Fábrica de popotes reduce horas extras de sus empleados; ganancias caen 20%

Los empleados piden a las autoridades pensar en ellos; la empresa trabaja para desarrollar popotes más ecológicos.

La campaña para reducir el uso de popotes como medida a favor del medio ambiente ya causó efecto en las fábricas que se dedican a su producción, las cuales reportan una baja en la demanda.

Tal es el caso de Popomex, quien reporta una caída de 20% en su ganancias, lo que los obligó a  recortar las horas extra de sus trabajadores.

Alan Ponce de León, director general de la empresa, consideró que la política del Gobierno para inhibir el uso de popotes no resuelve el problema de la contaminación y sólo afecta a un gremio que produce fuentes de empleo.

“Consideramos que es incorrecto querer solucionar un problema de contaminación ambiental con la prohibición de los popotes; ya está afectando a un sector con la disminución de las ventas porque han creado una cultura, una política, una moda de que la gente deje de utilizarlos”, indicó.

Celia Sánchez, es supervisora del área de producción en Popomex, tiene a su cargo 80 personas quienes indicó están preocupados y nerviosos por lo que ven en las noticias, sobre todo ahora con la reducción de los turnos extras.

“Me preguntan qué va a pasar, porque últimamente le han dado mucho difusión a que el popote desaparezca. Muchas son madres solteras, la mayoría de sus hijos estudian”, indicó.

La empleada detalló que alrededor de 80% de las personas que supervisa son mujeres y el porcentaje de hombres restante, una gran parte son adultos mayores.

“La empresa nos ha apoyado mucho y nuestro sueldo es fijo, hay reducción de horas extras, pero de personal no. Hay muchos planes y proyectos pero la gente está nerviosa”, expresó.

Si Sánchez llegara a perder su empleo, podría dejar sin sustento a su hijo, quien estudia la universidad y a su padre, adulto mayor, que padece una discapacidad.

Foto: El_Big_Data/ José_Luis_villa

“Imagino que así como la hace, otras familias también están preocupadas por lo que pasará”, afirmó.

La trabajadora también consideró que la medida del Gobierno no es efectiva y existen cosas más perjudiciales para las tortugas, en referencia al video de una de ellas con un popote atorado que se hizo viral y por el que comenzó la campaña contra los popotes.

Lamentó que la política del Gobierno puede quitar fuentes de empleo, por lo que pidió que “piensen en las familias y todos aquellos que se podrían quedar sin ingresos”.

Renovarse o morir

Para contrarrestar esta situación, en Popomex están desarrollando popotes oxobiodegradables que son 10% más caros, pero son amigables con el ambientes y podrían ayudar a revertir la postura de las autoridades.

“Los beneficios serían muchos, principalmente a los artículos desechables, pues ayudará al proceso de degradación. Lo que sucederá es que el plástico, su aditivo, pierda su estructura molecular, se empiece a fraccionar y esos fragmentos se conviertan en polvo”, señaló.

Ponce de León buscará tener acercamientos con el Gobierno para que dé marcha atrás a la política en contra de los popotes y evitar más afectaciones para los 250 empleados de la empresa y los dos mil 500 que hay de todo el gremio.

TE INTERESA