Está claro que el PAN está siendo el receptor de la desgracia de Morena. Hoy, a menos de un año de que se lleven a cabo las elecciones del 2021, ya tienen ganados 2 distritos federales.

El 15 de Benito Juárez, que es el segundo municipio más panista del país, y el 10 de Miguel Hidalgo (Lomas de Chapultepec, Polanco, etc.). Ninguna sorpresa para elecciones intermedias. Es un hecho que en el PAN los van a ganar.

Por otra parte, Andrés Atayde -presidente del PAN en la CDMX- en entrevista con Lourdes Mendoza, en un segundo nivel hay otros 6 distritos federales que hoy están en competencia con Morena. Que ya les alcanza para ser bravucones y respondones, dijo con una dosis de soberbia.


Te sugerimos: No extraña a Sheinbaum que legisladores del PAN hayan recibido sobornos


Si observamos a los actuales referentes del PAN en la CDMX el mismo Atayde, Jorge Romero, Mariana Gómez del Campo, Federico Döring, Mauricio Tabe y Jorge Triana, parecen más bien un aspaviento cualquiera, digno hasta de burla, tan es así que Claudia Sheinbaum se dio el lujo de ignorarlo. Como si no  hubiese dicho nada.

Sin embargo, nosotros sí analizaremos profundamente.


Te sugerimos: Trama de corrupción de Odebrecht en México apunta a Peña Nieto


La actual posición del PAN parece ser resultado de un ejercicio de encuestas, lo que además de ser demasiado prematuro, no evalúa lo que ha ocurrido cuando menos en las últimas tres elecciones en la Ciudad de México, por ejemplo:

1. Los verdaderos operadores políticos de la CDMX no se han movido en las calles a consecuencia de la pandemia,  además por estrategia seguramente están negociando -en este momento- su posición en el campo de batalla.

2. Tampoco ha iniciado la embestida que seguramente hará el Gobierno federal contra actores del PAN, incluyendo los ya mencionados. O ¿Piensan que quien alguna vez se le llamó como ‘uno de los líderes del cartel inmobiliario’ pasará desapercibido para Claudia Sheinbaum?

3. Es obvio que Jorge Romero aspira a la Presidencia Nacional del PAN, y con la vara tan baja que ha dejado Marko Cortés, deberá cumplir con lo mínimo: abrir el partido un poco y dejar por fin a la minúscula institución crecer más allá de políticos de baja estatura como Von Roerich, Taboada, Martínez Fisher o Mendoza.

También deberá construir un poco más de los doscientos afiliados de Espina o los cien de Montes de Oca, y por fin se constituyan en un partido serio. Porque hoy nadie en su sano juicio puede afirmar siquiera que sean un partido. Es un club de cuates, con un negociador profesional como Romero aprovechándose de Mancera, Serrano y compañía, hoy intentando capitalizar el desgaste y los yerros del Presidente de la República y la regente de la CDMX.

4. La capital del país se manifestó en 2012 y 2015 con fuerza en términos territoriales. Iztapalapa, Gustavo A. Madero, A. Obregón, Coyoacán, y Cuauhtémoc son las demarcaciones donde debieron mostrar fuerza y no lo hicieron. Ni siquiera pudieron ser electos por primera minoría. Tuvieron que replegarse totalmente en Benito Juárez. En síntesis, con lo que tienen hacen evidente que no cuentan con fuerza propia.

5. Habían cerrado una negociación con Adrián Rubalcava para que compitiera por el PAN en Cuajimalpa, ya que solo un milagro hará que el PRI conserve su registro,  si es que otro partido no se lleva el resto de sus militantes. ¿Pero, de verdad el PAN piensa llevarse a uno de los políticos más rechazado, fraudulento, acusado de agresiones, violencia y de vínculos con organizaciones oscuras y delincuenciales? ¡Sería un error gravísimo!

6. Movimiento Ciudadano parece empezar a competirle de tú a tú. Así es, sin registro y sin estructura (o una muy similar a la del PAN), pero con gente de mayor prestigio. Si corre cada quién por su parte MC le hará el trabajo sucio a Morena, porque esos votos que le quite serán suficientes para que el PAN siga siendo solamente lo que el panismo de antaño le regale en Benito Juárez, y tal vez alguna otra suerte política.


Te sugerimos: “No está solo...” Acompañemos al presidente López Obrador


Cuando le rascamos tantito al tapiz y podemos ver todos los condicionantes que tienen, incluyendo otra muy fuerte, el nacimiento de México Libre con su ex patrón Felipe Calderón, es notorio que la bravuconería no lo es tanto.

El PAN en la CDMX si en verdad quiere capitalizar las desgracias de Morena, debe construir con inteligencia un proyecto en serio. Aún están a tiempo.