Millennial ¿ya pensaste en tu jubilación?

Los jóvenes han cambiado el modelo laboral, sus expectativas son otras, pero no han pensado cómo vivirán en su vejez.

La generación millennial, aquellos nacidos entre 1985 y 2000, está en riesgo, ya que  podrían terminar su vejez en condición de pobreza porque gran parte de este sector trabaja en la informalidad y no cuenta con un plan de jubilación.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), que los jóvenes no coticen de manera constante provocará que los niveles de ahorro sean extremadamente bajos para su retiro y, por ende, necesiten seguir trabajando para subsistir.

A la generación X, los nacidos entre 1961 y 1981, le tocó vivir otro panorama sobre la jubilación. De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), esta generación se mantiene el mayor tiempo posible en una empresa en búsqueda del desarrollo profesional y económico, aunque eso le cueste tiempo libre, esparcimiento, convivencia con su familia y amigos, o viajar.

Los millennials rompieron con el esquema laboral para disfrutar más la vida y no atarse al pago de una casa, auto o bienes por años, como lo vieron y padecieron sus abuelos y padres.

Son plausibles los logros de esta nueva generación en materia laboral, en los cuales las empresas han tenido que rediseñar sus esquemas de contratación; sin embargo, hay algo que dejaron de lado: su futuro, específicamente, su jubilación.

La Condusef explica que los millennials se emplean como freelance, en trabajos temporales, negocios familiares o mediante la interacción a través de medios digitales llamada ‘economía colaborativa’.

Esta generación no pretende ocupar un lugar de trabajo toda su vida, por ello no consideran hacer antigüedad laboral, su seguridad social, fondos de ahorros (Afores), y por supuesto el retiro, elementos que, sumados, generarán un problema social para los futuros adultos mayores, y, por ende, para el país.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) contabiliza 30 millones de millennials en nuestro país, quienes no están pensando en su futuro.

De acuerdo con Stefan Scharnagl, experto en materia de empleo juvenil en la asociación ‘Ollin, Jóvenes en Movimiento’, sólo es cuestión de tiempo para que esta generación se vea inmersa en un considerable problema laboral porque pareciera que juventud es igual a empleos outsourcing, pagos por proyecto o como freelance.

Scharnagl sentencia que a los millennials les tocará un atraso en la edad de jubilación, porque sus predecesores (sus padres y abuelos) dejaron de trabajar a los 65 años, y ellos dejarán de hacerlo a los 75, si bien les va.

La alternativa para ellos sería el ahorro, pero esta cultura no forma parte del día a día de muchos mexicanos, aunque los beneficios de esta práctica es la solución a varios problemas a corto y largo plazo.

¿Por qué los mexicanos no ahorran si los beneficios son amplios? La Condusef considera que existen varios factores, como la no planeación de un presupuesto, el bajo ingreso y los ‘gastos hormiga’, entendiendo por éstos el café de cafetería diario, boleada de zapatos, dulces, agua embotellada, comida fuera de casa, entre otros.

Ahorro voluntario

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) tiene una figura llamada “ahorro voluntario”, el cual pueden hacer los trabajadores a su cuenta individual de Afore (Administradoras de Fondos para el Retiro).

De acuerdo con el objetivo del ahorrador, la aportación voluntaria puede servir para un gasto o inversión a futuro, o para aumentar el monto de la pensión.

Pocos trabajadores saben de esta nueva modalidad, inclusive, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) maneja un apartado que invita a los ciudadanos a seguir cotizando en su institución si su patrón los dio de baja, la cual se denomina ‘Inscripción a la continuación voluntaria al régimen obligatorio’, y se puede hacer en su página de internet o por ventanilla.     

¿Y para los trabajadores por outsourcing, honorarios o freelance? La Consar explicó para El Big Data que el sistema está diseñado para que cualquier trabajador pueda tener una cuenta Afore:

“El camino ya está trazado, ahora lo que debemos hacer es generar confianza en este sistema para que esos trabajadores que hoy no están dentro de la seguridad social puedan abrir una cuenta Afore y comenzar a ahorrar para su futuro. Son temas culturales que deben ir cambiando para dejar de ver el tema del ahorro como el sacrificio de consumo presente y ver que será un consumo futuro”, dice la institución.

Por lo pronto, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propuso una iniciativa para que los trabajadores auto empleados gocen en forma obligatoria de un sistema de seguridad social, donde tengan seguro para la salud, derecho a vivienda y pensión para su retiro.

La Coparmex explicó que buscaría generar un apartado especial en la Ley del Seguro Social, crear un Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores Auto empleados, y en el Sistema de Ahorro para el Retiro crear una cuenta para este segmento de trabajadores, con lo cual se cubriría 75% de la población.

Dónde están los actuales jubilados

adultos mayores, DF, programas sociales

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional Ingreso Gasto de los Hogares (ENIGH), en 2016 había 9.6 millones de personas de al menos 65 años en México, de las cuales sólo  2.9 millones (31%) tuvieron ingresos por pensión o jubilación por parte del IMSS, ISSSTE, Fuerzas Armadas, Pemex, entre otras instituciones que brindan esta prestación.

La ENIGH también reportó que 4.7 millones (49%) reciben ingresos de programas sociales como el ‘Programa 65 o más’, programas asistenciales estatales y municipales.

Sin embargo, hay aproximadamente 2.5 millones de mexicanos mayores de 65 años (26%) que no tienen ingresos por ningún sistema de pensión.

Finalmente, Guillermo, un joven padre de familia y quien gran parte de su vida laboral lo ha hecho bajo el esquema de honorarios, piensa que en las escuelas de México se debería impartir alguna materia obligatoria sobre educación financiera.

“Ahora que tengo un hijo de tres años le estoy explicando lo importante que es ahorrar. Es muy pequeño para entender de Afores, pero no tanto como para valorar el esfuerzo que implica ahorrar y gastar. Actualmente tiene tres alcancías que alimenta con sus domingos.

“Cada vez que le doy dinero, lo divide; una parte para sus útiles escolares, otra para un juguete o cosa que quiera mucho, y otra parte para sus gastos, esencialmente el desayuno escolar, que es de 50 centavos en el jardín de niños”, narra.

Se estima que en México existen 30 millones de personas catalogadas en la generación millennial, algunas de ellas con más de 30 años, por lo que pensar en su retiro es algo que no debe postergarse, de lo contrario en un futuro será un problema social.

TE INTERESA