Con madruguete extraditaron a “El Chapo”

19 enero 2017 9:51 pm

Lo repentino y expedito de la extradición de Joaquín Guzmán Loera a los Estados Unidos no violentó ninguno de sus derechos humanos ni del debido proceso, pues horas antes le notificaron la negativa de los amparos pendientes, después se dio el traslado.

Y es que en ese lapso, la defensa no pudo presentar ningún recurso de queja o revisión en contra de la determinación del Quinto Tribunal Colegiado, y por ello, no dejó ningún recurso pendiente al momento de su traslado a los EU.

El miércoles pasado la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se negó a atraer los juicios de amparo del ex líder del Cartel de Sinaloa en contra de la extradición, y los envió de nuevo al tribunal de origen.

Un día después en sesión pública– algo inusitado en los tribunales federales por tratarse de procesos de delincuencia organizada- el Quinto Tribunal Colegiado ratificó el sobreseimiento de los amparos de Guzmán Loera contra la extradición, y con ello, por unas horas quedó firme el traslado del capo a los EU.

Antes de que la defensa del “Chapo” pudiera interponer los recursos de revisión pertinentes en contra de dichas resoluciones y solicitar la atracción de los juicios de amparo por la SCJN, ya agotadas todas las instancias pertinentes, en cuestión de horas se dio el operativo, encabezado por el Ejército, para excarcelar a Guzmán Loera y entregarlo a las autoridades norteamericanas.

El miércoles pasado, bajo el argumento de falta de legitimidad de la defensa, la Primera Sala de la SCJN se negó atraer dos amparos de Joaquín Guzmán Loera, quien pretende evitar sus traslados a los Estados Unidos.

Al revisar los amparos 644 y 645 /2016 radicados en el Juzgado Decimotercero de Distrito en contra de la orden de extradición, en sesión privada de la SCJN ninguno de los ministros de la Primera Sala quisieron hacer suya la petición de Guzmán Loera para saber de su causa, por ello returnaron los expedientes al Quinto Tribunal Colegiado para que sea dicho órgano quien determine lo conducente.

Hoy el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, informó que en sesión pública que resolvió los recursos de revisión 302/2016 y 306/2016, interpuestos por Joaquín Archivaldo Guzmán Loera contra las sentencias emitidas en los juicios de amparo 644 y 645/2016, respectivamente, del Juzgado Decimotercero de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México.

Por unanimidad de votos en ambos asuntos, confirmó las sentencias recurridas que sobreseyeron en el juicio y negaron la protección constitucional al quejoso contra las resoluciones de 20 de mayo de 2016, emitidas por la Secretaría de Relaciones Exteriores.

En ellas se concedió a los Estados Unidos la extradición internacional para ser procesado en la Corte Federal de Distrito para el Distrito Oeste de Texas y en la Corte Federal de Distrito para el Distrito Sur de California por el cargo de asociación delictuosa para importar y poseer con la intención de distribuir cocaína, así como homicidio y otros cargos.

El Tribunal Colegiado ratificó que el juez de Distrito conoció de los juicios de amparo, y que las resoluciones de la Secretaría de Relaciones Exteriores se emitieron conforme a las disposiciones del Tratado de Extradición Internacional celebrado entre los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América.

Momentos después se dio el operativo de traslado de Guzmán Loera para sacarlo del Centro Federal de Readaptación Social número 9, en Ciudad Juárez , y entregarlo a las autoridades norteamericanas como parte de la petición de la Corte de Nueva York.

En dicho estado enfrenta dos procesos por conspiración para introducir drogas en grandes cantidades, delitos contra la salud pública, además de 13 homicidios y tentativa de homicidio.

La extradición es una institución de la diplomacia internacional: Jorge Lara

Al respecto, el internacionalista Jorge Lara Rivera explicó que la extradición de Guzmán Loera cumple con todos los requerimientos legales y jurídicos, y que no se violentaron los derechos humanos del reo, sin embargo, la extradición también ha sido una institución diplomática utilizada con fines políticos en momentos importantes para el Gobierno Mexicano.

Ahora con el inicio de la administración de Donald Trump, con quien las políticas bilaterales no han sido las más adecuadas, el traslado de Guzmán Loera toma especial relevancia política importante sustentada en un aparato jurídico.

“No escapa a nuestra atención de que coincida con el inicio del gobierno de Donald Trump, que también sabemos que la extradición es una institución de la diplomacia internacional que deja ver la disposición de colaborar de distintos países, en este caso México, con los Estados Unidos. Yo creo que la connotación política es innegable pero saludable en este momento”, dijo el ex subprocurador de Asuntos Jurídicos de la PGR.

Dijo que aunque en sus momento haya sido considerado por los EU como el “enemigo público número uno” , puede gozar de algunos programas que contempla la ley de aquel país y con ello obtener beneficios como la disminución de la pena.

Dijo que no sólo es un aliado valioso para el combate a la delincuencia organizada y el narcotráfico por la cantidad de información que tiene, sino que también puede obtener ventajas por su dinero, pues puede entregar sus cuentas bancarias al tesoro como una manera de resarcir el daño ocasionado a la sociedad.

En este punto detalló que el gobierno de México, ya debió haber negociado este punto para que bajo estas condiciones, el país pueda verse beneficiado con al menos la mitad del aseguramiento de los bienes a través de estos programas de beneficios.

