Un error cancelar estancias infantiles; dejaría en desigualdad a miles de madres: Lía Limón

Foto: Milenio

Limón fue una de las funcionarias que inició el programa de estancias infantiles, ante el anuncio; consideró que al presidente le falta estrategia.

Han sobrevivido dos sexenios, el panista que las vio nacer y el de Enrique Peña Nieto, al que le pareció un programa exitoso que debía conservarse; en las estancias infantiles, que ahora el presidente Andrés Manuel López Obrador planea eliminar, se atiende a unos 330 mil niños mientras sus madres se van a trabajar.
“Cancelarlo es una estupidez que va en contra del interés superior de la niñez”, dice Lía Limón, a quien hace 12 años le tocó echar a andar el programa.
“Es absurdo que, sin conocer el programa, sin conocer a las responsables, sin llegar a las madres trabajadoras tener, sin tener testimonios, decidan cerrar este programa. Me parece muy grave que pretendan cancelar una política pública que ha sido exitosa hasta el día de hoy y que dejaría en condiciones de desigualdad a muchas madres trabajadoras”, arremete.
En su tradicional conferencia matutina del 7 de febrero, López Obrador anunció que ante las irregularidades encontradas en el manejo de las estancias infantiles, su gobierno tomó la decisión de cancelarles el apoyo y de entregar directamente a los padres de familia mil 600 pesos bimestrales por niño, que podrán destinar para su cuidado mientras salen a trabajar.
“Son alrededor de 300 mil niños los inscritos en las estancias, se encontró de que hay informes adulterados, que no son en todos los casos los niños que se registran y otro tipo de irregularidades, entonces la decisión es entregarle a los papás de los niños el apoyo, se les va a entregar mil 600 pesos cada dos meses por niño, si una familia tiene dos, pues es el doble”, dijo el mandatario.
Para Limón, resulta aún más grave que el argumento sea la corrupción: dice que esa aseveración se base en informes de la Auditoria Superior de la Federación (ASF), quien se encargó de auditar apenas el 1.8% de los 4 mil 70 millones de pesos que recibe anualmente el programa.
La solución, piensa, sería sancionar a las estancias infantiles que han actuado de manera incorrecta.
“Han salido a decir que las listas de asistencia están infladas, si ese es el caso en algunas estancias, que las sancionen y que a los niños los reubiquen en otras”, agregó.

-Menores en riesgo-

Las estancias infantiles surgieron por iniciativa del ex presidente Felipe Calderón y de su esposa Margarita Zavala; durante la transición con el gobierno de Vicente Fox, tocó a Ernesto Cordero diseñar el programa que después operó Beatriz Zavala, como Secretaria de Desarrollo Social.
Limón llegó para ser directora de Políticas Sociales de esa dependencia, a ella le tocó operar y ver cómo fue creciendo y desarrollándose el programa.
La también ex diputada por el Partido Verde cita datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval): 93% de las madres trabajadoras considera el programa como exitoso; el 95% dicen que sus hijos han evolucionado en lenguaje, habilidades sociales y desarrollo motriz; el 72% de las madres encontraron un empleo después de dejar a sus hijos en las estancias infantiles; el 93% de ellas mantuvieron su trabajo y el 34% considera que de cerrar las estancias, tendrían que dejar de trabajar.
El resto, señala Limón, no puede dejar de trabajar y estaría obligada a dejar “encerrados o amarrados” a sus hijos o bien, exponerlos al riesgo de llevarlos a sus lugares de trabajo.
“Recuerdo el testimonio de una mujer que trabajaba en una cafetería, se llevó a su hija y sin que ella se diera cuenta, la niña se tragó el dinero y estuvo a punto de morir; estaba en una estancia infantil de Álvaro Obregón, la niña se llama Renata. Hay muchas historias de accidentes si los niños no están en un lugar seguro, es una irresponsabilidad de este gobierno”, indicó la ex legisladora.
“Además, han dicho que le van a dar el dinero directamente a las madres, es muy probable que las madres utilicen ese dinero para otros gastos y hay otro punto importante, el apoyo no es para las estancias es para las madres trabajadoras, se transfiere a las estancias, pero la madre elige a qué estancia lleva a su hijo, nadie le determina a qué estancia debe llevarlo”, apunta.
De acuerdo con los datos de Limón, en el país existen nueve mil 500 estancias infantiles en las que se atiende a unos 330 mil niños en más de mil 200 municipios, es decir, en el 53% de los municipios de todo el territorio.
“Hay estancias en Zinacantán, en Chenaló; la de Zinacantán lleva 11 años operando, es de una mujer psicóloga que ya está certificada en la validación de los niños para el primer año preescolar. Las estancias infantiles es uno de los primeros y escasos programas enfocados a la primera infancia, su cancelación implicaría dejar a 330 mil niños sin un espacio seguro y a las madres sin la posibilidad de contar con estos espacios para sus hijos”, apuntó.

