[OPINIÓN] Big Data, SAT y contadores

Manuel Baltazar
septiembre 14, 2018

Macrodatos, datos masivos, inteligencia de datos, datos a gran escala, éstos y muchas otras, han sido las definiciones o calificativos que se han cobijado con el anglicismo de Big Data.

Servicio de Administración Tributaria, órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público con el carácter de autoridad fiscal, es el encargado de fiscalizar a los contribuyentes para que cumplan con sus obligaciones tributarias.

Técnica que registra y procesa, mediante un sistema, información financiera para la toma de decisiones con base en las normas de información financiera vigentes.

¿Qué relación pueden tener los párrafos anteriores? Datos, ese pareciera ser el obvio y común denominador, toda vez que los datos generados por las operaciones financieras deben ser fiscalizados por el SAT, utilizando el análisis del Big Data.

Hoy en día, cada operación, transformación interna o evento externo que afectan a una empresa generan datos cuantificables y registrables en el sistema contable, cada declaración presentada, ya sea mensual o de cualquier otra periodicidad, cada comprobante fiscal o complemento generado, también crean datos, y de su análisis podemos tener a la mano, información muy valiosa.

De aquí la necesidad de tener controles internos precisos y efectivos, para disminuir al mínimo los riesgos, y contar con información útil y veraz para la adecuada toma de decisiones, y el correcto cumplimiento de obligaciones.

El fisco federal ha entendido muy bien esta ventaja tecnológica, por ello todo debe pasar por sus canales informáticos.

Tenemos obligación de emitir CFDI´s (Comprobantes Fiscales Digitales vía Internet) de nuestros ingresos regulares, de nuestra nóminas, de los traslados de mercancías, y cada dato asentado forma parte de ese Big Data, cuyo análisis permite vigilarnos.

En el caso de los ciudadanos, cuando ingresamos al portal para presentar nuestra declaración anual, ya se encuentra precargada la información de aquellas personas que nos contrataron y pagaron ingresos de diversas fuentes, así como de los gastos realizados que pueden ser disminuibles de la base imponible, a fin de pagar menos ISR, con información de los intereses pagados por créditos hipotecarios, los seguros de gastos médicos, los pagos odontológicos, así como honorarios médicos y hospitalarios.

La responsabilidad profesional del contador hoy es piedra angular del crecimiento económico y buen funcionamiento empresarial, lo que nos lleva a ser recelosos del cuidado que la información que procesamos y custodiamos requiere.

Comentarios