[VIDEO] Las veloces ambulancias voladoras que salvan a los mexiquenses

Por la complicada geografía del Estado de México se requiere de este equipo de rescate aéreo para salvar miles de vidas al año

Sentado en una sala de oficina, acondicionada como área de descanso, José Rojas espera a que suene el teléfono para hacer su primer servicio, mientras eso ocurre, nos platica que desde niño siempre soñó con volar y a base de esfuerzo y estudio logró entrar a la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea. Hoy tiene 39 años y desde hace 6 años es uno de los 5 pilotos que pertenecen al Grupo Relámpagos, servicio de emergencia aérea del Estado de México.

Con 18 años de experiencia llegó a esta Unidad de Rescate Aérea (URA) para brindar el servicio de transportación a los paramédicos que acuden a diversas emergencias. Él tiene licencia para pilotear un Augusta-109S y A-109SP y también para el AS 532 Cougar, helicóptero del ejército utilizado para entrega de víveres y de rescate en zonas de desastre o de alto riesgo.

Desde temprano su deber es mantener lista la aeronave para despegar en cualquier momento, revisar los niveles de combustible y funcionamiento de los motores es la prioridad, estando ahí, nos invita a subir con él a la cabina y en una pequeña plática nos informa la importancia de mantener todo en orden.

“Al recibir la emergencia, el puesto de control me da las coordenadas para llegar los más pronto posible al lugar, al llegar a la zona hago primero un sobrevuelo y determino en segundos dónde podremos aterrizar, desde una autopista o carretera hasta cerros de difícil acceso, si las condiciones no son las adecuadas para bajar, el rescate se hace desde el aire” Capitán José Rojas, piloto de la URA.

Grupo Relámpagos acaba de cumplir 25 años de fundación, es una de las agrupaciones estatales únicas en el país, no sólo por la capacidad de sus elementos, sino también por la infraestructura que durante años los gobiernos mexiquenses han apoyando, desde hace 5 años ubicados en la Base de Servicios Aéreos del Estado de México, a la altura del poblado de Santa Cruz Cuauhtengo, la limpieza y lo grande de este hangar aún huele a nuevo.

La mayoría de las atenciones de emergencia son el rescate de personas que se adentran en las filas del Nevado de Toluca, el intenso frío, la falta de comunicación en la zona montañosa, es complicado aterrizar, es por eso que se vieron en la necesidad de instalarles grúas a los helicópteros para que los paramédicos puedan bajar por los heridos, mientras que el capitán José Rojas mantiene la aeronave estable, soportando los fuertes vientos y la altura de una de las zonas más boscosas de México. (JH)

Te puede interesar:

TE INTERESA