AMLO da por derrotados a sus adversarios durante informe de Gobierno

Foto: Especial

En su Primer Informe de Gobierno, el presidente AMLO estuvo acompañado por empresarios, gobernadores, actores políticos y sociales.

Para el presidente Andrés Manuel López Obrador, la oposición está completamente vencida.

Como mensaje final durante el Primer Informe de Gobierno y previo a una ola de aplausos y ovaciones en el Patio de Honor del Palacio Nacional, el mandatario  dio por derrotados a sus opositores, de quienes dijo, les ha sido imposible establecer una fuerza paralela a la nueva realidad y el último periodo neoliberal en México.

Foto: Especial.

Arropado por al menos 200 oficiales del Ejército y la Marina, además de gobernadores, secretarios de estado, empresarios, líderes campesinos y activistas, López Obrador dijo que no se burlaba de los conservadores que se oponen al cambio, por el contrario, busca que no desaparezcan las protestas legítimas y el reclamo ciudadano.

“Los conservadores que se oponen a cualquier cambio verdadero están nerviosos e incluso fuera de quicio, sin embargo, no han podido constituir, esto lo celebramos, para que no se pueda crear un grupo o una fracción con la fuerza de los reaccionarios de otros tiempos.

“Además lo digo con respeto, no quiero que se entienda como un acto de prepotencia o una burla, es lo que estoy percibiendo, están moralmente derrotados”, dijo como mensaje final en su Primer Informe de Gobierno.

Como si se tratara de un acto profetizado,  menos de mil personas iniciaron “La Megamarcha” del Ángel de la Independencia al Monumento de la Revolución para exigir al presidente cuentas claras en el Primer Informe de Gobierno.

Esta manifestación no alcanzó un gran eco y estuvo  encabezada por los opositores de López Obrador que en algunos casos no lograron un escaño o un cargo público como es el caso de la Organización Futuro 21 encabezada por Jesús Ortega y  Jesús Zambrano y que buscan constituirse como partido político.

La manifestación comenzó su marcha a  las 11:30 horas desde el Ángel de la Independencia hasta el Monumento a la Revolución, justo en el momento cuando López Obrador rendía su informe.

El evento comenzó a las 11:02 horas y López Obrador habló por un lapso de una hora con 47 minutos, tiempo en el que destacó el combate al robo de combustible, la creación de la nueva refinería en Dos Bocas Tabasco, los programas sociales que se reparten por todo el país, la venta de alhajas y propiedades del crimen organizado para entregarlo a los pobres mediante apoyos.

Aunque aseguró que el crecimiento económico de México no ha sido significativo y el índice de violencia no ha disminuído, confió en que las acciones que se implementan para garantizar la paz en compañía de la Guardia Nacional darán resultados.

Se trató de un informe austero, no hubo banquetes para los invitados, ni meseros que corrieran de un lado a otro para servir a los invitados especiales, por el contrario, todos aguardaban bajo los rayos del sol que traspasaba el domo del Patio de Honor y de momentos colocaban la palma de su mano en forma de visera para taparse del sol.

En el patio se pudo observar a Carlos Slim, quien saludaba efusivamente a otros empresarios y Gobernadores, y no es para menos, pues López Obrador dirigió unas palabras al hombre más rico de México para agradecerle por el trabajo que pretende realizar con el Gobierno mexicano y el Consejo Coordinador Empresarial para promover el desarrollo económico del país.

Quiene salió con la frente en alto fue  la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, por segunda ocasión el presidente hizo mención a ella durante el informe de labores, la última ocasión lo hizo el dos de julio al cumplirse un año del aniversario de su elección, lugar donde le levantó la mano.

Sheinbaum se limitó a sonreír a la prensa y decirse contenta con el trabajo que emprende López Obrador.

Quien no pudo contener su orgullo fue el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, a quien López Obrador destacó por su postura firme y positiva.

Al término del informe Bartlett sostuvo que su trabajo por rescatar la CFE comienza a rendir frutos y próximamente los presentará ante el pueblo.

El que caminó a sus anchas fue el actor Jesús Ochoa, quien saludo a quien se le ponía enfrente y se tomaba fotos con quienes se lo pedían.

En diversas ocasiones ha manifestado su apoyo incondicional a López Obrador así como su simpatía por los cambios que impulsa en México, a su salida se despidió de la prensa a lado de la alcaldesa en Álvaro Obregón, Layda Sansores.

Al interior del Palacio Nacional resonaba el eco de las personas que apoyaban al mandatario durante su primer informe de labores.

Afuera, al menos 200 personas de todas las edades se conglomeran para saludar a los secretarios de estado y personajes de la vida pública del país, aunque esta ocasión no hubo televisores en las inmediaciones del Zócalo, la gente se dijo feliz con los resultados de Gobierno.

Para despedirse López Obrador aseguró a todos los asistentes que se sigue trabajando con ética y sobre todo con la voluntad política para cambiar el país.

“Afortunadamente, mientras los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados, la mayoría de los mexicanos apoya la transformación y están contentos, feliz, feliz, feliz”, dijo.

Para él, los empresarios cooperan con un mayor compromiso social al crear más empleos y pagan sus contribuciones, y a decir suyo, es un gran avance en su Gobierno para generar más cambios.

Este fue el primer informe Constitucional de Gobierno, pero López Obrador presentó su primer informe a los 100 días de trabajo y después al cumplir el primer año de haber ganado las elecciones.

Te puede interesar:

[AMLO EN VIVO] ‘Deben dejarse atrás intereses personales’; sobre ‘rompimiento’ de Morena en Senado

Renovación de la Mesa Directiva rompe bancada de Morena en el Senado

TE INTERESA