Los suspirantes

18 enero 2016 2:02 pm

En tres meses se registraron más avances que lo que obtuvo el Gobierno de Miguel Ángel Mancera en tres años: una consulta vecinal histórica –sobre el Corredor Chapultepec– y una ley de trascendencia: Médico en tu Casa.

Las jefaturas delegacionales por fin obtuvieron un importante incremento presupuestal. Incluso, se asignaron 250 millones de pesos para la movilidad no motorizada de la capital del país.

Todo eso no se podría realizar si la contienda electoral de 2015 no hubiera beneficiado a Morena, si el PAN no hubiese recuperado la delegación Miguel Hidalgo y el PRI Magdalena Contreras y Milpa Alta.

Eso, es lo que se llama equilibro de poderes, y con lo cuál vivimos un momento político que le permite a cualquiera, convertirse en el primer gobernador de la Ciudad de México.

De acuerdo con una encuesta realizada por la Secretaría de Gobernación, si hoy se celebraran nuevos comicios electorales, Morena arrasaría con la CDMX, pues tiene ¡10 puntos arriba del PRD!

Sin embargo, entre los aspirantes mejor posicionados para suceder al actual jefe de Gobierno también aparece una panista y un perredista que comienzan a despegar: Xóchitl Gálvez y Leonel Luna.

Según las encuestas por Morena, la lucha está entre Martí Batres y Ricardo Monreal. El primero cuenta con el respaldo de los afines a Andrés Manuel López Obrador y el segundo con la simpatía de los externos.

Y es que Monreal está construyendo un puente de entendimiento con Miguel Ángel Mancera y otro con el PRI vía la diputada local Dunia Ludlow, que ya se ha reunido con él en cuatro ocasiones.

Mientras que Xóchitl Gálvez es –hasta ahora– la única del blanquiazul que ha logrado despegar en las preferencias electorales.

En cuanto al PRD, Leonel Luna es la figura que logró unir a los grupos internos del sol azteca, y que con la aprobación del presupuesto 2016, se hizo de la simpatía de varios grupos de poder, tanto del PAN, PRI, y Morena.

Si algo saben en Gobernación es que cualquier paso en falso es suficiente como para descarrilar a cualquiera de sus aspiraciones, y tan sólo bastaría un golpe de suerte para meter a la pelea a los demás.

Por eso, en el Antiguo Palacio de Covián decidieron ser simples espectadores a corto plazo, afín de generar alianzas acertadas rumbo a 2018 o esperar un repunte de Mancera y sus posibles candidatos.

En cambio, los que sí se han metido de lleno al ring son los grupos vecinales, que cada vez pesan más; en hora buena por ello…

Comentarios