El proceso para obtener la custodia de un hijo puede tardar 10 años

Los juicios se extienden no sólo por el largo proceso para el desahogo de pruebas o porque las parejas no quieren llegar a un acuerdo.

Cuando la madre no respeta el régimen de convivencia con los hijos acordado tras el divorcio, el proceso para que un padre obtenga la custodia puede tardar hasta 10 años, coincidieron especialistas en derecho familiar.

Los juicios se extienden principalmente por dos razones: el largo proceso para el desahogo de pruebas y porque algunos abogados que, faltando a la ética, privilegian los intereses de los padres sobre el bien superior de los menores negándose a llegar a un acuerdo justo o equitativo para ambas partes, señaló Susana Paredes, especialista en Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Un abogado no debe observar el interés de los adultos, la recomendación debe ir en el sentido de procurar el bienestar integral del niño que luego es usado como botín”, indicó la especialista.

El 25 de abril pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) falló a favor de dar la custodia al padre en los casos en los que la madre no respete el régimen de convivencia acordado, es decir, a aquellas mamás que impidan a los papás ver a sus hijos, aunque también aplica a la inversa, sólo que el número de casos es menor.

Leer másPerderán custodia mamás que impidan a papás ver a sus hijos: Corte

Se estima que 90 % de los juicios de guardia y custodia se resuelven en favor de la madre, aun cuando no sea la más apta para cuidarlos. Las cifras son un registro de la Asociación Mexicana de Padres de Familia Separados (AMPFS), institución especializada desde hace más de una década en casos de alienación parental y padres obligados a vivir lejos de sus hijos.

Del total de personas que llegan a esta institución en busca de asesoría, 80 % son hombres.

Inventar falsas situaciones de violencia hacia la mujer o los hijos, cambiarlos de domicilio, decir que están enfermos o no llevarlos a la escuela los días que toca la visita del padre que no tiene la custodia, y generar una imagen negativa en torno al otro tutor, son algunos recursos que especialistas, tanto del área jurídica como sicológica, han observado que utilizan algunos padres como forma de venganza contra ex parejas.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) 88% de los divorcios se llevó a cabo a través de un juicio donde se disputa la custodia.

Mientras que cifras del despacho Ortiz Rubio Legal indican que 70 % de los juicios por guardia y custodia se llevan a cabo por motivos de venganza y  60 % de éstos son interpuestos por mujeres.

Realidad supera la norma

Alejandro Heredia, director de la Asociación Mexicana de Padres de Familia Separados (AMPFS), es una historia viva en la que las diferencia con la mamá de sus hijos, lo llevó a enfrentar una denuncia penal, para que no pudiera verlos.

En 2011, Heredia buscó a la policía cuando ocurrió un evento de agresión con su pareja. Aún cuando él había sido el denunciante, fue  detenido y canalizado al Centro de Atención a Violencia Intrafamiliar, ante la falta de pruebas para procesarlo. En este sitio le dijeron que “no era un lugar para hombres”.

Después de ese episodio y de que un agente de investigación comenzó una indagatoria que llevó a un juicio por la custodia de un menor, se logró una sentencia de mutuo acuerdo; sin embargo, “mi ex mujer no cumplió con lo convenido”.

Heredia inició una lucha jurídica en la que fue acusado de lastimar a su hijo, situación que lo separó aún más, porque la familia de su ex pareja buscaba crear un proceso de “alienación parental” en el menor.

Te sugerimosSuprema Corte anula síndrome de alienación parental como causa de pérdida de patria potestad  

De acuerdo con Hugo Montaño, abogado de AMPFS, la alienación parental ocurre cuando un padre crea en los niños situación de aversión hacia su otro progenitor.

Agregó que mujeres y hombres divorciados manipulan de facto a sus hijos para que no se cumpla el régimen de convivencia con cualquier pretexto, incluso fingen enfermedades.

Y aunque desde 2017, en la Ciudad de México la alineación parental ya no se utiliza como elemento jurídico que los jueves tomen en consideración en un pleito de custodia, sigue siendo una de las acciones más comunes de los padres que no quieren que el otro progenitor vea al menor en disputa.

En el caso de Heredia, tras los peritajes correspondientes, se comprobó que el activista no agredió al menor; sin embargo, su hijo ya lo rechazaba.

Entonces se unió con otros padres en un movimiento, que más tarde se convirtió en la AMPFS, con la que logró ver nuevamente a su hijo y que el Tribunal Superior de Justicia retomara el caso en 2004.

día de Reyes niños con juguetes, el big data mx, big data

Foto: José Luis Villa

Desde entonces, AMPFS se dedica a ayudar a hombres y mujeres, tanto legalmente como psicológicamente, cuyas ex parejas les niegan el régimen de convivencia sin justificación.

Aún con la ayuda de AMPFS, los juicios pueden tardar hasta diez años, pues según Montaño, ninguno de los padres quiere llegar a un acuerdo, y en muchos casos, cuando ya existe una sentencia, el hijo ya es mayor de edad y puede decidir libremente.

TE INTERESA