Juez de Puebla viola el Protocolo contra homofobia de la SCJN

Por Cristian Galo Para el Poder Judicial de Puebla la…

Por Cristian Galo

Para el Poder Judicial de Puebla la homosexualidad tiene que ser comprobable a través de videos y testimonios para que se realicen matrimonios entre personas del mismo sexo.

Esta semana el juez de Distrito del Sexto Circuito con sede en Puebla exigió “comprobar” la homosexualidad de los ciudadanos que promueven un amparo colectivo para poder realizar matrimonios igualitarios.

“Nos dijeron ‘¿cómo sabemos que las personas que interpusieron el amparo? ¿cómo comprobamos que realmente somos homosexuales?’”, contó Gabriela Cortés, en representación de las 36 personas que interpusieron el amparo colectivo a favor de las uniones entre personas del mismo sexo en Puebla. 

Esto estaría violando lo dispuesto en el protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren la orientación sexual o la identidad de género.

“Las orientaciones sexuales o identidades de género diversas no dañan a ninguna persona, a sus derechos o algún valor constitucional”, señala el documento emitido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en 2014. 

En el protocolo se recomienda a los jueces impartir justicia sin caer en estereotipos como el que los hombres gay y lesbianas no forman relaciones estables, como cuarto estereotipo descrito en dicho documento. 

Al principio el grupo de ciudadanos pensó que se trataba de una broma sin embargo al darse cuenta de que era una petición formal, decidieron presentar una hoja de alegatos, denunciando además de este acto, los diversos obstáculos que el Poder Judicial ha interpuesto desde hace meses para retrasar la legalización del Matrimonio Igualitario en Puebla. 

Aunque el protocolo no tiene carácter de obligatorio, sí representa una herramienta para que los jueces e impartidores de justicia de todo México eliminen las prácticas discriminatorias como la homofobia, lesbofobia, transfobia, que en muchas ocasiones provocan que los prejuicios influyan en las sentencias recibidas por miembros de la Comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans), 

Como en el caso de Óscar Manuel Ramírez Siordia, de 28 años de edad, condenado a 27 años de cárcel por presuntamente haber matado a su pareja gay. Esto a pesar de haber un homicida confeso. Según familiares y abogados de Óscar, en su caso intervino la homofobia de los impartidores de justicia. 

TE INTERESA