Laudos laborales ponen en jaque a delegados

18 febrero 2016 12:34 am

Los juicios por despidos injustificados en las administraciones delegacionales son una constante, y ante las omisiones de las áreas jurídicas o del propio delegado en turno de pagar la deuda,  un simple asunto laboral deriva en un proceso judicial que pone en riesgo la continuidad de sus sucesores.

Después de varios años, la mayoría de estos procesos ante tribunales laborales y penales, concluyen con una sentencia a favor del trabajador y las autoridades deben pagar sumas millonarias con recursos públicos por no haber atendido la sentencia en tiempo y forma.

Tal es el caso de las delegaciones Xochimilco y Miguel Hidalgo, cuyos laudos por inejecución de sentencia, delito grave, han llegado hasta la SCJN , donde incluso se analiza la destitución de los actuales delegados, Avelino Méndez Rangel y Xóchitl Gálvez Ruiz, y la aprehensión de sus predecesores, Miguel Ángel Cámara Arango y Víctor Hugo Romo Guerra, respectivamente.

En Xochimilco se echan la bolita

Xochimilco enfrenta demandas millonarias por despidos injustificadosUno de estos asuntos llegó a la Corte, pues en el año 2010 fue despedido injustificadamente un empleado que se desempañaba como Analista Técnico.

Fue en el 2014 cuando la Cuarta Sala del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje dio la razón al trabajador  y ordenó a las autoridades delegacionales regresarle su trabajo y pagarle los sueldos “caídos” y el resto de sus prestaciones.

Sin embargo, Miguel Ángel Cámara Arango, ex delegado en la referida demarcación se negó a acatar la orden dada en el juicio laboral 2115/2010, por ello, el trabajador tuvo que recurrir al juicio de amparo en contra de las prácticas dilatorias para pagarle su dinero y restablecerlo en su puesto: “de plaza 2005779, con código de puesto T03002, denominación Analista Técnico, nivel 139”.

En este sentido, a través del proceso 2805/2015 el Juzgado Sexto de Distrito en Materia del Trabajo ratificó la sentencia de la Sala de Conciliación y Arbitraje, y nuevamente envió a los actuarios judiciales para que notificaran al delegado sobre el pago del laudo, consistente hasta junio del 2014 en 476 mil, 412 pesos, suma que se ha incrementado desde ese año.

Sin embargo, el funcionario nuevamente omitió el pago de la deuda y la reinstalación del empleado, aludiendo que el despido había sido en el año 2010, cuando gobernaba Manuel González González.

Ante la imposibilidad de hacer que el funcionario cumpliera con sus obligaciones legales, el asunto llegó ante el Quinto Tribunal Colegiado, quien dio inicio el juicio 2/2015 por  inejecución de sentencia, y fue quien propuso la destitución del jefe delegacional en Xochimilco, y  envió el expediente a la SCJN para su resolución final.

“Primero.- Se dictamina que es fundado el presente incidente de inejecución respecto del Titular de la Delegación Xochimilco. Segundo.- Se propone la separación del cargo del “Titular” de la delegación Xochimilco, por haber incumplido la sentencia de amparo…Tercero.- Se ordena remitir el expediente de inejecución de sentencia en que se actúa y el juicio de amparo 2805/2014.., a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para el efecto precisado en el considerando último de este dictamen”, ordenaron por unanimidad los magistrados del Tribunal Colegiado.

El asunto se complica porque involucra a tres administraciones en la delegación,  los perredistas Manuel González y Miguel Ángel Cámara (2009-2015); y la del actual delegado, Avelino Méndez Rangel, por ello, puede llevar a la cárcel al ex delegado, quien desacató la orden judicial, ya que es considerado un delito grave y la destitución inmediata del actual delegado en la demarcación.

La Miguel Hidalgo adeuda 4 millones 

En el caso de la delegación Miguel Hidalgo se trata de un asunto laboral por despido injustificado, que llegó hasta la SCJN.

De igual forma, los delegados hicieron caso omiso de las sentencias, y ahora la propuesta del Primer Tribunal Colegiado, a través del expediente 3/2015, es destituir a la titular de la demarcación, y proceder conforme a derecho en contra de su predecesor.

Dicho juicio laboral ha pasado por diversas instancias, entre ellas la Sala del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, el Juzgado Primero de Distrito en Materia del Trabajo a través del expediente 1793/2013;  el Décimocuarto Tribunal Colegiado, a través del recurso de queja 86/2014, el Primer Tribunal Colegiado con el recurso de inejecución de sentencia 3/2015, ambos laborales, y todos ellos han fallado a favor del empleado.

En el 2004, Juan Álvarez se desempeñaba como Director de Fomento Económico y Promoción Turística delegacional y en el 2008 ganó un juicio laboral promovido por despido injustificado, por ello, tras largos procesos laborales y judiciales, quedó firme la sentencia que ordena pagar 4 millones 600 mil pesos por sueldos caídos, y prestaciones, además de restituirlo en su puesto.

En el 2014 cuando el Juzgado Primero falló a favor del empleado, el jefe delegacional, Víctor Hugo Romo, fue notificado y debería ejecutar la sentencia sin ninguna demora; sin embargo, hizo caso omiso del mandato judicial, y el quejoso apeló al Tribunal Colegiado, quien, ante la obstinación de las autoridades propuso a la SCJN la destitución y sanción penal de los responsables.

Prevén que de última hora, la Consejería Jurídica del GDF pagué los laudos antes de que la Corte se pronuncie

“Se considerará incumplimiento el retraso por medio de evasivas o procedimientos ilegales de la autoridad responsable, o de cualquiera otra que intervenga en el trámite relativo”.

“Llegado el caso, remitirá los autos a la Suprema Corte de Justicia de la Nación con proyecto de separación del cargo de los titulares de la autoridad responsable y su superior jerárquico”, dice la ley al respecto, y  es el estado actual de los presentes juicios .

Fuentes del Gobierno del Distrito Federal, quienes prefirieron el anonimato, explicaron que los laudos por despidos injustificados son comunes en todas la administraciones y dependencias, y como la mayoría de ellos los ganan los trabajadores se deben pagar cifras millonarias por malos “pleitos” que llegan hasta la SCJN, en vez de aplicar una buena política laboral.

“En estos casos lo que aplica es pagar la deuda total y restituir a la persona afectada,  antes de que haya un pronunciamiento de la SCJN, y por el cual, se meta a la cárcel al ex delegado, quien desacató la orden judicial, y se destituya al actual jefe de la demarcación, “y con ello ¡zas!, se acabó, ya no hay problema, así se resuelven las cosas”, dijo el funcionario consultado.

Comentarios