Las mentiras de la cuarta transformación siguen afectando la economía de las familias mexicanas. ¿Se acuerdan cuando el presidente dijo que el gas Bienestar iba a mantener los precios bajos?, pues la CRE publicó los precios que se aplicarán para esta semana y adivinen, se han incrementado.

También se acuerdan cuando en 2018, siendo presidente electo, Andrés Manuel dijo que "Nada de maltrato con migrantes centroamericanos, no queremos que ellos sufran lo que padecen nuestros compatriotas, no queremos que haya injusticias".

Pues hoy les da la espalda y están siendo violentados por las autoridades migratorias. Que rápido se le olvidó proteger a quienes huyen de la violencia y pobreza en sus países.

Aunque sin duda, hace unos días, la 4T mostró su rostro más ruin y deplorable. Iniciaron una persecución contra la comunidad científica y académica. Nuevamente dejaron ir todo el aparato gubernamental para amedrentarlos.

Desde el inicio de su mandato, el Gobierno encabezado por López Obrador, ha despreciado a la ciencia, a la educación, a la cultura y a la academia. Destruyeron los fondos y fideicomisos públicos destinados al desarrollo de investigaciones útiles para poner a México a la vanguardia.

En Palacio Nacional se busca encarcelar a los científicos y académicos, pero a los delincuentes abrazos.

La 4T no avanza ni transforma, todos los días buscan destruir una institución, acallar una opinión o  incluso quitar un derecho. No hay una solución a nada, no hay un plan y eso es evidente, solo hay un discurso vacío que nunca se llena de contenido, solo palabras escandalosas para que no hablemos del verdadero escándalo que es el ejercicio del Gobierno. 

Prometió paz y nos dio guerra; prometió riqueza y nos dio más pobreza que nunca; prometió honestidad y ha tolerado corrupción de miembros del gabinete y de su propia familia; prometió ciencia y cultura, y hoy persigue a los científicos por hacer su trabajo y por levantar la voz frente a la arbitrariedad. 

Aunque sin duda, lo más desafortunado que hizo López Obrador, fue utilizar un mensaje de redes sociales para violentar –de manera innecesaria- a su esposa. 

Es sumamente vergonzoso cómo López Obrador utiliza cualquier recurso para intentar denostar a los científicos y académicos ¿Cuál es el efecto de sus palabras, leyendo un tuit tan agresivo? La respuesta es clara: Perpetuar la violencia contra las mujeres desde los espacios públicos. 

En la 4T se dicen garantes de los derechos de las personas, pero a la primera, agreden hasta a los de su propia casa.

La idea de poner un tuit tan agresivo en la mañanera fue pésimo, porque el mismo presidente pone en riesgo a su esposa. Si no se puso en los zapatos de ella, menos se va a poner en los zapatos de millones de mujeres que no tienen vacunas, que han perdido el empleo, o que se sienten inseguras.

Esa exhibición contra su pareja demuestra la falta de sensibilidad no solo hacia ella, sino hacia las mujeres.

Ya encontramos la explicación del porqué hace oídos sordos a los más de 10 asesinatos de mujeres al día en nuestro país.

Este Gobierno está empeñado en dividir a los mexicanos y el mismo Gobierno genera una alta dosis de violencia verbal, y cómo no, si López Obrador usa descalificativos como fifís, neoliberales, conservadores, aspiracionistas, chachalacas, títere, pelele o pirrurris por poner algunos ejemplos.

Claramente lo que esto genera es división. La política de este Gobierno está basada en eso en división y agresión.

Es necesario y urgente que el Gobierno asuma su responsabilidad y se ponga a trabajar los 3 años que les quedan. Para millones de mexicanos lo que hoy se vive es una pesadilla.