Lamentablemente, la riqueza cultural y natural de México se ha visto amenazada en los últimos años por los proyectos que ha emprendido el Gobierno del Presidente López Obrador, sobre todo, con el Tren Maya.

No se puede permitir que, sólo por cumplir con los mandatos presidenciales, se destruya nuestra historia, nuestra riqueza natural y nuestra identidad.

El Gobierno federal a través del INAH ha reconocido que hay más de 6 mil 400 monumentos arqueológicos sólo en el Tramo 5 Sur, más de 2 mil 300 de ellos sobre el derecho de vía del tren

¿Cómo creerle al Gobierno que preservará las invaluables zonas si en lugar de hacerlos públicos, los escondieron y tratan de justificarse de manera política en lugar de cumplir con su obligación de preservarlos?

Gracias a las investigaciones realizadas por diversos medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales, hoy sabemos la situación que guardan estos vestigios arqueológicos.

Ya que como es costumbre en Morena, esta información seguiría en completa secrecía y opacidad.

Por ello, hace unos días envié una solicitud a la oficina de la UNESCO en México para que realicen un peritaje sobre esta zona, intervengan y protejan los monumentos y vestigios encontrados en el trazo del Tren Maya.

Debemos cumplir con nuestras obligaciones internacionales, ya que México es parte de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural.

La UNESCO tiene que certificar cada uno de los hallazgos arqueológicos, paleontológicos y subacuáticos. No podemos permitir que todo lo que toque Morena lo destruya.

Además es importante señalar que el Tren Maya y específicamente el tramo 5 va a costarle muchísimos millones de pesos a este país, además del daño ecológico, ambiental, al patrimonio cultural de este nuestro México.

Este tren es una suma de errores porque evidentemente no había ni planeación ni estrategia, porque no tenían ni siquiera los permisos gubernamentales para hacer lo que están haciendo. Esta manera en la que gastan a manos llenas tirando el dinero de los mexicanos es una vergüenza histórica.

A López Obrador solo le importan sus caprichos. No le importa tirar el dinero de los impuestos de los ciudadanos. Dinero que podrían ocupar para cosas que sí sean de ayuda, que puedan generar seguridad, que puedan generar un mejor sistema de salud, que puedan generar incluso las posibilidad de tener una mejor calidad de vida.

Lo importante es que en 2024 Morena se va.