Yasmín Esquivel, la incómoda ministra cercana al Gobierno de México

Yasmín Esquivel fue cuestionada por un posible conflicto de interés debido a que su esposo, José María Rioboó, es un hombre cercano al Ejecutivo federal.

POR: Gonzalo Reyes y Francisco Pazos

En 2012, cuando el sexenio de Marcelo Ebrard en el Gobierno de la Ciudad de México terminaba, un grupo de vecinos y la asociación ambientalista Greenpeace exigían que una magistrada se excusara de votar en la resolución de una controversia por la construcción de la Supervía Poniente.

Esa magistrada era Yasmín Esquivel Mossa, recién electa ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) entre velos de falta de independencia y principalmente de conflictos de interés, por ser la esposa del contratista, José María Rioboó.

Los cuestionamientos hacia la nueva ministra de la Corte durante el proceso de selección y las comparecencias en el Senado de la República no resultaron per se de su matrimonio, sino de un posible conflicto de interés ya que su cónyuge es un hombre cercano al presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Pero Rioboó no es el único que ha sido cercano al presidente en su pasado como jefe de Gobierno o al equipo que ahora conforma su gabinete, la misma ministra tiene lazos tenues que la unen con el titular del ejecutivo federal.

Esquivel Mossa colaboró como asesora con el presidente López Obrador. Además, fue coordinadora de asesores del subprocurador de Asuntos Jurídicos y Política Criminológica de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal en 1992.

Su carrera en la esfera pública la llevó de 1994 a 1997 a trabajar en la Secretaría Técnica de la Comisión de Hacienda de la I Legislatura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Fue en 2004 cuando comenzó su carrera en el poder judicial en el entonces Distrito Federal, como magistrada Unitaria de los Tribunales Agrarios, cargo que ocupó hasta 2009.

Ese año fue nombrada magistrada de la Sala Superior del Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Distrito Federal, cargo que ocupó como presidenta hasta este martes.

En cuestión académica, es licenciada en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Además, cuenta con tres especialidades en derecho administrativo, derecho fiscal y en el sistema financiero mexicano, otorgadas por la Universidad Panamericana.

-Conflicto de interés-

La nueva ministra de la SCJN fue cuestionada por su relación conyugal con uno de los constructores que han permanecido más cerca del presidente López Obrador, en una relación que se remonta a los años del ejecutivo como jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Rioboó ha sido cuestionado por haber recibido de la administración de López Obrador cuatro contratos para ejecutar obras viales en la capital del país en procesos de adjudicación directa por 170 millones de pesos.

El vínculo saltó durante la pasada elección de julio y desde entonces, López Obrador buscó desmarcarse del empresario, incluso aseguró que sus empresas no tendrían lugar en la ejecución de proyectos del Gobierno federal.

Sin embargo, cuando el presidente anunció la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y en su lugar la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, el apellido Rioboó volvió a saltar pues sería el empresario el elegido para diseñar el plan maestro de la también cuestionada terminal aérea.

-Relación complicada-

Algo más apuntaría a la libertad con la que Esquivel Mossa llega a la SCJN. Tal como lo hizo público la ahora ministra durante su comparecencia ante el Senado de la República, fue durante su gestión como presidenta del Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México, que un juez de esta instancia resolvió en favor de Rioboó.

Por estos reclamos, que fueron revelados por la revista Proceso, Esquivel Mossa aseguró a los legisladores que su presidencia en el TJACDMX no la colocó en un posible conflicto de interés por esa resolución que favoreció a su pareja.

De acuerdo con la investigación, Rioboó participó en la construcción de la Supervía Poniente, proyecto que autorizado por el entonces jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, ahora secretario de Relaciones Exteriores.

La construcción de la Supervía Poniente estuvo plagada de protestas y de recursos que vecinos y organizaciones civiles interpusieron en el entonces Tribunal de lo Contencioso Administrativo del DF, hoy TJACDMX; en el que Esquivel Mossa se desempeñaba como presidente de la Sala Superior, por lo que desde entonces los inconformes solicitaron que la jueza se excusara del caso.

Sin embargo, la entonces magistrada ignoró las exigencias de los quejosos y se sumó a la votación para resolver en favor de la empresa de Rioboó una resolución que previamente el tribunal había juzgado en su contra.

El matrimonio Esquivel-Rioboó se creó hace siete años, de acuerdo con declaraciones hechas por la ahora ministra; cuando “ya tenía una vida profesional consolidada”, aseguró.

Esquivel Mossa fue electa por el Senado de la República con 95 votos a favor, en una segunda ronda de votaciones, y aunque el voto es secreto por tratarse de una decisión de conciencia, los acuerdos apuntarían a que la bancada del PRI habría sido la que cedió a la presión de la fracción mayoritaria de Morena, que lidera el senador, Ricardo Monreal.

La nueva ministra ocupará el cargo de la ministra, Margarita Luna Ramos, por 15 años; con su llegada, el Pleno de la SCJN queda integrado en su totalidad.

Te puede interesar:

Recibe AMLO a representantes de la comunidad judía para estrechar lazos

INE avala coalición Morena-PVEM-PT para gubernatura de Puebla

Se desata balacera en Oxxo de Venustiano Carranza; hay un muerto y un herido

TE INTERESA