Salario Rosa, el programa estrella del Edomex que se usa con fines políticos

Foto: El Financiero

El programa social emblemático del Gobierno del Estado de México es utilizado por el PRI para repartir los beneficios, denunciaron beneficiarias.

Las mujeres inscritas al Programa Familias Fuertes. Salario Rosa en el Estado de México deben de trabajar en la estructura del PRI, de lo contrario les retiran los dos mil 400 pesos bimestrales que reciben del gobernador Alfredo del Mazo.

A cambio de este monedero electrónico, las madres solteras deben buscar en sus comunidades a otras posibles beneficiarias de apoyos sociales, es decir, realizan el trabajo de los servidores públicos.

El programa es administrado por la Secretaría de Desarrollo Social a través del Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social, encabezado por Melissa Estefanía Vargas, y aunque tiene reglas de operación muy claras, en los hechos, el PRI usa su infraestructura para repartir los beneficios.

Así lo denunciaron habitantes del municipio Chicoloapan de Juárez, el cual ha sido un bastión priista que pasará a manos de Morena a partir del 1 de enero de 2019.

De acuerdo con beneficiarias de este programa la estructura se compone de un coordinador que es un funcionario del Gobierno estatal; éste cuenta con una persona denominada Representante Territorial (RT) por municipio.

El RT contrata a mujeres que se autodenominan “enlaces”, quienes, además de contar con la tarjeta Salario Rosa cobran un sueldo de 3 mil pesos mensuales; se estima que por colonia hay hasta 10 enlaces.

Esta figura recluta a otras 10 mujeres a las que denominan “gestoras”, quienes únicamente  cuentan con el monedero electrónico y son las encargadas de tocar puertas en busca de futuros beneficiarios de otros programas sociales.

Dentro del programa social dichas mujeres son consideradas “la brigada rosa”, ya que son uniformadas con chalecos rosas.

“Tenemos la obligación de buscar a personas que necesiten una despensa, lentes o becas; aunque parece fácil no lo es porque nos tienen que dar su documentación y mucha gente no lo hace porque somos sus vecinas y no funcionarios públicos.

“Si no llevamos los documentos de la gente nos amenazan con quitarnos la tarjeta del Salario Rosa. Debemos de dejar las actividades en nuestro hogar para dedicarnos a buscar otros beneficiarios”, dijo Laura Llanos, gestora.

Las inconformes aseguraron que la organización entre las “enlaces” y “gestoras” se lleva a cabo por medio de un grupo de Whatsapp, ahí se dan las indicaciones y el número de personas que se necesita para entregar despensas o canastas de alimentos.

“A través de Whatsapp nos dicen dónde nos van a entregar las becas o canastas de alimentos, puede ser en la casa de alguna de las enlaces, en una biblioteca o una cancha de futbol; los programas sociales nunca se entregan en una oficina de Gobierno”, relató Mariana Gómez, gestora.

Además, las mujeres son obligadas a participar en eventos políticos del gobernador Alfredo del Mazo, como fue su primer informe de Gobierno.

El programa estrella

El programa social Salario Rosa es uno de los proyectos más ambiciosos del gobernador mexiquense y una de sus principales promesas de campaña.

La meta de Alfredo del Mazo es llegar a un total de 500 mil beneficiarias a lo largo de su mandato.

De acuerdo con las reglas de operación del programa, los requisitos para obtener el plástico son: tener entre 18 y 59 años de edad, encontrarse en condición de pobreza extrema, dedicarse a las labores del hogar, no recibir ingresos de manera formal y habitar en el Estado de México.

Aunque se establece que las interesadas en recibir el apoyo económico podían inscribirse a través de Internet o en un módulo que se instalaría en alguna oficina de Gobierno, todos los trámites se hicieron con base en la estructura que manejó el PRI durante la campaña para elegir gobernador.

“Las únicas mujeres que tuvieron acceso al Salario Rosa fueron quienes conservaron su tarjeta de cartón que se repartieron en la campaña, porque el sistema que abrieron en Internet nunca sirvió y tampoco hubo un módulo para inscribirse, todo fue con el personal del PRI”, recordó Laura Gómez, otra beneficiaria.

Además de entregar un apoyo de dos mil 400 pesos bimestralmente a las mujeres durante dos años, con este programa se busca que aprendan un oficio mediante talleres que serán impartidos en instituciones académicas como el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep).

En esta última vertiente del programa participa la Secretaría del Trabajo del Edomex, así como el Instituto de Investigación y Capacitación Agropecuaria, Acuícola y Forestal del Estado de México (Icamex), que impartirá 58 cursos a un total de mil 450 mujeres para la operación de huertos de autoconsumo y preparación de alimentos.

El Conalep dará 184 cursos a cuatro mil 600 mujeres en temas de computación y enfermería; además, el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) participará para que las mujeres concluyan su educación primaria y secundaria.

Sin embargo, este segundo paso del programa es desconocido por la mayoría de las mujeres mexiquenses que cuentan con el monedero electrónico.

Para este año el presupuesto del programa asciende a mil 600 millones de pesos y alcanzó un total de 100 mil 100 beneficiarias.

Un esfuerzo a medias

La iniciativa que emprendió el Gobierno mexiquense para mejorar la calidad de vida de las madres solteras sólo cubre a 10% de las mujeres en la entidad que necesitan este tipo de apoyos.

El sociólogo Mario Ortega, profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM)  campus Xochimilco, consideró, además, que los 40 pesos diarios que entrega el Gobierno a las mujeres no les alcanzan para cubrir sus necesidades básicas.

“El Gobierno de Alfredo del Mazo presume su programa social como un gran invento, pero la realidad es otra. Por un lado las familias no salen de la pobreza, y en segundo lugar, es una copia de los programas sociales que tenía Eruviel Ávila”, dijo el investigador de la UAM.

El académico indicó que la meta de apoyar a 500 mil personas durante el sexenio representa apenas 10% de mujeres de entre 18 y 59 años que hay en la entidad.

Además, la meta para el primer año de Gobierno estuvo dedicada para 3% de las 5 millones de mujeres en estado productivo, económico y maternal en ese mismo rango de edad.

“Con esos cuarenta pesos apenas alcanza para comprar un kilo de frijol y uno de tortillas, no se toma en cuenta que las familias tienen todo tipo de necesidades, además de que sólo dar dinero no resuelve la pobreza que impera en el Edomex”, enfatizó.

Estas mismas observaciones fueron hechas por los diputados de la LX legislatura del Congreso mexiquense durante la comparecencia del secretario de Desarrollo Social, Erick Sevilla.

Cuestionaron el impacto del programa social, así como su uso discrecional durante las campañas hacia la gubernatura del estado y rumbo a la presidencia del país.

Los legisladores de Morena indicaron que Salario Rosa viola los principios de igualdad al no poder ser asignado a todas las mujeres del estado.

TE INTERESA