Las 180 iglesias fracturadas por el sismo del 19S que nadie quiere reparar

Ninguna institución se ha hecho responsables de las reparaciones de las iglesias afectadas por el sismo del 19 de septiembre

 

A casi dos años del sismo del 19 de septiembre de 2017, las 180 iglesias que resultaron dañadas en la Ciudad de México siguen sin ser reparadas.

Mientras que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) argumenta que aún se están revisando los inmuebles, la iglesia católica se deslinda asegurando que los templos son propiedad federal.

Datos del propio INAH indican que las alcaldías con más iglesias dañadas son Cuauhtémoc con 41, le sigue Xochimilco con 31, Azcapotzalco y Milpa Alta con 20 y Álvaro Obregón con 11.

Foto: José-Luis-Villa-Reyes

Asimismo, informa que al menos 49 inmuebles tienen daños severos, 43 moderados y 73 menor.

Hace unos días la iglesia católica, a través, de una editorial publicada en el semanario Desde la Fe exigió a las autoridades la reconstrucción de los templos.

Queremos ver nuevamente abiertas las puertas de todas las iglesias! ¡Queremos ver ya acciones concretas!», exhortó la institución en el texto titulado Reconstrucción ya.

Sin embargo, párrocos de iglesias dañadas entrevistados por El Big Data, cuestionaron que el pronunciamiento se haya hecho tanto tiempo después.

Además denunciaron que la iglesia no sólo no les ha ofrecido recursos para arreglar sus templos, sino que sabiendo que varios se encuentran cerrados, les sigue cobrando 10% del diezmo.

“Nosotros hemos manifestado que si no hay recursos para arreglar las parroquias, que nos exenten el porcentaje de diezmo que se da por iglesia para que con eso podamos empezar las obras, pero hemos recibido negativas”, manifestó un párroco que pidió no ser citado.

El Templo y Antiguo Convento de la Asunción de María, en la alcaldía de Milpa Alta, es una de las iglesias con daños severos, y su párroco, Jorge García, ha intentado agilizar los trabajos sin ningún éxito.

Confirmó que la iglesia les sigue pidiendo el diezmo a pesar de que su iglesia está cerrada.

Iglesias dañadas tras el si… by on Scribd

“Las iglesias no reciben ningún tipo de presupuesto, los sueldos de todos los que trabajan aquí se generan con la ayuda de la gente, 90% se queda en la parroquia, 5% es para la Vicaría y 5% para la Arquidiócesis”, explicó.

El sacerdote señaló que el INAH les argumento que para liberar los recursos para arreglar su parroquia era necesario contar con un proyecto de los trabajos que se necesitan.

Por ello, con la ayuda de la comunidad, se contrató a especialistas para la elaboración del proyecto, el cual arrojó que los trabajos en esta iglesia requieren al menos 11 millones de pesos.

Hicimos el proyecto y lo entregamos, pero seguimos sin respuesta, ya tocamos todas las puertas, pero no se han liberado los recursos, así que ya pedimos otra reunión para decirles: si no hay recursos, denos el permiso y nosotros la reparamos”, sentenció.

Un proceso lento

A través de una solicitud de información el INAH informó que hasta abril de este año sólo se comenzaron los trabajos en dos templos: San Antonio Panzacola y Santa Catarina; en el resto se encuentran en la etapa de conformación de los expedientes técnicos para saber los trabajos que se necesitan hacer.

Cuestionados sobre el presupuesto que se necesita para reparar todas las iglesias dañadas durante el sismo del 19S, el Instituto respondió que cuenta con recursos públicos, a través del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) y de una Póliza de Seguro con la Aseguradora Banorte, pero no mencionan el monto.

Especialista en la materia indican que parte del retraso se debe a que hay pocos expertos en restauración de este tipo de inmuebles, por lo que un dictamen puede tardar meses.

Actualmente sólo tres escuelas dan la especialidad en Conservación y Restauración de Bienes Culturales Inmuebles: la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM) del INAH, la Facultad de Arquitectura de la UNAM y la UAM de Azcapotzalco y el número de egresados es mínimo.

