‘Fenómeno AMLO’ en aeropuertos “es horrible”; así de difícil es volar con el Presidente de México

“Es horrible que venga en mi vuelo. La gente no hace caso de las indicaciones, se para de sus asientos, incluso en turbulencias…»

Viajar con el presidente Andrés Manuel López Obrador en un vuelo comercial es muy complicado, pese al gusto que representa para las personas que llegan a estar a su lado, revela una azafata identificada como Alejandra Martínez.

De acuerdo con la historia documentada por la agencia de noticias AFP, el hecho de que el mandatario se preste a escuchar peticiones y selfies sin distinción alguna, para azafatas y personal de seguridad puede llegar a ser un dolor de cabeza.

“Es horrible que venga en mi vuelo. La gente no hace caso de las indicaciones, se para de sus asientos, incluso en turbulencias, y la prensa no entiende que sus cámaras se pueden convertir en proyectiles en caso de que el avión sufra un imprevisto. Espero que nunca viaje con mi familia”, indicó.

-Situaciones-

En esta casa editorial enumeramos en enero pasado seis situaciones clave que ponen en riesgo a AMLO cada que toma un vuelo comercial:

Leer más: Seis situaciones clave que ponen a AMLO en peligro cada vez que aborda un vuelo comercial

Ausencia de custodia armada

Imposibilidad para que el presidente viaje al país con urgencia si lo necesita

Exposición a un paro de trabajadores que entorpezca la agenda oficial

Falta de comunicación en pleno vuelo

Aunque AMLO no es el primer mandatario que ha optado por no usar una flota a cargo del Estado. El año pasado, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, tuvo que utilizar aeronaves no oficiales debido a que no contaba con un avión que lo trasladara para cumplir con su agenda internacional.

-Seguridad necesaria-

En ese lapso, el equipo de seguridad del mandatario obtuvo al menos tres informes con información que evidenciaba riesgos, por lo que le hicieron varias recomendaciones al argentino.

Al respecto, un escolta de AMLO también expresó a la agencia internacional que “cuando tiene que atravesar todo el aeropuerto para abordar es lo peor… la gente se le abalanza.

“Si un día alguien quiere hacerle algo no podremos impedirlo porque no le gusta que lo custodiemos”, reveló.

Cuestionado por las medidas de protección que toma, el Ejecutivo respondió que traía mucha protección y le mostró amuletos e imágenes que carga siempre consigo. “Traigo mucha protección. Ese es un ¡detente! Detente, el corazón de Jesús está conmigo”.

Con información de AFP

TE INTERESA