Morena, el partido que reparte y comparte

5 diciembre 2017 2:22 pm

Pregunta: ¿alguien sabe qué pasó con las famosas encuestas con que el partido de Andrés Manuel López Obrador definiría, desde hace un mes, las candidaturas a jefes delegacionales y diputados locales?

En el olvido quedaron todos los papelitos que diputados  y líderes sociales mandaron hacer con su nombre, la foto de AMLO y la frase de: “si a tu casa toca la encuesta, fulanito de tal es la respuesta”.

Y es que en vez de hacer una tómbola como hace tres años o medir a sus precandidatos a puestos de elección popular en un sondeo de conocimiento, Morena construirá sus bases con acuerdos a largo plazo.

Tal es el caso de la delegación Cuauhtémoc, donde en primera instancia dejaron fuera al candidato de Ricardo Monreal, el asambleísta Néstor Núñez, mientras al actual delegado se le bajaba el berrinche por perder la postulación a la jefatura de Gobierno de la CDMX.

Le dieron juego a José Alfonso Suárez del Real y posteriormente ofrecieron el lugar a Dolores Padierna; la negociación, ahora que ya están todos definidos es que la esposa de René Bejarano regrese a la Cámara de Diputados.

Mientras que Néstor iría como candidato a alcalde por la delegación Cuauhtémoc y,  en compensación, el recién enrolado Antonio Padierna, sería el abanderado para la alcaldía de Azcapotzalco.

De esta forma, tendrían amarrados al grupo de Monreal y a los bejaranistas, al tiempo que el actual delegado en Cuauhtémoc estaría buscando un escaño en la Cámara de Diputados o el Senado de la República.

En Gustavo A. Madero se trata de un tema de lealtades, y Ramón Jiménez será otra vez quien intente sacar de la demarcación al perredista Víctor Hugo Lobo.

En tanto que el dilema está en la delegación Miguel Hidalgo, pues Víctor Hugo Romo lleva una negociación avanzada, pero los marcelistas están impulsando al senador Mario Delgado. 

Para nadie es un secreto que el ex jefe de Gobierno tiene una fijación por esa demarcación y por eso contendió por esa delegación de la mano de Ana Gabriela Guevara en 2009.

Romo, en tanto, tiene un vínculo cercano con el hombre de las finanzas de Andrés Manuel López Obrador, por lo que esa candidatura será una decisión complicada, ya que Romo está mejor posicionado que Delgado.

Por eso, como en todo partido político, desgastarse en las famosas encuestas no es más que otro capítulo de la política ficción de la que tanto se ha hablado.

Comentarios