Rutas de transporte público del terror en el Edomex; rápidas y furiosas

Las altas tarifas del transporte público no se ven reflejadas en la calidad del servicio o su seguridad para los miles de usuarios.

Moverse en el Estado de México se convirtió en un lujo para los mexiquenses. Los altos costos en el transporte público hacen que una persona invierta, en promedio, entre 20 y 30%  de sus ingresos mensuales para poder llegar a la escuela o centros de trabajo.

Un trayecto de cinco kilómetros cuesta 10 pesos y va aumentando 20 centavos cada kilómetro de recorrido, según establece la Gaceta de Gobierno publicada el 8 de septiembre de 2017.

Sin embargo, el propio decreto permite que esa tarifa se redondee a 50 centavos “para facilitar el cobro de la tarifa con moneda fraccionaria”, es decir, para hacer más rápido el cobro se les pide a los mexiquenses pagar 30 centavos más; que en términos económicos se traducen hasta en 200 pesos al mes.

Esta modalidad de pago y las tres distintas tarifas que se detallan en el Reglamento del Transporte Público y Servicios Conexos del Estado de México hace que los municipios más alejados de la Ciudad de México o de la propia capital del estado tengan que pagar tarifas excesivamente altas.

Por ejemplo, un abogado que acude de la CDMX al reclusorio de Otumba invierte 124 pesos en un viaje de ida y vuelta, utilizando los camiones de la empresa de Autobuses Teotihuacanos, única en entrar a esa zona del estado, es decir, el abogado tendrá que invertir al menos un día y medio del salario mínimo.

“Yo pago 47 pesos de ida a mi trabajo y 47 de regreso. Me bajo en la 30-30 en Ecatepec, y de ahí tengo que tomar una combi que me lleva allá por la planta de La Costeña, esa me cobra 12 pesos. Entonces 35 del camión y 12 son 47 pesos sólo de ida”, detalla Ana, quien se desempeña como profesora en una escuela preparatoria de Ecatepec, el municipio más violento.

En la entidad, cuna del priismo, convergen cuatro mil 780 rutas de transporte público, de acuerdo con la solicitud de información 228407, mismas que conectan a los 111 municipios, entre ellos o con la Ciudad de México, lugar al que miles de personas acuden a estudiar o  trabajar.

Pero los altos costos no se traducen en calidad o seguridad  en el servicio; los usuarios han sido víctimas de una infinidad de asaltos, la mayoría con violencia y existe una queja constante del mal estado de las unidades, las cuales han sido protagonistas de accidentes viales producto de malas conductas de los choferes.

Transporte inseguro y peligroso

“Ya los cargó la chingada. Carteras y celulares, no se quieran pasar de verga”, fueron las palabras que siguieron a una detonación de arma de fuego al interior de un camión de la ruta Teotihuacán-Ciudad de México.

Dos sujetos que abordaron la unidad en la parada conocida como 30-30, a orillas de Ecatepec, despojaron de las cosas de valor a al menos 40 pasajeros, todo en menos de cinco minutos.

Desde hace ocho años la carretera México–Pachuca, que conecta también con los municipios de Zumpango, Tecámac, Acolman, Texcoco y la zona arqueológica de Teotihuacán es considerada como una de las más peligrosas para el transporte.

De acuerdo con autoridades locales y organizaciones no gubernamentales el tramo más inseguro es el que se encuentra entre el municipio de Ecatepec y Tecamac.

“A mí me asaltaron como ocho veces, pasando la caseta de cobro se paraban dos o tres hombres y nos quitaban todo, metían la mano en las bolsas o mochilas. Yo opté por traer mi bolsa siempre abierta, que vieran que no tenía nada y dos monederos, uno bien oculto”, relata una mujer que por trabajo cruza todos los días el portal de bienvenida en la entrada de Indios Verdes.

De enero a mayo de 2018,  en el Estado de México se iniciaron 3 mil 485 carpetas de investigación por robo y en los últimos tres años esta entidad se mantuvo en el primer lugar nacional en el robo de usuarios de transporte de pasajeros, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Organizaciones civiles aseguran que el número de delitos es mucho más alto debido a que la mayoría de las víctimas no denuncia los hechos.

Los accidentes viales también se convirtieron en el “pan nuestro” de las vías mexiquenses;  de acuerdo con datos de la Secretaría de Movilidad del Estado de México, en 2017 el transporte público le quitó la vida a 247 personas, ya sea por atropellamientos o accidente y en los últimos cuatro años suman 410 decesos a causa del mal uso de las unidades.

Las cinco rutas más accidentadas son Tenancingo-Toluca, Toluca-Ciudad Altamirano, Tlacotepec-Toluca-Centro, “Autobuses Cuautitlán La Aurora Concepción y Anexas”, S.A. de C.V., y la “Red de Transportes”, S.A. de C.V. y f. “Interestatal 28”, S.A. de C.V.

En 2016, la Secretaría de Movilidad mexiquense reportó 22 mil quejas ciudadanas contra diferentes deficiencias en el transporte público, la cifra más alta que se reporta en este sector en el país.

La primera causa de las denuncias fue el mal manejo de las unidades, mientras que la inconformidad con el uso de ayudante fue la segunda.

En cuanto a accidentes, la zona más afectada es Valle de Toluca, Nezahualcóyotl, Naucalpan y Ecatepec.

El transporte más caro

Si bien el estado gobernado por Alfredo del Mazo Maza cuenta con líneas de Mexibús y el nuevo Mexicable, es una de las entidades con los costos en transporte más elevados, muy por arriba de la Ciudad de México, cuyas tarifas son de 5.50 para los primeros cinco kilómetros y 6.50 para los viajes más largos que superen los 12 kilómetros.

Además, las vías rápidas que hacen a los mexiquenses “mejor conectados” son, muchas de ellas, concesionadas, por lo que los vehículos deberán pagar un peaje que en el menor de los casos asciende a 25 pesos. Lo que contribuye de manera negativa en el costo del pasaje.

Cuatro de las cinco ciudades mexicanas con el transporte público más costoso se encuentran en el norte del país; Mexicali es la más cara con un costo promedio de 70.58 pesos por viaje, seguida por Ciudad Juárez, con un costo de 63 pesos.

Mérida se encuentra en tercer lugar con 57.58 pesos y Tijuana en cuarto lugar, con un costo promedio de 53.46 pesos. Por último, Matamoros ocupa el quinto lugar, con 50.92 pesos por viaje promedio.

TE INTERESA