Las y los mexicanos, sin ningún distingo, deben tener acceso a vacunas, medicamentos, diagnósticos y tratamientos oportunos a sus enfermedades.

Hay una pandemia fuera de control con más de 200 mil personas que han perdido la vida y si bien es cierto, este Gobierno no es responsable de la pandemia, sí es responsable del mal manejo que se ha tenido en ella, ya que esta emergencia sanitaria no ha sido atendida con eficiencia por el Gobierno. La situación en muchos de los hospitales sigue siendo crítica.

A este lamentable panorama, se le suma una errónea estrategia de vacunación. No hay coordinación interinstitucional, no hay vacunas por algo muy elemental, no se compraron a tiempo. Mientras en Latinoamérica hay ejemplos más eficientes como Chile, en México hay una campaña de vacunación llena de tropiezos


Te sugerimos: Claudia Sheinbaum nominada a mejor alcaldesa del mundo 2021


De forma inhumana, esta administración no ha priorizado a las enfermeras, a los médicos, a los camilleros, a los paramédicos públicos y privados. No se equivoquen señores del Gobierno, todos ellos, no importa si son del sector público o privado, han salido de su casa para salvar la vida de los mexicanos, que no tengan acceso a una vacuna es altamente criminal.

No se ha implementado una estrategia de vacunación eficiente. Si a ello se le suma la falta de medicamentos para enfermedades como el cáncer, la diabetes, la hipertensión o el VIH, la crisis sanitaria es grave y hace urgente un cambio de rumbo en esta materia.


Te sugerimos: Anuncia Sheinbaum que vacunarán a 858 mil adultos mayores en una semana


El Gobierno federal ha dado pasos hacia atrás en el sistema público de salud y ejemplo de ello es la eliminación del Seguro Popular que daba servicios a más de 50 millones de personas y eso se destruyó para crear el INSABI, el cual sigue sin recursos suficientes.

Se ha cumplido un año de la declaración de la pandemia y en todo este tiempo, el Gobierno no ha sido capaz de atender con seriedad, inteligencia y humanidad una de las emergencias sanitarias más graves en la historia moderna. Urge un cambio de estrategia antes de que sea peor.

Esta administración tiene que reconocer lo que se está haciendo mal y que lamentablemente está cobrando vidas humanas. Que tengan siempre presente que sin salud no hay nada.