Se hunde el PRD en deudas por más de 478 millones de pesos

Los compromisos incumplidos por el PRD corresponden a multas electorales no cubiertas, laudos laborales ignorados y cuentas sin pagar.

Además de la desbandada que sufre el Partido de la Revolución Democrática (PRD), este instituto político se “hunde” en deudas que ha arrastrado desde 2013, las cuales suman 478 millones 182 mil 133 pesos.

Esta cifra puede aumentar a 998 millones 182 mil 133 pesos por una demanda que presentó el empresario argentino, Carlos Ahumada Kutz, en la que reclama 520 millones de pesos, el proceso está abierto en el juzgado federal de Dolores en la provincia de Buenos Aires, en Argentina.

Leer más: Despide PRD a sindicalizados y promueve recurso para desaparecer su sindicato

Esta demanda corresponde a un supuesto préstamo que hizo Ahumada por 520 millones de pesos a Rosario Robles, ex dirigente nacional del PRD, y funcionaria señalada de corrupción durante el Gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto, en la investigación La Estafa Maestra.

El PRD reconoció estas deudas en un dictamen contable del que El Big Data tiene copia, y con el que pretende terminar la relación laboral con el Sindicato Unión de Trabajadores del Partido de la Revolución Democrática.

Con dicho dictamen pretende sustentar ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje que no cuenta con recursos para mantener al sindicato.

La suma de sus deudas se desglosan de la siguiente manera: la primera corresponde al pasivo que tiene el partido hasta 2018, el cual asciende a 237 millones 106 mil 131 pesos, más 85 millones 160 mil 613 pesos correspondientes a multas firmes pendientes de registrarse contablemente, mismas que han sido confirmadas por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y que por lo tanto, representan compromisos ineludibles que serán descontadas de las prerrogativas futuras del PRD.

A ello se suma 12 millones de pesos que se deben a la Policía Bancaria e Industrial, más dos millones 275 mil 496 pesos que se deben a la empresa Ofset y Serigrafía S.C de R.L de C.V.

Leer más: Dirigencia nacional del PRD tendrá control absoluto de las prerrogativas del partido en la CDMX

Otra de sus deudas es por cinco millones 635 mil 326 pesos correspondientes a laudos laborales con ocho personas, si no paga en tiempo y forma la deuda puede presentar actualizaciones de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje.

La deuda más grande es de 361 millones 510 mil 16 pesos correspondiente a un sobre endeudamiento originado por impuestos retenidos no enterados de ejercicios fiscales durante los años 2015 al 31 de agosto de 2018.

De acuerdo con el propio PRD las autoridades hacendarias tienen la facultad de pedirles el pago de las contribuciones e incluso de embargar los bienes del partido para cobrar ese dinero.

“Aún y cuando el partido lograra una resolución favorable en el sentido de que los impuestos retenidos no son cobrables por la autoridad responsable por un tema de prescripción, el valor histórico de los mismos será sujeto de sanción”, se lee en el documento.

La suma de todas estas deudas es de 478 millones 182 mil 133 pesos, pero el PRD cuenta para este año con 392 millones 900 mil pesos de prerrogativas que le entregará en Instituto Nacional Electoral (INE).

Sin embargo, temen que al aprobarse la reducción a prerrogativas a partidos políticos que propuso Morena, únicamente cuenten con 196 millones 450 mil pesos.

De acuerdo con el coordinador del Centro de Estudios Políticos de la UNAM, Khemvirg Puente, el valor con el que cuenta el PRD se tiene en la medida que conserven el registro, de esta forma podrán reestructurar sus deudas o adquirir nuevos compromisos bancarios y subsanar otros adeudos que puedan surgir.

Para el especialista en política lo peor que le puede pasar al partido es perder su registro en las elecciones intermedias, pues además de tener la obligación de pagar sus adeudos no tendrán posibilidades de financiamiento en un futuro.

“Todavía es una marca rentable en términos de posibilidades de crecimiento en espacios de gobierno o representativos.

“Una salida fácil es darle finiquito al partido e iniciar un nuevo proyecto, yo creo que le conviene al PRD con el mismo registro cambiando el perfil que tiene hasta hora, con liderazgos atractivos que pudieran refrescar a ese instituto político”, dijo Puente.

Con él coincidió el maestro Raúl Zepeda, catedrático especialista en política de la FES Acatlán, el PRD debe hacer un diagnóstico de su capacidad real y el número de militantes con los que cuenta verdaderamente.

Para el politólogo el cambio en el partido no tiene que ver con siglas y colores, sino con la forma en que se relacionan con la sociedad, pues al menos en la Ciudad de México se necesitan partidos críticos, atractivo para la sociedad y con una agenda de Gobierno propositiva.

TE INTERESA