Hallan anomalías por 300 MDP en obras inconclusas de la UACM

La UACM recibió millones para obras en todos sus planteles; sin embargo, los recursos no se ejercieron y en algunos casos las obras fueron mal hechas.

La Auditoría Superior de la Ciudad de México halló anomalías por 300 millones de pesos que fueron entregados a la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) y con los cuales realizaría un total de 61 obras y remodelaciones en los cinco planteles de esta casa de estudios.

Leer más: La UACM: el modelo universitario de AMLO que fracasó en la CDMX

Con esos recursos se planeaba la construcción de aulas, laboratorios, áreas deportivas, elevadores, auditorios, remodelación de fachadas, sanitarios, puentes de interconexión para los edificios, entre otros inmuebles indispensables para que los jóvenes pudieran tomar clases.

Los recursos fueron entregados durante la gestión del entonces rector, Hugo Aboites; sin embargo, las obras que se realizaron estuvieron mal ejecutadas o inconclusas, en la mayoría de los casos no se llevaron a cabo.

De acuerdo con la Auditoría Superior de la Ciudad de México (ASCDMX) uno de los posibles responsables de las anomalías, es el ex coordinador de Obras y Conservación de la UACM, Humberto Rello Gómez, a quien correspondía desarrollar las bases para las licitaciones, otro es el titular de la Tesorería, por autorizar la suficiencia presupuestal para llevar a cabo los trabajos; así como el Abogado General de la institución, a quien le correspondía revisar y convalidar los modelos de contrato

El XXVIII Informe Final de la ASCDMX, derivado de la revisión de la Cuenta Pública correspondiente al ejercicio fiscal 2015, de la que se tiene copia, indica que hasta 2016, los 300 millones de pesos no habían sido ejecutados.

El dinero fue entregado en dos exhibiciones de 150 millones de pesos, los primeros otorgados por el Gobierno federal en 2014 y los restantes los entregó la Ciudad de México en el 2015.

Leer más: Premia UACM a ‘paristas’ con cargos administrativos

El 26 de septiembre del 2014, la Secretaría de Educación Pública suscribió con el Gobierno de la Ciudad de México el Convenio y Anexo Único en el que otorgaron 150 millones de pesos a la UACM.

En la vigésima octava sesión extraordinaria del Consejo Universitario de la UACM, que se llevó a cabo el 16 de diciembre de 2014, se aprobó el Acuerdo UACM/CU-3/EX-28/084/14 en el que se mandató la creación del Fondo Específico para Obras e Infraestructura con los 150 millones de pesos.

Sin embargo, de acuerdo con la auditoría, hasta 2016 únicamente se habían gastado 92 mil pesos, es decir el 0.6% del total asignado.

Con dicho fondo se llevarían a cabo las primeras 24 obras y remodelaciones en los planteles San Lorenzo Tezonco, Cuautepec, Casa Libertad, Del Valle y Centro Histórico.

En septiembre de 2015, la Secretaría de Finanzas del entonces DF entregó otros 150 millones de pesos para concluir las primeras 24 obras y agregar 37 trabajos de construcción y remodelación en la universidad.

“El ente fiscalizado no utilizó los recursos que le fueron aportados por la federación para la conclusión de las obras programadas, no se cumplió el objetivo de la actividad institucional consistente en concluir con las obras públicas en los planteles de la UACM.

“No se cumplió con lo establecido en el artículo 80 de la Ley de Presupuesto y Gasto Eficiente del DF, en cuanto a que las adecuaciones realizadas a su presupuesto no permitieron un mejor cumplimiento de los objetivos de las funciones a su cargo; no se sujetó a lo señalado en el artículo 30 de la Ley de la UACM respecto a la utilización óptima de los recursos y no se logró proporcionar el beneficio correspondiente a la población estudiantil del ente fiscalizado”, se lee en la auditoría.

Leer más: Rechazan funcionarios de UACM estar ligados a ‘paristas’

-Las obras programadas-

En el plantel San Lorenzo se llevaría a cabo la construcción de una biblioteca, plaza de acceso, áreas deportivas y recreativas, la conclusión de edificios para aulas y cubículos, así como el mantenimiento a cisternas, además de la elaboración de un estudio y análisis estructurales.

Los recursos servirían también para llevar a cabo la construcción de la primera etapa del edificio de Ingenierías, la construcción de la Caseta Pinto para talleres y la reparación de grietas.

