los esfuerzos, las tareas de inteligencia, el ataque a las finanzas de la delincuencia, combatir la corrupción, el trabajo coordinado entre los tres niveles de Gobierno y los tres poderes, a la par del avance en la reconstrucción del tejido social con la política de bienestar, y el respeto irrestricto a los derechos humanos.

La inseguridad es uno de los grandes retos de la 4ª Transformación y una exigencia de la sociedad mexicana. Lograr la transformación de México se tiene que lograr con paz y justicia, con seguridad para todas y todos.