Dicen por ahí que el flamante coordinador de Morena en la segunda legislatura local de la CDMX, José Luis Rodríguez, todavía no toma protesta y ya se le hizo bolas el engrudo.

Nos cuentan Off The Record, que “El Puma” tardó más en armar su carpeta de presentación —con la que garantizará el número de votos a favor del Gobierno de la Ciudad—, que el próximo Congreso en desajustarse.

Y es que, mientras el nuevo líder marrón presumía que Morena tendrá un mínimo de 34 diputados para doblegar a la alianza opositora, la bancada de Movimiento Ciudadano empezó a crecer ¡toig!

Resulta que a pesar de que Royfid Torres, el único diputado local de MC estaba convaleciente, alguien de la dirigencia naranja comenzó a sumar nuevos talentos para convertir al partido de Dante Delgado, en una pequeña pero poderosa bancada.

Cuentan los que saben que a la primera que convencieron de sumarse a las filas de MC y dejar la fracción morenista, fue a Circe Camacho, quien no tolera seguir bajo las órdenes morenistas un minuto más.

Lo peor para el partido que gobierna la ciudad, es que de sus filas tienen convencida de migrar a otra compañera de partido: Yuriri Ayala, la cual considera que su crecimiento dentro de Morena fue nulificado desde hace más de tres años ¡zas!

 O sea que de confirmarse estas posturas al arranque de la segunda legislatura en el Congreso CDMX, la bancada que dirigirá José Luis Rodríguez, partiría de un escenario catastrófico de 32 diputados y una bancada de 3 legisladores con el poder de inclinar la balanza a favor de quien más le convenga ¡glup!