Narro pide que líder del PRI no use al partido como trampolín político y electoral

El aspirante a dirigir el PRI descartó que se vaya a bajar de la contienda y pidió al resto de los participantes, que se comprometan con la militancia.

El próximo líder nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) debe renunciar a cualquier aspiración política, ya sea en las elecciones intermedias de 2021 o en las presidenciales de 2024.

Leer más: [VIDEO] José Narro, ex rector de la UNAM, va por dirigencia del PRI

Así lo consignó el aspirante a dirigir el PRI, José Narro Robles, quien exhortó al resto de los competidores a que hagan pública su renuncia a candidatearse y utilizar la presidencia tricolor como plataforma o trampolín para ocupar cualquier cargo público o de representación.

“Quien aspira a dirigir al partido no puede estar esperando tener un premio de consolación. No se trata de un proceso en donde el azar defina si tendremos la oportunidad de dirigir al partido o si vamos a tener otra posición. Los aspirantes debemos tener un compromiso ético con la militancia”, aseguró el ex rector de la UNAM.

Narro aseguró que en el PRI “ya no caben quienes aspiran a algo para utilizarlo como trampolín para llegar a otra posición”, por lo que reiteró que quien ocupe finalmente la presidencia nacional debe asegurar al priismo que permanecerá al frente del tricolor.

Mientras el también ex secretario de Salud espera que el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) defina las fechas y mecanismos para el proceso interno de elección, Narro tiene claro que si el priismo quiere recuperar la influencia política que perdió en 2018, debe apostar por la unidad.

“Quiero ser presidente del PRI porque creo que puedo ser factor de unidad. Es mi compromiso, no tengo intereses personales, no quiero estar en la boleta; estoy persuadido: no quiero estar. Punto. Mi compromiso es que, independientemente del resultado, no quiero ir por el premio de consolación”, expresó en conferencia de prensa convocada por el grupo Priistas Unidos X la CDMX.

Después de los resultados electorales de julio de 2018, el PRI tuvo dividendos más que negativos, que minaron su militancia y generaron molestia entre las bases, por los números que Narro calificó como “el peor que se ha tenido en la historia del partido”.

De frente, al 2021, estará en juego 13 gubernaturas, la renovación de 500 diputados federales; además de legislaturas locales y otras tantas decenas de presidencias municipales, a las que apunta el PRI.

Narro no se apresura a emitir un pronóstico o fijar una meta en caso de que logre la presidencia tricolor, al contrario, reconoce que en el PRI se han cometido errores y actos de simulación, y que es necesario terminar con esos vicios y demostrar que el priismo puede hacer las cosas de otra forma.

“Los priistas tenemos que entender que no hay tiempo que perder, que tenemos que trabajar en esa dirección. Lo que importa no son los intereses de una persona o un grupo, que lo que interesa es el partido y que tenemos que avanzar en este proceso interno mandando mensajes claros de cambio”, apuntó el aspirante.

“Si somos capaces de conseguir esto; si no se profundizan las divisiones, si no hay encono ni enfrentamiento y mandamos esos mensajes, el resultado electoral (en 2021) va a ser diferente”, aseguró.

Finalmente, Narro descartó los rumores que señalaron que renunciaría a la carrera por la presidencia nacional del PRI y reiteró que sus aspiraciones se sujetan en motivos personales, y no en intereses de grupo, ya sean asociados al ex presidente Enrique Peña Nieto o al actual presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Te puede interesar: 

30 países participarán en el congreso mundial de prevención contra las adicciones

Carmen Campuzano pide a AMLO encabezar Comisión Nacional contra las Adicciones

Nuevo centro especializado en adicciones

TE INTERESA