Teme El Chapo extradición… por no hablar inglés; advierten indefensión

Chapo Guzmán

12 mayo 2016 7:00 am

Israel Yañez

Por:

Periodista egresado de la UNAM. Profesor del IFP impartiendo la materia de comunicación a nuevos operadores del Sistema Penal Acusatorio

Joaquín Guzmán Loera, señalado  en su momento como el “enemigo público número uno” de los Estados Unidos, no sabe hablar inglés, y ello según sus abogados,  lo podría dejar en estado de indefensión en caso de que se concrete la extradición a la Unión Americana.

Este es uno de los mayores temores de El Chapo Guzmán al ser trasladado a los EU, pues una de sus principales defensas es la capacidad de seducción y convencimiento a través de la palabra y carisma personal; sin embargo,  al no entender el idioma su capacidad de reacción será tardía, comentó en ocasiones anteriores a El Big Data Mx, el criminólogo Martín Barrón.

Jorge Alberto Lara Rivera, abogado internacionalista, consideró que la Ley de Extradición Internacional a la que México está suscrito no considera el hecho que una persona que enfrentan proceso en un país diferente al suyo y, del cual no domina el idioma, sea violatorio de sus derechos humanos y garantías individuales.

“En la ley correspondiente no está previsto que el no dominar el idioma del país al que será trasladado sea violatorio de derechos humanos o del debido proceso”, dijo el experto.

Por ello, si el Juez Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales consideró que era procedente la extradición de Guzmán Loera es porque no se oponía en ninguno de los preceptos constitucionales, entre ellos, que su vida corra peligro en el país solicitante o que se violen sus garantías individuales por no dominar el idioma del país donde será enjuiciado.

Ahora sólo dependen de la Secretaría de Relaciones Exteriores, quien, en un plazo de 20 días, debe resolver si procede o no la extradición de El Chapo, y será a través de un juicio penal que se determine si es culpable de los delitos que se imputan.

“Es importante señalar que el Gobierno de México no analizará la culpabilidad o inocencia del reclamado en los delitos que le son imputados en otro país, sino que únicamente se verificará que se cumplan los requisitos del Tratado Bilateral aplicable para la procedencia o no de la petición de conformidad con nuestro marco jurídico constitucional, con respeto a los derechos humanos y en seguimiento a los principios de política exterior”, aclaró la Cancillería.

El ex subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la República (PGR) consideró que si políticamente ya se tomó la determinación de trasladar a Guzmán Loera a los EU, se debe de realizar en el menor tiempo posible, pues de lo contrario se asumen riesgos innecesarios, tanto para la seguridad del procesado como de las propias instituciones con una posible fuga.

“El traslado a Ciudad Juárez, por decirlo de una manera coloquial,  alborotó el avispero, y quizá se introducen elementos de incertidumbre, y yo creo que precisamente por la razones de una actuación con fines mutuamente convenientes para el país requirente como para el nuestro, incluso de la seguridad de la persona de quien se trata”.

“Me perece que si se va a actuar y si ya se tomó la decisión política, porque la extradición es eso una decisión política, ya habría que hacerlo, por razones de seguridad para todas las partes”, dijo Lara Rivera.

A pregunta expresa que si la vida de Guzmán Loera corre peligro por el hecho de poseer información relevante sobre el crimen organizado y sus vínculos con el poder, el especialista aseguró que cualquier persona que ha sido testigo o autor intelectual de diversos delitos como se le imputan a Guzmán Loera, su vida corre mucho riesgo

 “Una persona que atestiguó y formó parte de tantos presuntos delitos tan importantes que afectaron la vida de tantas personas, ya sea como presunto autor intelectual, cómplice o como testigo, en cualquier parte del mundo tendrá que dirimir las cuentas consigo mismo, y desde luego habrá partes, contrapartes agraviadas, eso significa la necesidad de estar en un lugar de alta seguridad como eventualmente lo fue el Altiplano”.

“Se están dando visos por lo que se aparenta, estamos en la víspera de un probable traslado a los Estados Unidos, me parece que sí (está en riesgo la vida de Guzmán Loera)  este es un argumento adicional, aparte  de la posibilidad de que sea juzgado y de que se le sean perseguidos  los bienes y los recursos que él tiene mal habidos, hay un argumento de seguridad para él mismo que me perece todo pesa en la decisión”, dijo.

Mientras tanto, en el tema de la pena de muerte que podría enfrentar El Chapo en la Corte de Texas, por el secuestro y homicidio de dos norteamericanos, aclaró que la Constitución Mexicana no permite entregar en extradición a cuidamos mexicanos al extranjero si sus vida corre peligro al enfrentar la pena capital.

“Recordemos que una de las pocas condiciones que nuestra Constitución establece para poder acceder a la extradición es que no se aplique la pena de muerte, me parece que si pesan estos cargos en contra de esta persona en la Corte de Texas, y existiría la pretensión de aplicar la pena de muerte, para esos efectos el Gobierno de México tendría que condicionar garantías para que no se le aplique tal sanción, la pena capital”, aclaró.

Por ello, con la emisión del boletín de la SRE sobre la notificación del Juez Tercero sobre la viabilidad del traslado del El Chapo a los EU, es inminente la autorización de la Cancillería.

“Yo creo que ya  que la Cancillería ha recibido  y emitido un boletín oficial en el que se establece el plazo que marca la ley, y estoy seguro que la Cancillería, si algo no va a hacer, es vulnerar alguna suspensión o resolución definitiva de amparo, lo que acarrearía la comisión de una falta igualmente grave”.  

Comentarios