El pasado 17 de septiembre la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, presentó su tercer informe de Gobierno ante el pleno del Congreso local. En un ejercicio democrático de transparencia y rendición de cuentas ante el poder legislativo, la doctora Sheinbaum dio cuenta de los resultados alcanzados durante 3 años de gestión en los cuales la Ciudad de México ha vivido un franco proceso de transformación en ámbitos importantes de la vida pública como la movilidad, el mejoramiento urbano, la atención a grupos vulnerables, la modernización administrativa, el combate a la corrupción y el uso adecuado y eficiente de los recursos públicos.

Fue muy significativo ver que la gran mayoría de los grupos y asociaciones parlamentarias representadas en el Congreso manifestaron su apoyo al proyecto encabezado por la Jefa de Gobierno y si bien algunos hicieron énfasis en la necesidad de mejorar o fortalecer algunos rubros, en términos generales existieron grandes coincidencias.

Es importante que tanto en el Congreso como en el resto de los espacios políticos de la capital se privilegie en todo momento el diálogo, pero sobre todo, el bienestar social. Si como ocurrió en este caso, la mayoría de los grupos representados en el Congreso anteponen los intereses de la ciudadanía a sus intereses políticos se alcanzará la consolidación no de un proyecto de gobierno sino de un modelo de ciudad. No considero correcto que algunos conviertan los espacios de diálogo entre poderes en ocasiones para el lucimiento político, que rompan con la institucionalidad y solemnidad de un acto constitucional para adelantar campañas electorales o peor aún dividir a la ciudad.

Es fundamental que se antepongan las razones y los principios a las pasiones y los deseos. Los actores políticos de la Ciudad de México son instituciones de amplia trayectoria, con cuadros bien formados y experimentados por lo que se debe apelar siempre a la institucionalidad, profesionalismo y responsabilidad para construir acuerdos y proponer soluciones a los problemas comunes y no al revés, hacer de lo común un problema.

La experiencia de este informe de Gobierno nos deja mucho para el análisis pero también una lección respecto a lo importante que es la construcción de acuerdos frente a la intención de dividir. En el Congreso local, las y los diputados del Grupo Parlamentario de Morena hemos demostrado que estamos en la disposición no sólo de entablar diálogo sino de alcanzar acuerdos, que somos respetuosos de quienes piensan diferente y que estamos convencidos de que hay muchas bases sobre las cuales se puede construir sin necesidad de debates infructuosos.

Hoy, a unos días de iniciar la glosa del Tercer Informe es importante hacer una invitación a todas y todos los integrantes del congreso para establecer una ruta de trabajo, de análisis y de intercambio y no hacer de las comparecencias una arena de lucha, la ciudadanía espera más y mejores cosas de nosotros y sé que estaremos a la altura.

 

*Diputado Local y Secretario Técnico del CESA