Explicó que ningún ciudadano mexicano puede ser entregado a las autoridades extranjeras si está en riesgo su vida, por ello, antes de ser puesto a disposición del país que lo reclama debe haber una garantía jurídica que no va a ser sometido a la pena de muerte, de lo contrario no puede ser trasladado, de acuerdo con los tratados internacionales a los que México está suscrito, el acuerdo bilateral en ,materia de extradición y la Constitución Política Mexicana.

10 procesos en México y seis en EU

Cabe recordar que las Cortes de California, Nuevo México, Texas, Illinois, Arizona y Nueva York cuentan con al menos seis ordenamientos en contra de Guzmán Loera por diversos delitos entre ellos conspiración para la introducción de cocaína y marihuana a los Estados Unidos, lavado de dinero, narcotráfico.

Además de los crímenes de conspiración para el lavado de dinero, posesión de armas de fuego en apoyo de delitos de tráfico de drogas, para matar en un país extranjero, asesinato en cumplimiento de una empresa criminal y secuestro.

En Texas enfrenta cargos de secuestro y homicidio en contra de un ciudadano estadounidense de origen mexicano, y en dicho estado de la Unión Americana está autorizada la pena de muerte; mientras que en Texas es acusado de por lo menos 13 homicidios y otros delitos relacionados con el tráfico de enervantes, pero en dicha entidad no está permitida la pena capital.

En México deja pendientes 10 procesos judiciales por su presunta responsabilidad en delitos contra la salud, delincuencia organizada, y posesión de armas de uso exclusivo del Ejército, y lo que resulte de dichas figuras delictivas.

Los procesos judiciales, están radicados en juzgados federales en los estados de México, Ciudad de México, Tamaulipas, Michoacán, Jalisco, Baja California, Nayarit y Tamaulipas. Asimismo, no tiene ninguna sentencia firme en nuestro país.

“El Chapo” demostró abiertamente su terror a ser llevado a los EU, donde está autorizada la pena de muerte en algunos estados, y actualmente tiene vigentes al menos cinco amparos contra la extradición, mismos que están en revisión ante el Quinto Tribunal Colegiado.

“De las autoridades mexicanas reclamo la (conducta) inconstitucional, autoritaria y antipatriota…para que finquen un proceso en mi contra con fines de extradición a los Estados Unidos …donde mantienen cárceles secretas destinadas a inferir abominables torturas…para que por medio de infamante tortura me declare culpable de la comisión de delitos que ellos dicen cometidos y así se me apliquen penas inclementes o hasta la pena de muerte, la cual está expresamente prohibida por la Constitución General de la República”, fue el argumento en uno de los amparos de Guzmán Loera.

Los extraditados y extraditables

De acuerdo con información de la Procuraduría General de la República, en los últimos cuatro años entregaron a 282 personas que enfrentan proceso en los EU, y el año 2016, 81 internos fueron trasladados, principalmente a la Unión Americana.

Con base en un recuento periodístico, en el año 2012 fueron entregadas sólo 10 personas para su traslado; en el 2013, 56; en 2014, 67; 2015, 69, y 78 en el 2016.

En contraste, durante la presidencia de Felipe Calderón, en un periodo de tres años, del primero de enero de 2010 a noviembre de 2012, fueron extraditados 302 reos con cuentas pendientes en las cortes americanas.

Durante la actual administración se han entregado en extradición a personajes como Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo, líder fundador del cártel de los Beltrán Leyva, trasladado el 15 de noviembre de 2014 a la Unión Americana.

Además de Osiel Cárdenas Guillén, el Mata Amigo, líder del Cartel del Golfo y fundador de Los Zetas; Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo, hijo de Ismael Zambada, El Mayo, líder del Cártel de Sinaloa; Sergio Barragán Villarreal, El Grande, operador de los Beltrán Leyva.

El 30 de septiembre del 2015, Edgar Valdés Villareal, La Barbie; Jorge Costilla Sánchez, El Cos, y Carlos Arturo Montemayor González, “El Charro”, suegro de Valdés Villareal, fueron extraditados a los Estados Unidos, junto con otros 10 reos, por su presunta responsabilidad en delitos como homicidio, narcotráfico, entre otros.

La mayoría de los capos mexicanos ha combatido las peticiones de traslado con juicios de amparo, que sólo han servido para retrasar las extradiciones que tarde o temprano se concretan.

Otro caso emblemático es el de José de Jesús Méndez Vargas, El Chango Méndez, y Arnoldo Rueda Medina, El Minsa, líderes y fundadores de La Familia Michoacana, mismos que a través del amparo han prolongado sus respectivos juicios de extradición que hasta la fecha siguen sin definirse.

Mario Cárdenas Guillén, líder del Cártel del Golfo; Teodoro García Simental, El Teo, también están en espera de ser trasladados, al igual que Héctor Beltrán Leyva, “El H” o “El Ingeniero”, para quien acaban de avalar la extradición a los EU.

Cabe destacar que de los líderes criminales mencionados, sólo Joaquín Guzmán Loera, y su lugarteniente, José Antonio Torres, “El Marrufo”, líder de los Escuadrones de la Muerte, enfrentan acusaciones por homicidio y secuestro en la Corte de Texas, donde se permite la pena de muerte.

Asimismo, todos los cárteles reconocidos han sido acometidos con procesos de extradición para sus cabecillas, a excepción de Los Zetas, cuyos líderes Miguel Ángel y Omar Treviño Morales “Z-40” y “Z-42”, respectivamente, están relacionados con las fosas clandestinas de San Fernando, y otras atrocidades cometidas en Tamaulipas.

Comentarios