A 90 años el PRI busca reconstruirse

El lado más ensombrecido de la realidad política del PRI está en los 20 estados del país en donde el Revolucionario Institucional debió dejar el poder.

Cuando en 1989 el panista Ernesto Ruffo Appel se convirtió en el primer gobernador de la historia moderna mexicana emanado de un partido diferente al PRI, comenzó también la debacle del tricolor.

De cara a la celebración de sus 90 años, que sucederá el 4 de marzo, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) está lejos de la hegemonía que conoció durante 60 años de existencia.

Aquella época en la que todo el territorio nacional estaba gobernado por el tricolor van quedando atrás: de los 32 estados en que se divide la República, el PRI únicamente conserva 12 gubernaturas, de las cuales sólo cinco le han garantizado fidelidad absoluta.

Desde 1929, cuando surgió el Partido Nacional Revolucionario (PNR), los estados de Campeche, Coahuila, Colima, Hidalgo y el Estado de México no han conocido otros colores más que el verde, blanco y rojo del priismo.

Siete entidades han experimentado la alternancia, aunque después han sucumbido nuevamente al Gobierno tricolor: Guerrero, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

El lado más ensombrecido de la realidad política del PRI, aunque quizá para otros también sea un terreno de oportunidades, está en los 20 estados del país restantes, donde el Revolucionario Institucional debió dejar el poder.

Ahora, nueve décadas después de su creación, el PRI intenta reconstruirse: su Comité Ejecutivo Nacional discute las condiciones para renovar su dirigencia; desde el miércoles, su dirigencia y militancia se reúne en la LXIII Sesión Ordinaria del Consejo Político Nacional, donde quedará definido el método de selección del próximo líder tricolor.

Te sugerimos: [VIDEO] José Narro, ex rector de la UNAM, va por dirigencia del PRI

Fidelidad priista

Aun cuando Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, ganó en las elecciones de 2018 más de 50 municipios mexiquenses, incluidos los emblemáticos Atlacomulco, San Felipe del Progreso y Toluca, el Estado de México sigue siendo fiel al tricolor.

Desde 1925 cuando Carlos Riva Palacio –quien fuera presidente del PNR en 1933-, gobernó ya con los colores del tricolor, el Edomex ha continuado en ese camino. Para 1945, Alfredo del Mazo Vélez se convirtió en el primer gobernador mexiquense bajo las siglas del PRI y así continúa hasta nuestros días cuando otro Alfredo del mazo, esta vez Maza, sigue gobernando esa entidad.

En Campeche las cosas tampoco han cambiado; en 1928, Pedro Tello ya gobernó con las siglas del PNR. Manuel de Jesús López Hernández lo haría a partir de 1929 a nombre del PRI y después de nueve décadas, el priista Alejandro Moreno Cárdenas, ocupa la gubernatura.

Caso similar se vive en los estados de Coahuila, donde en 2017 fue elegido como gobernador el priista Miguel Riquelme Solís; en Colima, que desde 2016 lo gobierna  José Ignacio Peralta Sánchez y en Hidalgo, cuyo gobierno es ocupado, también desde 2016, por el priista Omar Fayad Meneses.

Te sugerimos: Priistas de Álvaro Obregón declinan a favor de Claudia Sheinbaum

Regreso al tricolor

Tlaxcala es el estado del país que antes de refrendar su fidelidad al PRI probó las cualidades para gobernar del blanquiazul y del sol azteca. Hasta 1999 cuando el perredista, Alfonso Sánchez Anaya se convirtió en gobernador, este estado sólo había preferido al PRI y cuando la alternancia llegó, parecía que había llegado para quedarse.

En 2005, los tlaxcaltecas intentaron nuevamente cambiar de color y llegó a la gubernatura el panista Héctor Ortiz Ortiz. La alternancia duraría sólo dos sexenios, para 2011 volvió a las filas del tricolor y eligió a Mariano González Zarur; con los colores del PRI quiso quedarse el estado y en 2017 refrendó su filiación eligiendo a Marco Antonio Mena Rodríguez.

