Las bandas delincuenciales infunden terror a diestra y siniestra a la población y todo, por la complacencia que reciben del Gobierno federal. La política de abrazos no está funcionando y ha cobrado la vida de más de 124 mil mexicanos.

Un claro síntoma de la violencia, son las desapariciones forzadas. Más de 103 mil personas se encuentran desaparecidas y no localizadas, de las cuales, más de 34 mil son de este gobierno, a lo que se suman más de 52 mil cuerpos y restos humanos sin identificar.

Estamos ante una crisis de búsqueda e identificación de personas desaparecidas, lo que impide que el Estado mexicano cumpla con su obligación constitucional y convencional de prevenir y erradicar las desapariciones en México.

En abril de este año, el Comité contra las Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas, emitió alrededor de 85 recomendaciones que derivaron de la visita que realizaron a nuestro país en noviembre pasado.

Entre las recomendaciones destacan fortalecer las instituciones y los procesos de búsqueda e investigación; garantizar la coordinación efectiva entre las instituciones; remover los obstáculos que impiden la judicialización de los casos; atender la crisis forense; crear comisiones locales de búsqueda y adoptar protocolos para localizar a las víctimas de este delito, entre otras.

Sin embargo, tuvieron que pasar cuatro meses para que la Secretaría de Gobernación se comprometiera a adoptarlas. Como si México no estuviera inmerso en una crisis de desaparecidos.

Incluso, el Secretario Adán Augusto, revictimizó a madres buscadoras al decirles que “no confiaba en ellas”.

Las personas buscan con sus propias manos y sus propios medios a sus familiares desaparecidos y son, lamentablemente, estigmatizados, perseguidos, violentados, extorsionados tanto por bandas delincuenciales como por las autoridades.

Por lo que se hace necesario exigir a la Secretaría de Gobernación que no sólo las acepte, sino que además, puntualmente las atienda y cumpla con lo que no ha hecho, que es investigar, localizar y luchar contra la impunidad.

Ya basta de tanta impunidad. En Acción Nacional exigimos que se reconozca el problema, restablezca el orden, se deje de abrazar a los delincuentes y se sancione a quien está generando este terror en nuestro país.