En junio de 2020 el Congreso de la Ciudad se amputó la escasa dignidad que le quedaba y obsequió a Claudia Sheinbaum un cheque en blanco para manejar a su antojo el presupuesto de la Ciudad, que fue de 238,975.8 millones de pesos (mdp). Con esta infame #LeySheinbaum la Regenta (lo digo NO cómo algo despectivo, sino cómo el régimen antidemocrático y caduco que dicha reforma representa) podría, según ella y sus porristas oficiales, hacer los ajustes necesarios al gasto de manera expedita, pues el trámite anteriormente señalado por la ley (de 10 días para el visto bueno del Congreso) les pareció era demasiado sinuoso y tardado. Según ellos, la Ciudad requería hacer muchos ajustes y en un monto superior al 10% sin necesidad de lidiar con el congreso.

El monto entonces con el que Sheinbaum justificó la reforma antidemocrática al ser mayor a ese 10% –y por ende requerir de la autorización del Congreso– debió haber sido de al menos 23,897 mdp. Esa fue la primera mentira de Sheinbaum, pues el monto total de lo reasignado y ajustado en 2020 fue de apenas 13,966.6 mdp, apenas el 58.44% del monto que justificó el atraco legislativo. Peor aún, ni siquiera ese fue el monto destinado a salvar vidas y paliar los efectos económicos de la Pandemias, pues a combatir el COVID-19 y sus efectos sólo se destinaron 8,052 mdp, que representa apenas el 3.3% del gasto neto total de la CDMX. Más aún, el monto ejercido fue de apenas 6,777.3 mdp (de esos 8,052 mdp), es decir, tan sólo el 3.29% del presupuesto total de la CDMX.


Te sugerimos: Positivo que recursos del Fondo de Capitalidad se reasignen: Sheinbaum


La reforma, además de antidemocrática, resultó a todas luces innecesaria, pues lo que gastó Sheinbaum es menos que lo que dejó en caja de la Tesorería capitalina sin ejercer, pues de los 238,975.8 mdp, tan sólo ejerció 205,555.9 mdp, lo que implicó un subejercicio de 33,419.9 mdp. Con una justificación imposible de verificar en este momento, se pretenden defender argumentando que 25,516.7 mdp están ya comprometidos aunque no ejercidos, lo cual suponiendo sin conceder que fuese cierto deja aún 7,903.2 mdp de TOTAL SUBEJERCICIO, cifra que rebasa lo ejercido en 2020 para combatir el COVID-19 y sus efectos económicos.

Así las cosas, los números de la propia Sheinbaum desnudan que mintió y engañó al Congreso y a los capitalinos, para manipular la Pandemia como una excusa para un ejercicio opaco y dictatorial del presupuesto en la CDMX, y muy probablemente con la intención de hacer un “guardadito” para los comicios de este año. En cualquiera de los casos pasará a la Historia como la gobernante de la ciudad con peor manejo del COVID-19 en el mundo, siendo la CDMX la única con una tasa de exceso de mortalidad de más de 6,000 muertes por millón de habitantes; y como la titular de un Gobierno miserable que apenas destinó el 3.3% de su gasto a combatir la Pandemia y que apenas gastó el 3.29% del total en salvar vidas y apoyar la economía familiar.

LEER MÁS: PAN solicita a Sheinbaum defender Fondo de Capitalidad

Finalmente, otra de las canalladas de Sheinbaum y sus aliados fue arrebatarle a los ciudadanos su Presupuesto Participativo de 2020, también utilizando a la pandemia como pretexto, pues supuestamente no había condiciones para realizar las asambleas vecinales, ni siquiera en modalidad virtual como propuse. El monto arrebatado fue de 1,420.8 mdp, y ese atraco también refleja la incompetencia de Sheinbaum, pues los números demuestran que era innecesario, pues áreas como la Secretaría de Obras, con 5,175.8 mdo, y el Metro, con 4,264.2 mdp, tuvieron por sí mismas más subejercicio que el monto arrebatado a los vecinos.