Las comparecencias de funcionarios del Gobierno, ante legisladores, sirven para aclarar temas, rendir cuentas de lo hecho y explicar las razones de lo que ha quedado aún sin resolver. En ese diálogo el Gobierno recibe reconocimiento a lo bien realizado, y se defiende explicando y justificando las razones por las cuáles ha dejado algún tema pendiente.

La crítica ayuda al Gobierno a corregir el rumbo y a gobernar mejor y para todos, lejos de la inercia propia de la ceguera de taller del día a día, y de la natural percepción de que se están haciendo bien las cosas. Muchas veces ayuda a que decisiones que originalmente se querían tomar y fueron bloqueadas por el titular del ejecutivo por razones políticas y no por cuestiones legales o técnicas, se ventilen en un debate respetuoso y se vea forzado el Gobierno a rectificar.

Durante la pasada comparecencia de la Secretaria de Finanzas, quedó claro que el Gobierno de la regenta Sheinbaum ha venido haciendo menos con más y que la pandemia y la democracia les han quedado grandes. Vaya ironía; a pesar de haber recaudado a septiembre pasado 63 mil 536.4 millones de pesos (mdp) menos que en ese mismo período de 2018, por el pésimo manejo económico de Morena, resulta que la Ciudad tiene recursos adicionales por 10 mil 771.4 mdp adicionales, por los recursos federales "neoliberales" que a través del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF) ha dispersado la Secretaría de Hacienda para apoyar las finanzas públicas locales, y evitar su quebranto, como se reconoció en esa reunión.

Lo anterior, debido a que la economía de la CDMX se contrajo 9.5% en 2020, más incluso que la contracción nacional, que fue de 8.3%. Por ello resulta criminal la mentira y negligencia de la "ley Sheinbaum" (la facultad de reasignar recursos libremente, a su discreción, so pretexto de la pandemia) pues sólo gastaron 8 mil 002.3 mdp, es decir, apenas 3.44% de los 232 mil 013.3 mdp reportados como gasto neto total ejercido en la cuenta pública; y en lo que va del año apenas ha sido el 1.6%, menos del 10% de margen que, sin esa reforma, ya tenía la regenta.

Pero aún más criticable es el fracaso del nulo resultado de los programas sociales de Morena, pues a pesar de los 13 mil 950 mdp en becas y apoyos sociales que presume Sheinbaum, los datos del CONEVAL demuestran que con la autodenominada 4T, se pasó de 51.9 millones, a 55.7 millones de mexicanos en situación de pobreza; y en la CDMX el crecimiento de la pobreza fue de 163% de 2018 a 2020, pasando de 152 mil 100 a 400 mil 400 personas en pobreza extrema. Además, el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) del INEGI, confirma que la CDMX ocupó el antepenúltimo lugar en crecimiento en el tercer trimestre de este año, con un tímido crecimiento del 12.8% respecto del mismo período del año anterior, y sólo 2% respecto del trimestre previo. Podemos ya afirmar que la Ley Sheinbaum no sirvió ni para atajar la Pandemia, ni para reactivar la economía, un fracaso redondo y monumental.

Un reclamo sobresaliente fue el relativo a la falta de justicia laboral y apoyo del Gobierno a los trabajadores de la Ciudad. Primero, la negativa insensible y déspota de Sheinbaum a indemnizar por accidente de trabajo a las familias de los trabajadores que perdieron la vida en la pandemia, trabajando –como ya lo reconoció la Secretaría del Trabajo– con base en los artículos 475 y 513 de la Ley Federal; segundo, su negativa a cumplir con la ley y dignificar la situación y los ingresos de los 9,437 trabajadores del gobierno, del Movimiento 469, que cobran menos del salario mínimo.

Otros temas que se quedaron sin respuesta alguna fue el relativo al Instituto de Planeación. Le asignaron apenas 7.8 mdp para este año, menos presupuesto que al Fideicomiso del Museo del Estanquillo, el de Arte Popular y el del Cine Mexicano; menos que al Fondo Público de Atención al Ciclista y al Peatón, e incluso que el Consejo de Evaluación de Desarrollo Social. De igual modo, no hubo respuesta sobre la sentencia de la Sala Regional Especializada, que confirmo que los spots del 2 ° Informe de Sheinbaum fueron ilegales, y señala a la Coordinación General de Comunicación Ciudadana, de la Secretaría de Administración y Finanzas, como el área responsable de dichas irregularidades, en los contratos firmados por Ximena Jacinta García Ramírez e Israel Bahena Barbosa.

Un dato anecdótico fueron dos temas que Finanzas se atrevió a presumir como "logros". El primero, los ahorros en las compras consolidadas reportadas, de combustible y de Vales de Fin de Año, ambos con 0.3%, en un año con varios meses de suspensión de actividades de los empleados y vehículos oficiales; y el del supuesto combate a la corrupción, al referir la denuncia ante la Fiscalía de seis páginas falsas de la Secretaría de Administración y Finanzas; y ya, es todo lo que se reporta en materia de combate a la corrupción.

El tiempo me ha dado la razón de nuevo. Durante la discusión de los ingresos federales por convenios, es decir, lo recaudado por los porcentajes para CDMX por ayudar, vía la Tesorería, a cobrar en campo adeudos fiscales federales, señalé la mentira y la trampa de subestimarlos, aduciendo la pandemia y la imposibilidad de salir a efectuar esas tareas, a pesar que estábamos ya en pleno proceso de vacunación; y resulta que se reportaron ingresos adicionales de 5 mil 742.8 mdp por Convenios, es decir, 4 mil 105.7 mdp por encima de lo estimado en la Ley de Ingresos, más incluso que la cantidad que mi reserva proponía aumentar (3,265.4 mdp).

Por último, lo peor es la falta de federalismo, pues el Informe Trimestral reporta ingresos adicionales por 10,771.4 mdp, y apenas 3,901 mdp a las 16 Alcaldías, a través del Fondo Adicional de Financiamiento; es decir, apoyos en el orden de 240 mil pesos por alcaldía, lo que resulta ser una grosería, y la muestra más clara de sabotaje y falta de apoyo de la Regenta a las nueve alcaldías que NO GOBIERNA MORENA.