[OPINIÓN] Crónica de un alud de amparos previsibles

construcciones irregulares iztapalapa, el big data mx, big data

A finales de diciembre se publicó el nuevo Código Fiscal de la Ciudad de México, que estará vigente todo este año y  con cambios trascendentes en materia de impuesto predial aplicable a los propietarios de inmuebles.

En el documento se presume que las modificaciones de los diferentes ejes regulatorios presentados buscan lograr impuestos proporcionales y equitativos.

En la aplicación de los artículos transitorios que regularán el cálculo de los valores catastrales que deberán servir de base gravable del impuesto predial se hicieron modificaciones relevantes que brindan una mayor certeza y seguridad jurídica para los contribuyentes, los valuadores y la autoridad fiscal.  Esto sucede al definirse claramente el Tipo, Rango de Niveles y Clase de los inmuebles, especialmente los No Habitacionales. 

El problema grave estriba en que se definen elementos técnicos constructivos, tales como el Cuerpo Estructural, sin atender a técnicas o sistemas constructivos, para posteriormente aplicar una sola Clase de construcción por Tipo, lo cual es deseable y sano, pero falta definir el proceso para definir esa única Clase de construcción. 

Se ha estado indicando a los valuadores adscritos y registrados ante la Sub Tesorería de Catastro y Padrón Territorial, y a los contribuyentes que han preguntado o iniciado trámites relacionados con la clasificación de inmuebles, que deberá tomarse el más alto que resulte de aplicar las tablas o matrices de clasificación vigentes. 

Esto, en términos prácticos, significa que si un edificio cuenta con un 5% de su superficie construida con acabados de nivel 6 o 7 (granitos, mármoles, etc.) el restante 95% del edificio deberá tributar el impuesto predial en el rango más alto, lo cual da al traste con la equidad y proporcionalidad del impuesto; lo opuesto tampoco es deseable.   

Consideramos que deberá emitirse por parte de la autoridad competente un documento técnico donde se tomen en cuenta conceptos básicos de ingeniería de costos y proporcionalidad que garanticen una tributación sana, proporcional y equitativa.

Existe un vacío legal que es importante definir, pues de esto depende finalmente la tributación, y se trata de la definición de la Clase Única, que en estricto apego a criterios técnicos valuatorios, de ingeniería de costos, pero sobre todo de Equidad, Justicia y Proporcionalidad del impuesto resultante deberá ser claramente descrito en el Manual correspondiente tomando en cuenta la opinión y saber de los expertos, representados por el Consejo Asesor en Valuación de la Ciudad de México.