Para venir de un partido que por lo menos a nivel local el último trienio de Gobierno se dedicaron a criticar, luego a criticar y finalmente a criticar las acciones del Gobierno de Miguel Ángel Mancera al frente de la Ciudad de México y a nivel federal lo llevan haciendo los últimos dieciocho años, los Morenistas de hoy parecen ser muy sensibles y susceptibles a las observaciones de la oposición.

Y es que el pasado martes 21 de julio, cuando se le preguntaba a la jefa de Gobierno sobre la nueva ocurrencia de su bancada en el Congreso de la Ciudad de México que atenta, nuevamente, contra el derecho a la propiedad privada de las y los capitalinos al intentar prohibir el uso de plataformas digitales de hospedaje como el Airbnb, explotó contra Acción Nacional y nos acusó de orquestar una campaña en su contra a través del uso de las redes sociales.

Acto seguido, las y los integrantes de la bancada de Morena, quienes en vez de legisladores de la Ciudad de México parecen empleados del oficialismo, salieron apresuradamente en defensa de la jefa de Gobierno y nuevamente espetaron que se les ataca sin razón y se utilizan redes sociales y bots para crear campañas que deslegitiman sus acciones.

Nada más falso. En Acción Nacional no pagamos bots ni tenemos una campaña en redes sociales dirigida a atacar a quienes hoy ostentan el oficialismo que tanto rechazaron y criticaron en años anteriores. Lo que hoy, bien perciben, tanto los legisladores de Morena como la jefa de Gobierno en las benditas redes sociales, es sin duda el hartazgo, la desesperanza, la decepción y la desesperación de los miles y miles de capitalinos que confiaron en su proyecto y hoy gracias a ellos, se encuentran en el desempleo, en la enfermedad, expuestos a la inseguridad y además ven amenazado su patrimonio con las ocurrencias legislativas de los que prometieron un cambio y en vez de ello, nos llevan al retroceso.


Te sugerimos: Diputados quieren prohibir Airbnb en la CDMX


Y es que ante la falta de resultados de su Gobierno, la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum se hizo de la piel delgada y trató de desviar la atención de la crisis económica, de empleo, de seguridad y del sistema de salud que evidenció y agudizó la presencia del coronavirus Covid-19 en nuestro país.

Y no es para menos, pues la Ciudad de México ha sido el epicentro de esta pandemia y a pesar de las propuestas presentadas por Acción Nacional en reiteradas ocasiones, la jefa de Gobierno y su bancada oficialista en el Congreso de la Ciudad de México se han negado sistemáticamente a escuchar e implementar soluciones en apoyo a las y los capitalinos.

El ocultamiento de muertes por Covid-19, la falta de apoyos a las micro y medianas empresas, las cuotas que piden a los funcionarios para sustentar su proyecto, la incesante inseguridad, los feminicidios y todos los grandes problemas de una urbe como la nuestra que han sido incapaces de resolver y muy por el contrario han sido insensibles para abordar, sin duda están mermando la confianza de quienes votaron hace ya dos años por ellos.

No se equivoquen, no hay una campaña en su contra. Es sólo el reflejo social de su mal Gobierno expresado en las redes sociales y que se confirmará el próximo año en las urnas. Porque estamos seguros que sus programas asistencialistas no serán suficientes para recuperar todos los apoyos que están perdiendo por sus malos gobiernos.

En Acción Nacional le apostamos a la propuesta y a la crítica constructiva, no a la mentira, a la evasión y a la opacidad. Nuestras demandas solo buscan que el Gobierno ofrezca información certera y transparente, así como solución a los problemas. Por ello, no dejaremos de alzar la voz cuando sea necesario, porque estamos convencidos de que la ciudad se merece un mejor futuro, porque Sí Hay de Otra.