El equipo de Claudia Sheinbaum comienza arrastrar en terracería a la jefa de Gobierno.  Se nota en su rostro, en sus actitudes y sobre todo en la acción de Gobierno (o la ausencia de este).

Si la arrastran, o se deja arrastrar, da lo mismo ya que en el camino se come una, dos, tres y hasta cuatro veces los sapos que le ponen y no dice nada.

La reapertura del Centro Histórico, epicentro de la política, caja de resonancia y cúspide del poder de nuestro país es un claro ejemplo. El Gobierno de la CDMX, atendiendo una instrucción del presidente de la República, la semana pasada reabrió la actividad para en menos de siete días volver a parar, debido obviamente al tsunami de gente que se desbordó por calles, avenidas y la plancha del zócalo. Contagios seguros por doquier.

Ahora, a partir de esta semana la reapertura es escalonada y de acuerdo a la  letra inicial del apellido de las personas que acudan, según el anuncio de la Secretaria de Gobierno, una ex funcionaria que dejó mal parado en varias ocasiones a Miguel Ángel Mancera durante su administración. Cómo si el primer cuadro de la ciudad pudiera ser tratado como registro en el kindergarten, aunque usted no lo crea.

Vayamos por partes, porque la ineptitud tiene causas y costos, lógica y sinrazones:

AMLO anuncia que reabrirá la economía y por ende levantarán las medidas de restricción de tránsito y comercio. Pide a la regente, su fiel escudera, poner el ejemplo. Ella amaga la apertura, duda, la curva de muertes y contagios sigue en ascenso, México entra al top 5 mundial, se arrepiente y pospone la decisión una semana más (si usted no entiende yo tampoco).

Sin presupuesto, porque le recortaron miles de millones de pesos y supuestamente se encuentran dentro de una bizarra "austeridad", en la que sobresalen becas de dinero, crean un plan: pintan calles, banquetas, cierran circulación a vehículos, negocian con establecimientos y comerciantes formales -porque los informales son intocables ellos gozan de todos los privilegios gracias a Néstor Nuñez, Rosa Isela Rodríguez y Efraín Morales.

De alguna forma, inexplicable para la que escribe, no dimensionan ni la naturaleza del centro, ni la personalidad y conductas de los ciudadanos que regularmente acuden al Centro Histórico. Resulta una obviedad decir que ellos no ganaron la elección, pero en año y medio de Gobierno debieron haber aprendido algo...

Por años el centro ha recibido alrededor de 1.5 millones de ciudadanos diarios y solamente cuenta con unas cuantas avenidas de acceso al mismo. La población ha permanecido tanto tiempo en cuarentena que sólo busca cualquier pretexto para salir corriendo de su casa. En efecto más tardaron  en anunciarlo que los comerciantes en alistarse para levantar sus cortinas.


Te sugerimos: [OJO] El ingreso al Centro Histórico será según la letra de tu apellido


¿Con toda su "experiencia" no se les ocurrió que iba a ser el epicentro de nuevos contagios y prever una estrategia al respecto? No sólo de tránsito, sino simple y sencillamente para evitar contagios masivos. Hasta la OMS casi regaña  a López Gatell por su llamado a evitar el uso de cubrebocas. Como complemento al uso de gel antibacterial y sana distancia. Pero por supuesto, han regalado hasta el cansancio despensas y dinero, casi casi como lo afirma el libro de texto de economía 1, volando en helicóptero y aventándolos desde el aire. Pero en lo urgente no pudieron pensar.

¿De verdad no pudieron tomar medidas mínimas y entregar en los accesos cubrebocas y gel antibacterial para evitar contagioso? ¿Tuvieron que hacer  este ridículo para comprender que la Ciudad no es un pueblo vaquero y que requiere un poco de talento? 

Es evidente que en el centro de la CDMX hay una confrontación de actores políticos y un jaloneo muy profundo, sí, como en el viejo oeste.

Pero entonces para que sirve una Secretaria de Gobierno que no coordina, un Secretario de Desarrollo Económico que no sabe nada de reactivación económica y que se la ha pasado mal negociando con empresarios (a Walmart de Alberto Sepúlveda y Enrique Ostale les sacó 100 mdp para un hospital fantasma), un Consejo Económico y Social con Fernando Mercado un torpe y aliado de Cuauhtémoc Gutierrez de la Torre, en permanente pleito con Akabani no hace ni deshace, sólo sueña con volver a negociar una candidatura como la que Héctor Serrano le regaló para ser alcalde, y por último una Autoridad del Centro Histórico a quien tienen relegada haciéndola responsable, pero le quitan facultades por presiones e intereses de los hermanos Efraín y Carlos Augusto Morales López de Iztapalapa, metidos hoy en el Zócalo capitalino. 


Te sugerimos: 20 colonias regresan a semáforo rojo en CDMX por concentrar casos de Covid


Me pregunto, para qué quiere  Andrés Manuel López Obrador este tinglado en la zona más importante del país si tiene a una regente que no sabe leer el panorama político, social y económico de la capital del país y  permite a todos hacer lo que quieran con ella. Así, mejor que entregue las llaves, apague las luces y cierre la puerta, porque la autoridad es la principal promotora del COVID-19.

Cuidado, si esto ocurre ahora en la reactivación del Centro Histórico, lo que nos espera para el regreso a clases.