Locatarios afectados por incendio de La Merced pagarán… ¡por no usar sus espacios en 6 años!

reconstruccion, mercado la merced, venustiano carranza, secretaria de finanzas, el big data

A casi 6 años del incendio que consumió más de mil locales, las obras no terminan y ahora se les exige a los afectados pagar por sus espacios

A casi seis años de que un incendio consumió parte del mercado de La Merced, las obras no han podido ser concluidas por las administraciones perredistas en la alcaldía Venustiano Carranza.

De acuerdo con el equipo del actual alcalde, Julio César Moreno, a la fecha se han invertido 188 millones 770 mil pesos y se estima que aún se necesitan 120 millones de pesos más.

Además de los retrasos en las obras, los locatarios afectados denunciaron que las autoridades les exigen un pago ante la Tesorería que va de 80 a 100 mil pesos por concepto de uso de suelo para recuperar su local.

Indicaron que esto representa el pago por el uso de suelo de los últimos cinco años; sin embargo, desde el incendio los mil 300 locatarios afectados tuvieron que trabajar en las calles aledañas al mercado.

“Incluso hay mucha gente que vendió en el estacionamiento del mercado y pagaban una cuota diaria de 60 pesos, pero ahora también deben pagar los derechos por cinco años”, relató Alondra Ramírez, vendedora del mercado.

Los efectos secundarios

El 27 de febrero de 2013 un corto circuito provocó un incendio que consumió mil 300 locales de las puertas 17 a la 30. Las autoridades informaron en ese momento que la remodelación del mercado terminaría en menos de tres años.

Eso no ocurrió, y a casi seis años del percance los trabajos sólo se han hecho de las puertas 23 a la 30.

En este tiempo los comerciantes han tenido que ofrecer sus productos en las calles de General Anaya, Rosario, callejón Rosario y Adolfo Gurrión, en medio de vehículos particulares, camiones de carga, diableros, marchantes, cargadores y personas que realizan sus compras

En el mes de octubre de este año, la alcaldía Venustiano Carranza entregó únicamente 200 espacios remodelados.

La nave mayor de La Merced está dividida en 30 puertas o pasillos, cada uno ofrece diversos productos como frutas, legumbres, ropa, piñatas, entre otros, pero algunos comerciantes señalaron que toda esta situación afectó sus ventas.

“Hubo mucha gente que ya no regresó, yo perdí a muchos clientes que ya no quisieron venir porque los asaltos cada vez son más frecuentes, hay muchos delincuentes y chineros. Hemos pasado todo tipo de inclemencias, desde la lluvia hasta los malos tratos de las autoridades”, contó Laura Mendieta, vendedora de especias.

Por si fuera poco, los locatarios aseguraron que ahora deben “pelear” por sus espacios, pues a pesar de que el reporte oficial marca a mil 300 locatarios afectados, las autoridades les informaron que tienen un censo de 2 mil comerciantes sin local.

“Ahora tenemos que pelear por nuestros espacios porque la alcaldía dice que somos dos mil comerciantes, pero no, lo que quieren es meter más gente”, acusó Mendieta.

Una remodelación de nunca acabar

Durante el incendio se afectaron 60 columnas, así como 25 losas de cubierta, luego de diversos dictámenes emitidos por un Director Responsable de Obra, en coordinación con el Instituto Nacional de Bellas Arte (INBA), el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), se determinó que el lugar debía ser demolido.

Debido a que se trata de un inmueble con valor histórico, su reparación fue contemplada exactamente igual al diseño original, y a pesar de que muchos materiales como los azulejos de las paredes ya no existían, se mandaron a hacer mosaicos idénticos.

Los pasillos que ya fueron remodelados, del 23 al 30, ahora cuentan con cimentación nueva y un sistema contra incendios para evitar otra tragedia.

La alcaldía Venustiano Carranza dio a conocer un desglose de las obras en que se gastaron los recursos; sin embargo, en el informe se menciona en diversas ocasiones obras repetidas como la instalación de un sistema contra incendio, la impermeabilización y los acabados de locales.

La primera etapa inició a cargo del ex jefe delegacional Manuel Ballesteros, cercano al grupo político de Julio César Moreno, los trabajos de rehabilitación tuvieron un costo de 20 millones 711 mil pesos.

Éstos iniciaron en noviembre de 2013 y consistieron en la demolición de cimentación, columnas y locales perimetrales, así como restitución de columnas y construcción del drenaje.

Durante ese ejercicio presupuestal la delegación obtuvo materiales eléctricos y de albañilería que tuvieron un costo adicional de 29 millones 439 mil pesos.

La segunda etapa inició en junio de 2014 y tuvo un costo de 58 millones 619 mil pesos; los trabajos consistieron en la restitución de 10 losas de cubiertas, así como su impermeabilización, construcción de muros en las fachadas poniente y sur, instalaciones hidráulicas, sanitarias y eléctricas, así como la colocación del sistema contra incendio.

Dos años después, en junio de 2016, comenzó la tercera etapa de reconstrucción que encabezó Israel Moreno, hermano del actual alcalde Julio César Moreno.

Los primeros trabajos tuvieron un costo de 40 millones de pesos y consistieron en la demolición de ocho columnas y tres losas, así como la restitución de cinco losas más y ocho columnas.

También se llevó a cabo la restitución de locales comerciales del lado oriente de La Merced, y los acabados en locales comerciales en las fachadas oriente y poniente.

Asimismo se instaló el sistema contra incendio en su tercera fase, la impermeabilización de azoteas y restitución de bajadas pluviales y firmes de concreto.

La cuarta etapa inició el 29 de septiembre de 2017 con una inversión de 40 millones de pesos que sirvieron para la instalación total del sistema contra incendio de los pasillos 22 al 30.

En los mismos pasillos se instaló una estructura metálica de accesos, cubierta de banquetón y la obra exterior y de vialidades.

Para concluir con la rehabilitación del segundo centro de abasto más grande de la ciudad, la demarcación aún requiere de 120 millones de pesos para demoler 24 columnas, 24 cajones de cimentación y 10 losas de cubierta que presentan un daño estructural.

También se debe construir los locales dañados, la rehabilitación hidrosanitaria y el sistema contra incendios de esos pasillos, así como el sistema de alumbrado y la impermeabilización.

Locatarios consideran que las obras pueden llevar cinco años más, pues aún no se cuenta con recursos para comenzar los trabajos y los cobros por pagos pendientes ya los están exigiendo.

“Nosotros no tenemos un puesto en las inmediaciones, nos dijeron que buscáramos espacio donde pudiéramos, y veo difícil que nos vuelvan a dar otro espacio. Al paso que llevan, La Merced estará terminada en cinco años más, mientras tanto, nosotros estamos sin empleo”, relató Josefina Vargas, comerciante.

Esta casa editorial buscó la versión del actual alcalde, Julio César Moreno, en repetidas ocasiones, pero no hubo respuesta, por lo que la espera para los locatarios afectados continúa.

Fotos_José_Luis_Villa

TE INTERESA