Pero si existe un estado que poco ha resistido la alternancia ese es Sinaloa, quien sólo en 2011 probó suerte con el PAN, al elegir a Mario López Valdez. Seis años bastaron para que los sinaloenses regresaran al tricolor y en 2017 volvieron a elegir a un priista, Quirino Ordaz Coppel.

Oaxaca ha vivido un caso similar, desde que en 1925 el gobernador Genaro Vásquez ya gobernó bajo las siglas del PNR, el gobierno sólo cambió de color hasta 2010, cuando Gabino Cué Monteagudo fue elegido bajo la fórmula Unidos por la Paz y el Progreso, que integraron los partidos PAN, PRD, Convergencia y PT. Para 2016, Oaxaca sin embargo le regresó el poder al PRI y eligió a su actual gobernador, Alejandro Murat Hinojosa.

Te sugerimos: Angélica Rivera planea escribir libro sobre secretos de Peña Nieto

Poca resistencia

Otro estado que ha resistido poco sin el gobierno del PRI es Guerrero, que después de 76 años de apoyar al tricolor, eligió en 2005 al perredista, Zeferino Torreblanca y 2011, a Ángel Aguirre Rivero; el gobierno regresó al PRI en 2015 con Héctor Astudillo Flores. San Luis Potosí también sólo en 2003 eligió al PAN, pero en 2009 regresó al PRI con Fernando Toranzo Fernández y 2015, refrendó su filiación al elegir al priista Juan Manuel Carreras López.

Sonora eligió en 2009 al panista Guillermo Padrés Elías pero en 2015 volvió a la senda del tricolor y eligió a la priista Claudia Pavlovich Arellano. En tanto, Zacatecas se detentó por el PRD en dos ocasiones; en 1998 con Ricardo Monreal y en 2004 con Amalia García, pero para 2010 estaba nuevamente el PRI en el poder con Miguel Alonso Reyes y en 2016, los zacatecanos también eligieron al priista Alejandro Tello Cristerna.

Evitan al PRI

La llegada en 1989 del panista Ernesto Ruffo Appel a la gubernatura de Baja California, representó la conclusión de 60 años de hegemonía priista. Aquella victoria de la oposición sería también una lápida para el priismo de esa entidad, que desde entonces no pudo retomar su presencia: otros cinco gobernadores panistas han ocupado el gobierno, el último fue Francisco Vega Madrid, quien lo consiguió en 2013.

Pero la lista de estados que cobraron caro la supremacía priista alcanza otros 19 nombres, en ese caso están:

  • Aguascalientes
  • Baja California Sur
  • Chiapas
  • Chihuahua
  • Durango
  • Guanajuato
  • Jalisco
  • Michoacán
  • Morelos
  • Nayarit
  • Nuevo León
  • Puebla
  • Querétaro
  • Quintana Roo
  • Tabasco
  • Tamaulipas
  • Veracruz
  • Yucatán

Y por supuesto la Ciudad de México, que, con una historia democrática más joven, jamás ha elegido al PRI para ser gobernada.

Al ejemplo de Baja California, sin embargo, se sumó apenas dos años después, en 1991, Guanajuato. Ese estado también acabaría por desterrar completamente al PRI: en 1991 eligió como gobernador al panista Carlos Medina Plascencia y en 1995, lo secundó Vicente Fox Quesada, quien acabaría llegando a la Presidencia. El año pasado, el PAN siguió en el poder con Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

Otros cuatro estados del país echaron al PRI de su gobierno apenas hace dos años y terminaron con 87 años de predominio priista. En 2016, Durango eligió al panista José Rosas Aispuro como su gobernador; Quintana Roo al perredista, Carlos Joaquín González; Tamaulipas al panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca y Veracruz al panista Miguel Ángel Yunes Linares, quien sólo gobernó por un periodo de dos años con el objetivo de adecuarse al calendario de las elecciones federales de 2018; para 2018, ese estado cambió a Morena, con Cuitláhuac García Jiménez.

Te puede interesar:

El papá soltero también puede recibir apoyo del Gobierno de AMLO: aquí los requisitos

Aquí te decimos todo lo que necesitas para acceder al apoyo a madres solteras en la CdMx

Lanza Gobierno convocatoria para estudiar 42 licenciaturas gratuitas en línea

EBD

TE INTERESA