La tarea de Eruviel contra el Frente en la CDMX

15 noviembre 2017 7:59 pm

Antes de definir la estrategia para vencer en las urnas a la virtual candidata a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México por Morena, Claudia Sheinbaum, el Frente Ciudadano por México debe vencer a otro adversario: Eruviel Ávila.

Resulta que el ex gobernador del Estado de México realmente llegó a la CDMX a amalgamar la estructura priista que se acentúa en las delegaciones Magdalena Contreras, Cuajimalpa y Milpa Alta.

A primera vista parecería algo sin mayor trascendencia; sin embargo, no es así. Y es que el jefe delegacional en La Magdalena Contreras, Fernando Mercado, y el diputado local, Adrián Rubalcava, tienen un pie en el FCM de la capital del país.

Hasta la última semana de octubre, la alianza del PRD, PAN y MC tenía pláticas más que avanzadas para que el PVEM se sumara de lleno a esta coalición de partidos.

Ello implicaba dos cosas, que Fernando Mercado se pasara a las filas del PVEM y bajo el membrete del Frente pudiera retener la demarcación y hasta alcanzar una diputación.

También que el asambleísta Fernando Zárate sea el abanderado a la delegación Álvaro Obregón por la misma vía y que, a cambio, el diputado Leonel Luna llegue al Senado.

Para cerrar con broche de oro el acuerdo, el priista Adrián Rubalcava se convertiría en el candidato a la jefatura delegacional de Cuajimalpa, bajo las siglas del Partido Acción Nacional y avalado, obviamente, por la alianza de partidos.

En el CEN del PRI se enteraron de esta jugada, y la respuesta fue enviar a Eruviel a presionar a sus pupilos para que bajo ninguna circunstancia abandonen el barco tricolor.

Por esa razón, el Frente Ciudadano por México tuvo que cancelar la presentación que tenía contemplada para el lunes 6 de noviembre en el INE, en la que buscaba mostrar su fortaleza. Ahora las pláticas con los priistas desaparecieron y su salida del PRI es un incierto.

Para el tricolor, que está en el papel de que siempre sí le alcanza para retener la presidencia de la República seis años más, es vital tener a todos sus militantes unidos.

A Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre le conviene la alianza de facto con el Frente, pero la reactivación de alguna denuncia podría haberlo hecho cambiar de opinión, y limitarse a atender las instrucciones del partido que lo vio nacer.

En el caso de Rubalcava, la historia, dicen, va por el mismo camino, así que si el frente amplio democrático de la CDMX quiere trascender, primero tendrá que sacudirse la figura del único hombre que logró romper el dique del Grupo Atlacomulco.

Comentarios