-Contradicciones-

El 1 de diciembre en el Zócalo, López Obrador dijo frente a miles de personas: “Reafirmo nuestros compromisos, puntualmente” y leyó una larga lista de 100 acciones que llevaría a cabo durante su gobierno; en la número tres comprometió: “Se mantendrán las estancias infantiles de la antigua Secretaría de Desarrollo Social”.
“Yo no sé porque hoy decide incumplirlo, será porque no le alcanza el dinero para darle a los jóvenes que no trabajan y se lo quita a los niños y a las madres que si trabajan y necesitan de este apoyo para seguir trabajando. Pero claro, como son niños que no están en edad de votar, demandar y exigir, pues a este gobierno no les importan”, dice Limón.
La ex funcionaria también ve contradicción en la actitud de Clara Torres, directora de Centros de Bienestar Infantil de la Secretaría del Bienestar, que encabeza María Luisa Albores.
“Me llama mucho la atención leer declaraciones en 2017, hace apenas dos años de la que ahora es directora del programa, de Clara Torres, diciendo que el programa de estancias infantiles es exitoso, que funciona muy bien y que lo que se debería hacer es dar más apoyo y que hoy, este sentada en un escritorio, callada y sin abrir la boca”, expuso.
El 28 de octubre pasado Torres tuiteo: “Acepte ser directora de estancias infantiles. Debo reconocer que al menos con María Luisa Albores y Ariadna Montiel (subsecretaria de Bienestar) lo más importante es ser humanistas, sencillos y comprometidos con la población objetivo, con nosotros su equipo y ahora hasta con la caravana migrante”. 
 
Limón acepta que mientras estuvo al frente del programa, llegó a conocer casos de estancias infantiles que operaron con alguna irregularidad, a ella misma le tocó dar de baja un local aunque no recuerda el nombre ni su ubicación. “Seguramente en algunos estados hay supervisores que detectaron algún detalle de este tipo y lo atendieron, a mi me tocó dar de baja una estancia en alguna ocasión”.
Las irregularidades, sin embargo, “no eran el común denominador, el común denominador es que quienes operan este programa son mujeres de la misma comunidad que tiene hijos de madres de esa misma comunidad, es un esquema de apoyo comunitario, es un programa que genera vínculos comunitarios, donde las responsables saben qué hacer porque muchas de ellas son madres. Atienden al niño con el mismo amor con el que la madre lo deja para irse a trabajar”.
Organizadas en un movimiento nacional de estancias infantiles, mujeres de todo el país buscan convencer al presidente de regresar los recursos al programa. Limón dice que, por su parte, seguirá apoyando de manera incondicional el movimiento y no descarta que para evitar la cancelación del programa, se pueda apelar a una instancia internacional.
“Aquí no es un tema de partido ni de color, las propias responsables de estancias están viendo qué medidas tomar y no sólo ellas también las madres trabajadoras. Por supuesto yo las apoyo, con todo lo que pueda, si se requiere, si deciden recurrir a instancias internacionales y necesitan y quieren acompañamiento, por supuesto que por mi parte lo tendrán”, agrega.
Apenas el jueves, en el Senado de la República se aprobó de manera unánime un exhortó a la Secretaría de Hacienda para que reasigne los 2 mil millones de pesos que había recortado a las estancias infantiles, y a la Secretaría de Bienestar para que emita a la brevedad las reglas de operación y a revisar la transparencia del programa.

TE INTERESA