Dicen por ahí, que quien aún no inicia su administración y ya tiene más rayas que una cebra, es a la alcaldesa electa en Milpa Alta, Judith Vanegas, pues además de poner a manejar los recursos de la alcaldía a su hermano y cuñada, quiere meter a su gabinete, a los que se sirven con la cuchara grande.

Nos cuentan Off The Record, que la morenista nombró en su equipo de transición a César Sánchez Alvarado, quien propios y extraños aseguran será el próximo director general de Jurídico y Gobierno, el problema es que este personaje tiene dos demandas activas en contra de la propia alcaldía Milpa Alta ¡zas!

La primera se trata de un juicio de amparo ante el Tribunal de Justicia Administrativa TJ/II-304/2021 en contra de la construcción de la Coordinación Territorial en San Antonio Tecómitl y la segunda, de 2015, es un juicio de carácter laboral ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje por despido injustificado.


Te sugerimos: [OFFTHERECORD] Los tórtolos de Milpa Alta


Y es que Sánchez Alvarado trabajaba en la alcaldía bajo el esquema de estructura, espacios considerados de confianza, por lo que se puede prescindir en cualquier momento de sus servicios, pese a eso, aún reclama el pago de más de 160 mil pesos, por sueldos caídos, horas extra y vacaciones.

El meollo del asunto es que de ser nombrado como nuevo titular de Jurídico y Gobierno será juez y parte, y una de sus primeras tareas será pagarse todos sus adeudos reclamados; no cabe duda que el que reparte y comparte, se queda con la mayor parte.

Quizá la alcaldesa electa deba reconsiderar sus decisiones y designar un gabinete con mejor reputación y honorabilidad rumbo a su toma de protesta este 1 de octubre, o de lo contrario, quedará chamuscada antes de las fiestas navideñas ¡ups!