La figura de Consulta Popular es un mecanismo de cualquier democracia en el mundo y en los últimos años, éste y otros mecanismos han sido impulsados por Gobiernos de vanguardia en nuestro país, con la finalidad de escuchar a la ciudadanía y actuar en consecuencia sobre asuntos de suma trascendencia en el ámbito público.

Hoy día, la Ley Federal de Consulta Popular en su artículo 4 define a la consulta popular como:

“El instrumento de participación por el cual, las y los ciudadanos, a través de la emisión del voto libre, secreto, directo, personal e intransferible, toman parte de las decisiones de los poderes públicos respecto de uno o varios temas de trascendencia nacional o regional competencia de la Federación”.

Asimismo, en los artículos 5 y 6 establece que, serán objeto de consulta popular los temas de trascendencia nacional y el resultado de la misma será vinculante para los poderes Ejecutivo y Legislativo federales, así como para las autoridades competentes, si la participación total corresponde, al menos, al 40% de la ciudadanía inscrita en la lista nominal de electores.

Para la consulta del domingo 1 de agosto de 2021, el Gobierno de la cuarta transformación formuló la pregunta: ¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen, y en su caso sancionen, la presunta comisión de delitos por parte de los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto antes, durante y después de sus respectivas gestiones?

Posteriormente la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la modificó y quedó de la siguiente manera: ¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminada a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?

Aún con el cambio en la redacción, para la ciudadanía queda claro que el próximo 1 de agosto, podrá ejercer su derecho y tendrá la oportunidad histórica de llamar a cuentas a las autoridades que tanto daño ocasionaron a nuestro país en las últimas décadas y que han frenado el desarrollo y el mejoramiento de la calidad de vida de las personas y de las familias mexicanas.

De ganar el SÍ en este ejercicio democrático sin precedentes a nivel nacional, podremos llevar a juicio a quienes ocasionaron, con sus decisiones y acciones de Gobierno:

?       Las crisis económicas y el deterioro de la calidad de vida de nuestras familias, por sus abusos y corrupción.

?       El incremento de la inseguridad, de la delincuencia y de las víctimas directas e indirectas ocasionadas por el fenómeno delictivo.

?       El aumento de la violencia y sobre todo, de los abusos y las violaciones a derechos humanos en distintos ámbitos.

Mecanismos democráticos como la Consulta Popular y las leyes impulsadas por la cuarta transformación, promueven la participación y permiten que los gobiernos tomen decisiones en conjunto con la ciudadanía, bajo el principio de que “sin participación, no hay transformación”.

Rumbo a la consulta del 1 de agosto ¡Infórmate, dialoga y participa!

*Diputado de Morena y Presidente de la Comisión de Participación Ciudadana en la I Legislatura del Congreso de la Ciudad de México