Mikel, el de la cara de “yo no fui”


Dicen por ahí que además de descubrir datos curiosos –como eso de que en la CDMX hay mucho tráfico–, el candidato del PRI a la jefatura de Gobierno, Mikel Arriola ya agarró ritmo en aquello de realizar mítines con acarreados.

Y es que además de obligar a los trabajadores del IMSS a asistir a sus eventos de campaña, el pasado fin de semana intentó lo mismo con los sindicalizados del ISSSTE, al convocarlos a una jornada de activación física.

Según sus estimaciones asistirían cerca de 12 mil empleados de Gobierno, pero ni con la presión del líder charro, Luis Miguel Victoria Ranfla lograron acarrear más de 400 trabajadores. ¡Pffff!

Nos cuentan Off The Record que la rabieta de Mikel desapareció tan pronto como le explicaron que la negativa de los burócratas a apoyarlo se debe a otra de las tranzas del viejo PRI. ¡Tómala!

Resulta que el ISSSTE aún no les había pagado los 11 mil 200 pesos en vales, que deben cobrar como parte de sus prestaciones de fin de año y sin que nadie les diera una explicación.

Quienes conocen las entrañas de asunto señalan el fétido olor a fraude millonario entre el ex director, José Reyes Baeza y la dirigencia sindical, el cual sólo se pudo disimular con el pago urgente de los vales que comenzó hoy y con cheques del la institución.

En los pasillos del ISSSTE lo único que tienen claro es que les dieron unas tarjetas sin saldo, de una empresa fantasma y que la licitación la ganó otra compañía que nadie sabe que papel jugó.

Mientras tanto, a Mikel Arreola sólo le quedó recitar la famosa canción de Pedro Fernández: “si te vienen a contar cositas malas de mi, manda todos a volar y diles que yo no fui”.

Pero por más que el candidato y la cúpula del tricolor digan “ay mamá que yo no fui” y eso de “tu me tienes que creer a mi”, la verdad es que todos ellos “sí tienen cara de pirulí” ¡zas!

 

CAMBIOS DE ÚLTIMA HORA

A unos días de que termine el plazo de registro de candidatos a puestos de elección popular ante el Instituto Electoral de la Ciudad de México, los cambios de última hora se siguen dando en el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Primero fue Julio César Moreno, quien tuvo que redireccionar sus aspiraciones hacia la aún delegación Venustiano Carranza y después la ex jefa delegacional, Elizabeth Mateos apuntar hacia la demarcación Iztacalco.

Dicen los que saben, que el último damnificado de estos manotazos se llama Miguel Ángel Vásquez Reyes, quien recientemente fue nombrado jefe de Gabinete del Gobierno de la CDMX.

Hasta hace unos días aspiraba, por enésima ocasión a una diputación local, ahora Congreso de esta ciudad capital, y ya hasta lo habían  puesto en el número tres de la lista plurinominal del Frente.

El premio por darle gobernabilidad a Miguel Ángel Mancera desde la subsecretario de Administración y Capital Humano de la Secretaría de Finanzas del Gobierno de la Ciudad de México ya se diluyó.

La cúpula del sol azteca consideró de último momento dejarlo en la administración para operar la campaña de Alejandra Barrales y los candidatos a Alcaldes debido al historial que dejó en el IECM, donde en 2012 se trajo asoleado al arbitro de la contienda.

Nos cuenta Off The Record que con esta decisión sus enemigos no saben si reír o llorar, porque si bien se quedó fuera, ellos saben que tiene la mano pesada. ¡Glup!