¡Una pandemia que sigue, una crisis económica que se profundiza, un nuevo sistema educativo que académicamente a nadie convence, abusos patronales por doquier y a todo esto el calendario electoral que ya es un hecho empieza a correr!

Mientras la famosa curva se aplana con el tiempo, los esfuerzos de grandes médic@s y enfermer@s, una sociedad cada vez más consciente, miles de enfermos y por desgracia más de 60 mil decesos como los principales responsables, así como la participación ladina del Gobierno Federal y la intervención forzada de los gobiernos estatales, nos enfrentamos cada vez más crudamente no con una nueva sino avanzada crisis económica que lamentablemente aun no toca fondo, pero que arrastra de manera dramática a la de por si compleja situación educativa nacional.


Te sugerimos: [ÚLTIMA HORA] Asciende a 63,146 la cifra de defunciones por Covid en México


Y es que hoy para el alumnado, que por falta de viabilidad de acceso a la educación pública o por elección propia, estudiaba en escuelas particulares se ve como casi única posibilidad de continuar sus estudios el incorporarse a una escuela pública que modifica el esquema académico de éstos. No se dice con desdén el dejar la escuela privada, si no como lo que es, la última carta a jugar de esas familias mexicanas, porque también existe la nula posibilidad incluso de eso; es decir, también está en aumento la deserción que prácticamente es una estadística de la cual nadie quiere hablar, con un sistema tan innovador para todos (sí, todos), maestros, alumnos, autoridades y familias que no conocen, no se reconocen y no entienden.

Porque lo único real es la terrible incertidumbre académica; es decir, el gran signo de interrogación del resultado que se obtendrá como desarrollo académico; porque si hace 5 meses nos dimos cuenta todos de la terrible crisis sanitaria, hoy nos daremos cuenta de la impensable miseria en la que se encuentra nuestro sistema educativo público. Hoy veremos cómo ha sido más importante utilizar a los maestros como coto político a cambio de todo menos de la educación nacional. La diferencia de clases será mas que notoria cuando tengamos en nuestra cara por lo menos tres realidades sociales: aquel que cuenta con las herramientas para estudiar en línea, aquel que no cuenta con esas herramientas y su esperanza será captar lo más que se pueda a través de un televisor, y por supuesto el que no tendrá más que apoyar de alguna manera a su familia para sobrevivir, porque no cuenta ni con televisor, ni tableta, ni computadora, ni celular inteligente; y por si fuera poco todo el país tiene una pésima recepción de internet, aunque los cobros de estas compañías nada de pésimo tengan. Lo más grave es la ausencia del Gobierno.


Te sugerimos: Sheinbaum aplaude esfuerzo familiar para que niños tomen clases a distancia


También a esto habrá que agregar el terrible abuso patronal que aprovechando la desgracia ha cambiado los regímenes laborales de los trabajadores, quedando así más que vulnerados sus derechos humanos en el mejor de los casos. Ya hoy existen millones de nuevos desempleados donde nuevamente el Gobierno, que constitucionalmente está obligado a proteger los derechos de los trabajadores, brilla por su ausencia; y lo que antes eran juntas de conciliación permanecieron o permanecen cerradas, y con todo esto a más de 5 meses de confinamiento social, económico y más de miles de decesos, nos ha alcanzado el calendario electoral. Sí, ese que marca el inicio de la posibilidad ciudadana de hacer valer uno de los pocos derechos que tenemos como sociedad para manifestar nuestra aprobación, rechazo y por su puesto anhelo de mejora, acompañado de todo lo que conlleva una competencia electoral o mejor dicho una competencia por el poder.

Y es que mientras se seguían acumulando decesos en el país empezaron a caer detenciones, que claro que nos regalaban una sesgada sonrisa a nuestra cruda y difícil realidad. Hay que decirlo, brindamos un aplauso por esas detenciones, finalmente la famosa guardia nacional hacía presencia y demostraba que era más que un correteadero de migrantes al servicio de Estados Unidos. Aunque no todo es óptimo, si no revisen las actuaciones de la policía capitalina vejando y vulnerando los derechos de los trabajadores informales o incluso a madres manifestando su hartazgo por la desaparición o muerte de sus hijos o hijas, lamentable y contradictorio a lo que debería de ser un Gobierno democrático. Pero bueno, al fin la seguridad empezaba a dar luces de esperanza, de justicia; al fin se materializaba la famosa lucha anticorrupción.


Te sugerimos: PT gasta 470 mil pesos en 930 'cachitos' para rifa del avión presidencial


Pero vivimos en México, decía aquel, y claro que no podía ser tan improductivo políticamente hablando, había que ver como los genios de la administración transformaban en una tajada electorera un triunfo anhelado por la sociedad. Nos parece verdaderamente patético y anquilosado que violando nuestras leyes, porque en este país no existe la figura de testigo protegido como tal, aunque si da pauta para que un delincuente ofrezca pruebas que permitan la captura de otros que hayan cometido delitos más graves; se le den concesiones jurídicas y prácticamente  trato de figura pública a un delincuente, por el hecho de empinar a los traidores a la patria, que de por si ya sabemos quienes son; bueno incluso uno de esos es gobernador como otros, pero este del mismo partido del presidente. Caray todo con tal de estirar la situación lo más que se pueda para ayudar electoralmente a un partido muy partido, con actores pero no políticos con sus honrosas excepciones. ¡Que se abran las carpetas de investigación y que se les separe del cargo a todos los señalados, esa es justicia!

Entre lo urgente y lo importante, lo importante es que nadie más muera por otra razón que no sea muerte natural, que tengamos una verdadera estrategia de seguridad nacional y se combata con eficiencia y eficacia la violencia. Lo importante es que la educación potencialice la cultura, la tolerancia, desarrolle la inteligencia y se tengan mejores mujeres y hombres mexicanos; que tengamos una sociedad con una verdadera justicia, equidad y democracia. Lo importante es que tengamos una verdadera oferta de trabajo digno y bien remunerado con un poder adquisitivo competitivo; que el poder legislativo lo integren hombres y mujeres al servicio de la patria, de su sociedad y del fortalecimiento de las instituciones.


Te sugerimos: AMLO asegura que van 80 mil empleos recuperados durante agosto


¡Lo importante es vivir! Lo urgente es reactivar una economía sin herramientas, es reabrir sin haber exterminado la enfermedad, es ocultar la opacidad de funcionarios y gobernantes, es violentar los derechos humanos y sus frágiles instituciones, es a como de lugar y como sea ganar una elección.