Lotería Nacional sin suerte; cierra tras 34 años por pérdidas y actos de corrupción

Ilustración: El Big Data

Una auditoría reveló pérdidas en la venta de boletos, irregularidades en el pago de premios y corrupción en la asistencia pública

Con un déficit acumulado por más de seis mil 120 millones de pesos, la Lotería Nacional para la Asistencia Pública (Lotenal) terminó sus operaciones, luego de 34 años de vida.

Según evidenció la auditoría 1-06HHQ-19-0063-2019— la última que se realzaría a la Lotenal—al cierre de sus operaciones registró el mayor porcentaje de pérdidas en la venta de los boletos, desde 2008.

Además, se detectaron irregularidades en el pago de premios, así como actos de corrupción en el tema de la asistencia pública, el cual era su razón de existir.

De los 14 millones de boletos que se emitieron en 2018, 60% no se vendieron, es decir, 8 millones 686 mil, cuando en 2008 esta misma diferencia apenas alcanzaba el 46 por ciento.

La Auditoria Superior de la Federación (ASF) confirmó la nula rentabilidad en los productos de la institución.

Siete de sus ocho sorteos (Sorteo Mayor, de Diez, Superior, Magno, Gordo de Navidad, Zodiaco y Zodiaco Especial) registraron pérdidas y sólo uno de ellos, el Sorteo Especial, arrojó ganancias por 12 millones de pesos, cifras que representan 2.1% de incremento con respecto al año anterior.

El líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Lotería Nacional, Francisco Casas Severiano, consideró que el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) que se le paga a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público fue un factor que debilitó financieramente a la Lotenal.

También señaló como causantes la competencia con otros casinos y juegos de azar, así como la falta de mecanismos para modernizar la propia institución; sin embargo, omitió dar más detalles de estos puntos.

Al ser cuestionado por El Big Data sobre los escándalos de corrupción al interior de la Lotenal ocurridos en pasadas administraciones, descartó que éstos fueran parte de las causantes de su debacle financiero.

Infografía: El Big Data

Irregularidades administrativas

Otros síntomas del estado de la Lotenal se evidencian en las inconsistencias administrativas y operativas que halló la auditoría financiera.

Por ejemplo, se detectó una diferencia por más de 121 millones de pesos respecto a los premios pendientes de pago, entre lo que registró el área de cobranza y el registro de contabilidad.

La primera aseguró que de los tres mil 309 millones de pesos de boletos que resultaron premiados, sólo quedaron pendientes de pago 519 millones, mientras que la segunda manifestó que eran 398 millones.

Aún más, en la revisión de este rubro la ASF constató que el sistema de lotería no genera un reporte por sorteo de los ganadores que cobraron sus premios, por esta razón, al término de la auditoria, en octubre de 2018, la institución no había explicado esta diferencia.

Otra inconsistencia se encontró en los saldos reportados de la cartera vencida, entre el área de Gerencia de Control Presupuestal y Contabilidad y la Gerencia de Crédito y Cobranza.

Las cifras de ambas difieren en 417 mil pesos, por lo que la auditoría señaló que se restaba confiabilidad a los números presentados.

Además, durante 34 años Lotenal operó sin normativa respecto al ingreso laboral de familiares.

Esta situación derivó en que al término de las operaciones se detectaran 35 casos de parentesco familiar en la bases de nómina de la institución, de las 850 plazas existentes.

La mano de Elba Esther Gordillo

La auditoría también refiere que desde 2008 la Lotería Nacional no realizó aportaciones para la asistencia pública – objetivo bajo el cual fue concebido en enero de 1985—.

Incluso desde 2015, su Manual General de Organización no incluye el tema de la asistencia pública en sus objetivos.

En ese año, la institución era encabezada por Francisco Yañez, secretario particular de la ex líder sindical del magisterio, Elba Esther Gordillo.

Precisamente Francisco Yañez – a quien también se le consideró en medios de comunicación como el cerebro financiero de las operaciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)— entró en funciones luego de un escándalo por el uso de los recursos públicos de la Lotenal.

En 2004, luego de que la Cámara de Diputados ordenara una auditoría a las arcas de la Lotenal, encontró que Laura Valdés (2000-2004) , entonces directora general, desvió al menos 100 millones pesos a la fundación Vamos México, de Marta Sahagún, esposa del entonces presidente Vicente Fox.

El mecanismo se habría llevado a cabo luego de la creación del fideicomiso Transforma México, mediante el cual la fundación de la ex Primera Dama transfirió recursos públicos al menos a 90 instituciones privadas para que supuestamente realizaran obras sociales.

Con todo, el Ministerio Público decidió no ejercer acción penal contra la Fundación Vamos México, por presunto financiamiento irregular.

Otro escándalo surgió en 2009 con Miguel Ángel Jiménez Godínez, el ex presidente del extinto partido Nueva Alianza, y a quién también se le identificó como cercano a Elba Esther.

Jiménez Godínez fue denunciado por Grupo Editorial Megamedia, propietario del Diario de Yucatán, por intentar sobornarlo con tres millones de pesos para apoyar la candidatura de varios panistas en Campeche.

A pesar de que la Secretaría de la Función Pública cerró la investigación del caso, supuestamente por falta de elementos de prueba, Jiménez Godínez renunció al cargo.

Durante cuatro administraciones estuvieron al frente de la Lotenal personajes ligados con Elba Esther Gordillo, entre ellos Tomás Ruiz González (2004-2006), Francisco Herrera Yañez (2006-2009), Miguel Ángel Jiménez Godínez (2009) y Benjamín González Roaro (2009-2013).

El pasado 15 de octubre la Cámara de Diputados aprobó la abrogación de la Ley Orgánica de la Lotería Nacional y ordenó su fusión con Pronósticos para la Asistencia Pública.

TE INTERESA