[OPINIÓN] Hacer negocios con trato igualitario


Es incuestionable la importancia de la economía en las ciudades; pero además de la gran importancia que significa en ingresos, el trabajo constituye una parte inseparable e inherente de la dignidad humana.

En este sentido, los estados deben garantizar el acceso al trabajo libre de discriminación, para que las personas empleadas tengan una vida digna y de desarrollo.

Por eso es fundamental el diálogo entre las fuentes empleadoras y su responsabilidad para la promoción y respeto de los derechos humanos,  integrar una perspectiva de inclusión y no discriminación.

Los Gobiernos también son corresponsables de ser prestadores de servicios libres de racismo o fobias. Es decir, hacer negocios con trato igualitario.

Feria del empleo turístico y restaurantero, el big data mx, big data

foto: José Luis Villa

El espacio laboral y el derecho al trabajo es en donde más se manifiestan las conductas y los hechos discriminatorios, ejemplo de ello son los salarios, las prestaciones y permisos diferenciados entre hombres y mujeres por trabajo igual, o el acoso laboral.

También lo son la falta de espacios accesibles para personas con discapacidad, personas mayores o con alguna enfermedad. Personas de la diversidad sexual y género no encuentran la posibilidad de un empleo o viven acoso laboral que daña su dignidad. El racismo, el clasismo y la misoginia se manifiestan al momento de las contrataciones, y de los ascensos laborales.

Pensar que estas conductas son sólo de las y los empresarios o que sólo es resultado de una situación privilegiada, es reducir el problema del flagelo social de la discriminación. No reconocer como un problema que se da en las grandes, medianas y pequeñas empresas es negar la posibilidad del cambio.

Hoy quienes han entendido que espacios seguros laborales también significan espacios incluyentes y respetuosos, obtienen mayor productividad de sus empleados y empleadas, y serán lugares en donde las personas usuarias del servicio recurrirán al sugerirlos como espacios amigables.

La Antología de Buenas Prácticas Empresariales en Materia de Igualdad y No Discriminación, elaborada por el Copred, representa con claridad cómo el desafío de la inclusión laboral, se puede abatir con ideas de innovación, con principios de igualdad, compartiendo estrategias, con productos y con protocolos de actuación; porque sí, la economía es un sistema fundamental para las ciudades y los negocios, pero el elemento para lograrlo es la diversidad de personas quienes los hacemos posibles.

Comentarios