Especialistas dudan que “el Chapo” sea el principal líder del Cártel de Sinaloa

17 enero 2016 11:59 pm

Joaquín Guzmán Loera asegura que es falso que él sea culpable de la cantidad de droga que se distribuye en el mundo, porque el narcotráfico no depende de una sola persona.

“El día que yo no exista no se va a mermar el tráfico de drogas. Eso es falso. Porque el narcotráfico no depende de una sola persona. Depende de mucha gente”, dijo el capo mexicano en la entrevista que concedió al actor norteamericano, Sean Penn.

Al respecto, especialistas en la materia coinciden en señalar que actualmente no hay una certeza de quién comanda el Cartel de Sinaloa, pues son tres las personas señaladas como sus líderes, “principalmente  Ismael el Mayo Zambada, el Chapo, y  Juan José Esparragoza Moreno, el Azul,  de quien se dijo había muerto en el 2014, versión que no han sido confirmada oficialmente.

En este sentido también se pone en duda que Guzmán Loera fuera el líder supremo del Cartel, pues su figura era la más evidente, polémica y pública, pero no la más poderosa, pues de acuerdo con informes de inteligencia de las autoridades norteamericanas y mexicanas, el liderazgo del grupo es de Ismael Zambada García.

Por ello, mediáticamente, el objetivo era detener a Guzmán Loera, quien fue perseguido durante meses  a través de un trabajo de inteligencia hasta que fue recapturado en el denominado Triángulo Dorado; sin embargo,  nunca se ha hablado de  operativos para capturar a Zambada García o Esparragoza Moreno.

Luego de la segunda captura de Guzmán Loera, el 22 de febrero del 2014, se esperaba una lucha encarnizada entre los diferentes grupos criminales por el control del territorio del Cartel del Sinaloa; no obstante, el flujo de la droga  no bajó durante el año y meses que estuvo encarcelado, ni se materializó la guerra entre narcotraficantes.

Eso hace suponer que el poder y control dentro de la organización del capo mexicano ya no era la misma desde que fue capturado en el 2014, pues no se registró la desestabilización anunciada.

Al respecto, el catedrático de la UNAM,  René Jiménez Órnelas explicó en entrevista con El Big Data Mx que el verdadero poder de Guzmán Loera, y su grupo criminal, está fundamentado en la corrupción del estado político y económico que lo protegen.

“El problema es el binomio que se presenta en México que no sólo obstaculiza lo económico, político, social y jurídico, que es la corrupción y la impunidad. Es una inercia muy fuerte”, dijo el especialista.

En éste sentido, señaló, la estructura que permitió la fuga de Guzmán Loera, no sólo al interior del Penal de Máxima Seguridad del Altiplano, sigue intacta, y en consecuencia el problema no es sólo el Chapo, sino la plataforma del poder donde se fundamenta  la organización.

“El poder del Chapo Guzmán es menor que el poder de corrupción como sistema que mueve al país. La corrupción es sistémica, absorbe todos los niveles  que se puedan imaginar no sólo a nivel policiaco y de seguridad, también económico”.

“Cuántos  empresarios le sirvieron al Chapo para blanquear (lavar dinero), se han hecho de mucho poder económico vinculados a los sistemas de corrupción con el crimen organizado. Es un sistema que sobrepasa el poder, inclusive del Chapo, y no pasada nada”, dijo el especialista.

Asimismo, el gran poder de Zambada García es la discreción  con el que se desenvuelve, alejado de los medios de comunicación, y de las publicaciones sobre su gran poder económico, el monto de su fortuna e investigaciones del Estado Norteamericano sobre su alcance  corruptor y de influencia criminal.

Además que su hijo, Vicente Zambada Niebla, es testigo protegido del Gobierno de Estados Unidos, y dijo estar  dispuesto a proporcionar  información sobre las operaciones del Cártel de Sinaloa, a cambio de no ser condenado a cadena perpetua.

Como parte de los acuerdos que solicitó la defensa del Vicentillo, éste proporcionaría información fidedigna  sobre actividades criminales, civiles, administrativas y financieras del referido grupo criminal en territorio estadounidense.

Con base en el documento de la Corte de Distrito Norte de Illinois, donde se realiza el juicio, a cambio de su colaboración pidió que se le imponga la sentencia mínima a los 10 años, así como una multa y fianza de cuatro millones de dólares, pues de lo contrario sería condenado a cadena perpetua con base a los códigos penales del condado.

El documento, tiene como fecha el 3 de abril del 2013, y fue divulgado  por autoridades estadounidenses,  por el cual, reconoció ser hijo de Zambada García; y se declaró culpable de traficar con drogas para distribuirlas en la Unión Americana durante los años 2005 y 2008.

El Vicentillo , fue detenido en México el 19 de marzo de 2009 y fue extraditado a Estados Unidos 11 meses después, el 18 de febrero de 2010, para enfrentar sus proceso en la corte de por el trasiego de la droga en Chicago y el norte de Illinois.

En su momento, el especialista en temas de seguridad nacional, Martín Barrón dijo, en entrevista luego de la segunda fuga de Guzmán Loera, que las operaciones del estado mexicano estaban encaminadas a perseguir a Guzmán Loera, pero no a sus colaboradores más cercanos el Mayo Zambada y el Azul”, mismos que se presume asumieron el control tras la captura del 2014.

“La detención de Guzmán Loera no afecta en mucho la estructura del Cártel, pues llama  la atención que al único que han detenido es al Chapo, pero no al Mayo o al Azul…yo veo con cierto recelo si el Chapo seguiría siendo el líder o el jefe del Cartel de Sinaloa, porque con El Mayo Zambada no ha pasado nada, y  hay que recordar que su hijo está detenido en los Estados Unidos”, dijo  en su momento.

A partir de este hecho,  Joaquín Guzmán es el único perseguido y detenido, y que Estados Unidos pide extraditarlo, pues la cantidad de información que tiene es mucha, no sólo sobre sus socios  criminales sino de los funcionarios que lo protegen en materia económica, política y de seguridad.

El especialista dijo en pasadas entrevistas, que según las cifras del Secretariado Ejecutivo Nacional no se registró un incremento de la violencia en Sinaloa durante el año que estuvo encarcelado,  y tampoco bajó el tráfico de droga, según el Informe Mundial de Drogas de la Organización de Naciones Unidas.

En su libro Violencia y Seguridad en México en el Umbral del Siglo XXI, Barrón Cruz  ilustra que el precio de la droga y su producción está estable, es decir que no hay un impacto en estos dos rubros, aunque se decomisen grandes cantidades de droga de todos los tipos, los datos son relevantes porque el libro fue editado en el 2013, después de la denomina “Guerra contra el Narcotráfico”.

“La corrupción en México es uno de los grandes temas, si asumimos que el Chapo tiene, cualquier cantidad de millones de dólares, entonces su poder corruptor es enorme. En un país con una alta corrupción, con mucha factibilidad de que los funcionarios  públicos de cualquier orden y naturaleza  sean corrompibles es muy alta”, dijo en su momento el  especialista.

Comentarios