La Casa Blanca contrata a su primera empleada transexual

19 agosto 2015 12:17 pm

Raffi Freedman-Gurspan se ha convertido en la primera empleada transexual contratada por el equipo del presidente Barack Obama para trabajar en la Casa Blanca, en Washington, DC.

No es la primera persona transexual en trabajar para el gobierno de Obama, pero sí la primera en hacerlo directamente en la Casa Blanca. Otras casos han sido el de Jay Davis, en la Agencia de Protección Ambiental, y Amanda Simpson, en la Oficina de Iniciativas Energéticas del Ejército, entre otros nombramientos.

Freedman-Gurspan dejará su puesto en el Centro Nacional por la Igualdad de los Transexuales, y se integrará al departamento de Recursos Humanos de la residencia presidencial como directora de Reclutamiento.

Según Valerie Jarrett, asesora del presidente Obama, Freedman-Gurspan cuenta con el tipo de liderazgo que impulsará la administración presidencial.

“Su compromiso con la mejora de las vidas de los estadounidenses transgénero, especialmente los pertenecientes a minorías raciales o en condiciones de pobreza, refleja los valores de este equipo”, destacó Jarrett.

Por su parte, Mara Keisling, la directora del centro donde trabajaba Freedman-Gurspan, dijo que la contratación de su “amiga” inspiraba a todos en la comunidad trans.

“El presidente Obama ha declarado en muchas ocasiones que quiere que su equipo de gobierno refleje al pueblo estadounidense. Yo entiendo que esto incluye a las personas transexuales y era inevitable que una trabajase en la Casa Blanca”, celebró Keisling.

La primera empleada transexual de la Casa Blanca ha destacado por sus propuestas en torno a mejorar la calidad de vida de las personas trans, denunciar el aumento de crímenes de odio hacia ese sector de la población en EU, y la liberación de inmigrantes transexuales sin documentos que no pueden ser protegidos adecuadamente en los centros de detención.

“Estamos en una crisis”, denunció Freedman-Gurspan recientemente, sobre el asesinato de 33 mujeres transexuales en los últimos dos años en Estados Unidos.

El nuevo puesto de Freedman-Gurspan, fue visto como un avance positivo en la lucha por la igualdad trans. Activistas y luchadores por los derechos humanos expresaron su beneplácito y celebraron la decisión.

“El nombramiento de Raffi es un paso importante para garantizar que nuestro gobierno incluya plenamente las voces y experiencia de nuestra comunidad”, dijo Courtney Cuff, presidenta de Gill Foundation.

 

Comentarios