Francisco Casado Pérez es especialista de la ENCRyM y explicó que la importancia de que un experto evalúe y encabece los trabajos de reconstrucción se debe a que la edificación de la mayoría de los templos no se hizo con técnicas comunes.

Son procesos únicos, que van dependiendo o cambiando con la zona o con la época, podrían parecer similares a otros, pero cada construcción tiene su particularidad”, detalló.

De esta manera existe el riesgo de implementar soluciones que a la larga traigan más problemas que beneficios.

El cuerpo de las iglesias funciona como un todo y si se coloca un elemento ‘extraño’, puede afectar otra estructura”, detalló el especialista.

Asimismo, indicó que el proceso de dictamen es lento, ya que se necesita un plano del inmueble, hacer levantamientos del interior y exterior para así poder hacer la propuesta de intervención.

Por el rescate del patrimonio cultural

Las autoridades han argumentado que se dio prioridad a iglesias de estados como Oaxaca, Chiapas o Puebla, ya que sufrieron daños mayores.

Sin embargo, Francisco Casado señaló que hay poco interés por el patrimonio cultural en México.

No hay una visión del grado de importancia, que involucra a todos; nadie es ajeno al patrimonio. Creo que es momento de hacer conciencia sobre la importancia de preservarlo”, manifestó.

La Parroquia de Santa Catarina Mártir es una de las 180 iglesias de la CDMX que resultaron dañadas durante el denominado 19S.

Es considerada una de las primeras iglesias construidas en la Ciudad de México. Fue erigida en 1568 por orden del virrey Martín Enríquez.

Cuenta con un archivo histórico rescatado en 2013 por la asociación civil Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México, que alberga documentos como el acta de bautismo de Mariano Matamoros expedida en 1770.

El recinto histórico ha permanecido cerrado al público debido a los retrasos en su restauración.

 

Iglesias dañadas tras el si… by on Scribd

Trabajadores de esta parroquia ubicada en República de Brasil, en la alcaldía Cuauhtémoc, admitieron que el INAH recién comenzó los trabajos al interior de la iglesia y culparon al cambio de Gobierno de dicha situación.

Actualmente este recinto representa un grave riesgo para los feligreses, ya que, de acuerdo con los dictámenes, esta estructura puede desprenderse en cualquier momento e incluso colapsar.

Vinieron a acordonar la zona y ya no nos dejaron entrar a la iglesia”, recordó la señora Aurelia Flores, secretaria del templo.

Relató que vivió minuto a minuto los momentos de terror durante el sismo.

Estaba barriendo la iglesia cuando de pronto sentí un jalón y grité al sacristán ‘¡está temblando!’ y de inmediato corrí hacia una de las puertas de las oficinas. Ya estaba en el jardín cuando entonces me di cuenta de que el campanario empezó a caerse, empezaron a desprenderse las piedras y grité ‘¡La iglesia se está cayendo, se va a caer!’.

Días después las autoridades de Protección Civil decretaron que el edificio presentaba severos daños en la nave principal y en las tres capillas anexas, por lo que decidieron clausurar la parroquia y prohibir la entrada de personas.

Ahora, devotos y visitantes sólo pueden asistir a misa en los patios exteriores de la iglesia y en la zona de oficinas acondicionada como una pequeña capilla, sitios considerados seguros debido a su reciente construcción.

El mayor riesgo está en el campanario, pues sus afectaciones van desde sus escaleras en forma de caracol hasta la parte más alta de la torre, donde se encuentra la campana.

Aún cae polvo de las grietas y fisuras”, reveló la señora Aurelia.

También destacan los trabajos de apuntalamiento en dos de los siete arcos, mismos que corrían el riesgo de derrumbarse. No obstante, estas han sido las únicas modificaciones que se han realizado a casi dos años de ocurrido el sismo.

Aún así se sienten afortunado, ya que en la demás iglesias nos trabajos no tienen ni fecha para comenzar.

Con información de Nairobi Aguilar

TE INTERESA