Gana la izquierda debate externo

26 abril 2017 12:33 am

Por Viridiana Barón y Paul Constantino

El primer debate de los candidatos a la gubernatura del Estado de México se celebró en el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) y mientras los aspirantes exponían sus propuestas, afuera del recinto electoral se daba otra contienda para mostrar músculo.

Los presentes seguían en tiempo real el debate político que moderó el periodista Javier Solórzano gracias a una pantalla colocada por el Partido del Trabajo frente al órgano electoral.

Los asistentes del PT y el PRD eran los que más se hacían notar celebrando las intervenciones de sus predilectos Óscar González y Juan Zepeda, respectivamente.

De acuerdo con algunas personas entrevistadas por esta casa editorial, la cita fue a las cinco de la tarde para que camiones rentados los llevaran al recinto electoral, donde la multitud les impide sentir el frío que comienza a arreciar en la zona.

Con playeras rojas, banderas del PT y acompañados por el ritmo de la Banda La Mera Mera, los seguidores petistas -que en su mayoría son universitarios de la UAEM- exigen que la paz regrese a la entidad.

“Oscar es la mejor opción”, afirman cada vez que aparece a cuadro el candidato. Ni siquiera escuchan sus propuestas, sólo gritan vivas al unisono, esa es la encomienda principal.

Un poco más atrás, los perredistas vestidos con playeras blancas y banderas amarillas intentan repeler los embates. Algunos dicen venir desde Santiago Coatepec porque están seguros que con Zepeda la corrupción se erradicará.

Alrededor de 300 personas son las únicas que se concentraron afuera del órgano electoral, otros del sol azteca dicen venir de San Antonio Buena Vista, Santiago Tlacotepetl y de Atenco.

Por otro lado, los del PT indican que camiones rentados por sus líderes los trasladaron de Xalatlaco, San Mateo Otzacatipan y Moderna de la Cruz.

Los grandes ausentes son los simpatizantes del PRI y Morena.

Los del PAN son pequeños grupos que andan desperdigados y que han preferido retirarse al Hotel Radisson del Rey, donde la blanquiazul los recibirá para platicar del debate.

¿Quién le gustaría que ganara?

“Quien sea, menos el del PRI”, detalla una mujer que afirma ser conocida de Vázquez Mota, y quien asegura será la victoriosa porque ella sí tiene experiencia.

Policías de Tránsito se suman a la opinión señalando que están cansados de los tratos que reciben.

“Los otros candidatos también dicen cosas buenas, pero son lo mismo”, comenta una oficial al tiempo que pide por favor reservar su identidad y la de sus compañeras.

La entrada del IEEM no está vacía, desde el 18 de abril pancartas de Isidro Pastor, el candidato excluido, la adornan y a su alrededor lo acompañan una treintena de personas.

En entrevista con El Big Data Mx, Pastor descalificó el debate al referir que lo único que hicieron los candidatos tomados en cuenta por la autoridad electoral fue un acto trillado y sin sustento, principalmente Teresa Castell, de quien reiteró que lo único que hace es dividir los votos para favorecer a del Mazo.

El debate continúa y de pronto, entre los asistentes surgen dos hombres con una caja de cartón, mientras uno comienza a repartir comida el otro graba con su teléfono: “ya llegaron las tortas”, grita a todo pulmón al tiempo. Es la gente de Isidro Pastor, que quiere alimentar a los perredistas, a los pocos que alcanzaron, aunque su intención era otra.

Ganaron todos

Uno a uno salen del recinto. El primero es Alfredo del Mazo, no abre su ventanilla y se retira; le sigue Teresa Castell, quién prefiere una puerta alterna para hablar con la prensa.

Minutos después sale Óscar González, quien evade la prensa y se dirige a su gente en el templete; después sale Josefina Vázquez Mota, casi tras ella salió caminando Juan Zepeda, y minutos más tarde y por último Delfina Gómez Álvarez.

Todos coinciden y concluyen con la misma frase: “Por supuesto que yo gané”.

Comentarios