En el plantel Cuautepec se llevaría a cabo la conclusión del edificio de administración, un pórtico, auditorio, la construcción de la plaza principal, reparación de la red sanitaria, así como un muro de contención y áreas deportivas.

Mientras tanto en el plantel Centro Histórico se planeó la rehabilitación de sanitarios, mantenimiento al puente de intercomunicación, pilotes, terraza, pisos y sustitución de ventanas en la fachada del exterior del plantel, así como la fabricación de una escalera de emergencias, y la remodelación de los elevadores

En tanto, en el plantel Casa Libertad se remodelará la escalera principal, el área de usos múltiples, la cimentación de la biblioteca y el espacio de lectura al aire libre, así como el foro de cultura y la construcción de áreas deportivas y recreativas, además de la construcción de un elevador.

Los recursos serían usados para la restauración del piso en la Casa Talavera, mantenimiento de impermeabilización en los techos de todas las sedes de la UACM, así como el mantenimiento de las cisternas en todos los planteles.

El Big Data solicitó a través de transparencia el avance de las obras, pero la UACM reservó la información y no otorgó los resultados.

Esta casa editorial buscó la versión del ex rector de la universidad, Hugo Aboites, en repetidas ocasiones, pero no dio una respuesta.

-Abandonan obras mal hechas-

La UACM celebró un contrato con la Constructora FONGO SA de CV por un monto de 33 millones de pesos para llevar a cabo 11 obras en el plantel Del Valle, que no fueron terminadas o nunca se comenzaron.

De acuerdo con el contrato UACM/COC/LP/OP/007/2016, que celebró el ex rector Aboites, y el ex coordinador de Obras y Conservación, Humberto Rello Gómez, las obras debían iniciar el 6 de marzo del 2016 y terminar el 17 de diciembre del mismo año.

Te sugerimosSindicato de la UACM aplaza huelga, piden aumento salarial

Se trata de la construcción de áreas deportivas y recreativas, un elevador para personas con discapacidad, la rehabilitación del auditorio, sanitarios, drenaje, un área denominada “La Isla” el espacio anexo a la biblioteca, el techo del comedor, los laboratorios, espacios liberados por el IEMS y la fachada de la universidad.

De acuerdo con la solicitud de información obtenida vía transparencia con folio 370000001381818, el ex rector Aboites conoció del pago de 30 millones de pesos por las obras, que fueron mal ejecutadas o nunca se llevaron a cabo.

Durante un recorrido por el plantel Del Valle se constató que la remodelación del auditorio se encuentra en obra negra, actualmente este espacio está cerrado a los estudiantes debido a que no cuenta con luz ni bancas para sentarse.

En el interior del inmueble hay herramientas de construcción y filtraciones de agua que dañan la duela que se instaló en una parte del auditorio.

El elevador debía construirse a unos pasos del auditorio, donde también se pretendía levantar un segundo piso a uno de los edificios para que los estudiantes de posgrado pudieran tomar clases.

En el recorrido se observó que la fachada de la institución no fue reparada y solamente a uno de los sanitarios para hombres le cambiaron el piso, pero fuera de ello no hubo una remodelación integral.

“Esta no es el único plantel de la universidad que tiene estos problemas en el plantel San Lorenzo hay un desfalco por 30 millones de pesos que la empresa constructora se quedó.

“Ahí debían hacer una biblioteca, áreas deportivas, una plaza, un edificio para salones y cubículos, es indignante que el rector Hugo Aboites, quien se jactaba de ser un defensor de la educación haya permitido ese robo a la universidad en todos los planteles”, dijo una de las fuentes que prefirió omitir su nombre.

Se constató que los laboratorios para la licenciatura de Ciencias Genómicas ya fueron construidos, pero las obras están mal ejecutadas.

Estas instalaciones carecen de agua debido a que no se conectó la red hídrica, además de que se instalaron de forma incorrecta las regaderas que sirven para que los alumnos se desintoxiquen en caso de emergencia, las tarjas de los escritorios están mal colocadas y no se instalaron las mangueras que surten gas.

Actualmente este espacio es usado como bodega donde almacenan refrigerados, los pizarrones están completamente nuevos, pues no les han quitado los forros a pesar de que la primera generación de la licenciatura comenzó el año pasado.

 

TE INTERESA